Mascotas

Blog de fidel Idea guardada 1 veces
La valoración media de 4 personas es: Excelente

Guacamayo, colorido con forma de ave

Fueron los primeros animales domésticos

Guacamayo


El guacamayo es una psitácida con unas tonalidades vivaces y muy expresivas que no pasan desapercibidas ante nuestros ojos. Además, la inteligencia que trasmite este ave con la mirada, sus increíbles malabarismos y su gran tranquilidad son los componentes perfectos para que se convierta sin darte cuenta en un miembro más de la familia.

 

El Rosado es la especie más popular como mascota, pero cualquiera de estos pájaros es muy manejable e ideal para convertirse en tu animal de compañía. Por otro lado, su facilidad para aprender y sus originales costumbres te permitirán pasar momentos divertidos e inolvidables.

 

Hace muchos, muchos años

Las aves exóticas son conocidas desde hace muchos años por su atractivo visual debido a que fueron utilizadas como animal de competencia en diferentes civilizaciones. Asimismo, cuando nos referimos a ellas como mascotas, es preciso apuntar que fueron las primeras en ser domesticadas como animal de compañía, incluso antes que los perros.  

El origen de los guacamayos está directamente relacionado con los indígenas que ocupaban las tierras próximas a los bosques del norte de Sudamérica. Estos nativos estaban gobernados por los Incas y se dedicaban a la cría de unos loros muy particulares que más tarde fueron conocidos como guacamayos. Estos animales aportaban una nota de alegría con su hermoso y vistoso plumaje. Ya en esa época intentaban imitar el lenguaje de sus dueños.

 

Cuando los indígenas acudían a clases de enseñanza, asistían con estas vistosas aves, las cuales, con la repetición de palabras, aprendieron el lenguaje de la región. A partir de ese momento, se les consideraba superiores al resto de los animales y, para alardear de la sabiduría de estas psitácidas, se hacían competiciones de inteligencia entre las diferentes comarcas.

 




Alimentación muy sana

La comida preferida de los guacamayos es la fruta y las semillas. Si estos alimentos no se encuentran a su alcance en su hábitat salvaje, tienden a desplazarse hacia los terrenos labrados para ir en busca y captura de maíz y otros cultivos. En los bosques suelen alimentarse también de insectos, ya que cuando se posan en un árbol, mordisquean la madera para propiciar la salida de los parásitos que allí habitan.  

En cautividad se ha comprobado que se adaptan muy pronto a las pepitas de girasol y al pan con mantequilla, pero además conviene introducir en sus dietas alimenticias mucha verdura. No tienen inconveniente en probar nuevos alimentos como los frutos secos, ya que si nos referimos a especies grandes, te agradecerán que les proporciones nueces, almendras y avellanas, no sólo por su sabor, sino porque se divierten mucho quitándoles las cáscaras.

 

 



En la naturaleza

Los guacamayos suelen ir siempre en bandada de un sitio a otro. Este hábito se debe a la necesidad de chillar en coro, ya que provocan una gran algarabía cuando están en grupo acicalándose, comiendo o tomando el sol. Sólo permanecen callados cuando están criando a los pequeños.  

La mayoría de estas aves habitan en los huecos de los árboles. Suelen anidar en parejas o en grupos que, muchas veces, superan la docena. Es ahí donde las hembras ponen un máximo de dos o tres huevos por gestación. Una vez terminada la puesta, se muestran muy agresivos ante cualquiera que se aproxime a su nido.

Por las mañanas, nada más amanecer, abandonan su nido y se reúnen con sus semejantes en un árbol. Permanecen en ese lugar durante mucho tiempo, hasta que el hambre les obliga a desplazarse a por comida.

 




Unas crías muy singulares

Cuando los guacamayos salen del cascarón son ciegos y están desprovistos de plumaje, que comienza a brotar a la semana. Es en ese momento cuando los polluelos empiezan a abrir los ojos y se les oscurece el pico.  

Las plumas comienzan a aparecer en la espalda y posteriormente en la cola, en la cabeza y en el resto del cuerpo. Cuando han transcurrido unas diez semanas, podremos ver el plumaje completo de esta pequeña psitácida, pero su lugar de nacimiento no lo abandonará hasta que pasen unas trece semanas.

 

El sexo del guacamayo no es fácil de diferenciar ya que, tanto macho como hembra, se suelen presentar con las mismas características. El rápido endurecimiento del pico, le aporta una fuerza tal que es capaz de cortar el dedo de una persona si se pone nervioso o muy furioso. Sus articulaciones les permiten trepar por los troncos de los árboles, ya que dos de sus dedos están en la parte delantera y los otros dos, en la parte trasera.

 



La amenaza de la extinción

La caza indiscriminada de estos exóticos animales los ha convertido en aves en peligro de extinción. Los coleccionistas y contrabandistas buscan los lugares más propensos de reunión de los guacamayos para cazarlos al por mayor. La cacería es mucho más fácil cuando hablamos de estas lindas psitácidas, ya que se desplazan continuamente en grupo.  

La población de los guacamayos ha mermado considerablemente debido a la destrucción de la mayor parte del territorio selvático donde habitan. Las consecuencias son graves: muchas variedades de guacamayos han sido vistas por última vez hace muchos años y otros muchos, son cada vez más escasos, como por ejemplo la variedad Azul.

 

Aves tan coloridas como éstas, alegran los paisajes de muchas ciudades además de nuestras viviendas. Es muy importante incentivar su reproducción, ya que de lo contrario, sus plumajes dejarán de estar presentes en nuestras vidas. El guacamayo no sólo es un loro, sino que además se trata de un animal inteligente y muy vivaz, perfecto como animal de compañía.

 




Imágenes: Flickr Digo_Souza, Papagayos y Cía, JavierPsilocybin, Digo_Souza, foolonhill77, Adalberto.H.Vega, Digo_Souza, Majunznk

Fuente: este post proviene de Blog de fidel, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

adoptar un perro adoptatón fomentar la adopción ...

Adoptatón, una forma de promover la adopción

¡Guau! Hace unos días se celebró en Ciudad Juárez (México) el primer Adoptatón, un evento en el que buscaban promover la adopción de 36 perros y 4 gatos. Todo estaba organizado por la Asociación en Pro de la Defensa Animal (APRODEA). Cientos de personas se acercaron para ver si se llevaban a algún peludo, y aunque sólo tres se fueron con sus nuevos dueños, otros muchos humanos empezaron con los tr ...