Blog de Barney2011 Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cuidado con el dueño




Queridos amigos

Tras varias semanas sin pasarme por aquí, me decido al fin a escribir un nuevo post. En esta ocasión os hablaré de algo que jamás había contemplado antes de decidirme a compartir mi vida con un Shar Pei pero que, sin duda, tendré muy en cuenta si en un futuro vuelvo a plantearme ampliar la familia con otro perro.

Tener un Shar Pei es una experiencia maravillosa. Alegran tus días más grises sin ni siquiera proponérselo. Verlos pasear y disfrutar jugando en el parque con sus congéneres sería en sí toda una delicia sino fuera por un pequeño detalle: Esos congéneres tienen dueños. Sé que resulta una obviedad pero el tema tiene mas enjundia de lo que puede parecer a simple vista.

Si todavía estás planteándote compartir tu vida con un Shar Pei, te recomiendo que leas este post. En otras páginas de Internet podrás encontrar mucha información sobre la alimentación y cuidados que requieren estos arrugaditos pero sólo aquí te advertiremos sobre el peligro que suponen los dueños de los otros perros.



A lo tonto a lo tonto ya hace casi un año que Barney llegó a mi vida o, dicho de otro modo, ya hace casi un año que empecé mi propio periodo de socialización. Pese a no ser demasiado extrovertida, con la llegada de Barney tuve que acostumbrarme a tratar con otras personas que sacaban a jugar a sus perrillos al mismo parque. Vaya por delante, que la mayoría de ellas son muy agradables y educadas pero siempre hay excepciones que te hacen recordar aquello de ?Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro?.

He de decir en honor a la verdad, que no he sido consciente del peligro que suponen algunos dueños hasta hace relativamente muy poco tiempo. Hasta hace unas semanas, mi relación con los papás de los demás chuchillos era un remanso de paz y armonía. Incluso reconozco que sentía cierta ilusión al encontrarme en el parque con algunos de ellos.

Me gustaba, por ejemplo, coincidir con una chica a la que llamaremos ?M? que padece de incontinencia verbal. Esta muchacha es muy divertida pues no necesita conocerte de nada para contarte la vida. Os podría explicar cualquier cosa sobre ella pues no hay tema que le resulte lo suficientemente pudoroso como para no tratarlo con cualquiera. Además, ?M? tiene la inquietante habilidad de retomar sus monólogos por el mismo punto en el que los deja aunque pasen varios días sin que la veas. Lo más peculiar de esta chica es que ella no tiene perro pero es tal pasión la que siente por los animales que baja todos los días, mañana, tarde y noche, a saludarlos y pasar un rato con ellos. Os juro que los conoce a todos por el nombre y en total deben haber más cien. Ruego que os abstengáis de hacer cualquier comentario o diagnóstico referente a ?M? pues repito que a mí me cae muy bien.

También me gustaba mucho coincidir con una especie de rockabilly del siglo XXI que me tiraba los tejos con descaro todas las mañanas. Pasear al perro con él era un chute de autoestima. Yo le advertí desde el primer día que estaba casada pero él no debió creerme pues me rondaba día tras día hasta que llegó cierta mañana en la que mi marido bajó al parque y él se volatilizó como por arte de magia. Nunca más lo he vuelto a ver.

Por desgracia, no todos los dueños (o no dueños como ?M?) son tan agradables. Siempre hay gente que te hace replantearte la inteligencia del género humano y este es el caso de los dueños de ?Popeye?. ?Popeye? es un cruce de pastor alemán con alguna otra raza indefinida. Es un perro grande y corpulento aunque sus dueños no parecen haberse dado cuenta de eso. A Popeye lo pasean tres personas: Un matrimonio y su vecino.

Antes de entrar de lleno en la anécdota, he de decir que Barney es un perro muy sociable y sumiso. Siempre tiene ganas de jugar con todos los perros. Su entretenimiento favorito es correr detrás de sus colegas. Puede llegar a coger unas velocidades vertiginosas. Es un espectáculo ver su cara de velocidad cuando galopa por el parque. A Barney sin embargo, no le gustan los juegos violentos. Si escucha gresca, huye. Si algún perro le ataca, se echa al suelo con la panza para arriba. Si le ladran, se pega unos sustos de órdago. Es muy curioso ver como levanta las orejas, echa las arrugas de la cara hacia atrás y tira a correr despavorido. La mayoría de la gente alucina con lo manso que es. Muchas veces me han dicho que es especialmente afable para ser un Shar Pei. De hecho, hay varios Shar Peis más en el parque pero ninguno de ellos tiene un carácter tan dócil como Barney. Incluso mi veterinaria me confesó un día que hasta conocer a mi Shar Pei, le tenía cierta manía a la raza.

En fin, a lo que íbamos. Cierto día, mi marido y yo observábamos como Barney se lo pasaba genial en el parque con el resto de sus compinches. En un momento determinado, llegó Popeye con el vecino paseador y Barney fue corriendo a saludarlo. El vecino se interpuso entre ambos y alejó a Barney a base de patadas y gritos. Mi marido, herido en su orgullo paterno, le preguntó si tenía algún problema con nuestro perro a lo que éste respondió con gritos histéricos ?¿Es que no lo has visto? ¡Iba a atacar a mi perro! ¡¡¡¡Se le ha tirado encima como una fiera!!!? Mi marido y yo nos miramos con estupor. ¿Atacarlo? ¿Estaba hablando de Barney? ¿Del perro que siempre vuelve a casa con los mofletes llenos de mordiscos porque se deja hacer de todo? No dábamos crédito. Recogimos a nuestro perro e intentamos tranquilizar al hombre diciéndole que Barney sólo quería jugar. Por supuesto, él no nos creyó y se fue del parque con Popeye despidiéndose de nosotros con un repertorio de insultos que no reproduciré por respeto a la sensibilidad de los lectores de este blog.

Todo esto se hubiera quedado en una anécdota de no haber sido porque al cabo de un rato llegó la policia. Nuestro querido vecino les había alertado de que un perro peligroso y muy agresivo andaba suelto. Evidentemente, cuando las autoridades del estado conocieron a Barney se echaron a reír. ?Pero bueno, ¿este es el perro agresivo? ¡Pero si es todo mollitas!?, decían mientras mi Sgar Pei les chupetaba las manos. Aunque aquello no fue a mayores, nos tocó bastante las narices.

Al cabo de varias semanas, mi marido, Barney y yo estábamos de nuevo en el parque. En esta ocasión, no habían más perros y mi Shar Pei se entretenía jugando con su pelota. En esas estábamos cuando Popeye llegó al parque, esta vez acompañado por el matrimonio. Al verlo, Barney salió en su encuentro muy contento. Según se acercaba a él, la mujer me gritaba como una loca ?¡¡¡Coge a tu perro!!! ¡¡¡Que lo cojas!!!!? Popeye, dicho sea de paso, tanto en esta ocasión como en la anterior, también andaba sin correa. Aún así, obedecí ipso facto. Tengo claro cómo es mi perro y sé que no va a atacar a nadie pero supongo que cuando alguien se pone así es por algo. Quizás su perro sí que tuviera malas pulgas y la buena mujer no quisiera otra cosa que evitarle un mordisco al alma de cántaro de Barney.

Una vez hube atado a mi Shar Pei, la mujer empezó a despotricar. Decía que iba a llamar a la policía, que Barney era muy agresivo, que era de raza peligrosa, que debía ir siempre atado y con bozal y no sé cuantas sandeces más. Mi marido le dijo que antes de tomarse la libertad de hablar de esa manera, se informara. Le explicó que los Shar Peis no están catalogados como raza peligrosa y le invitó a preguntarle a cualquier habitual del parque sobre la agresividad de Barney.

La mujer no atendía a razones y cada vez estaba más exaltada. Su marido, en un acto de gallardía, salió en su defensa y se dirigió a nosotros y a nuestros muertos con muy malas formas. Ni corto ni perezoso, mi marido le respondió en un tono igual de afectuoso. La señora, ensimismada ante el coraje de su esposo, lo jaleaba con entusiasmo y yo podía notar como las piernas me temblaban debajo del abrigo. Algunos pensarán que soy una cobarde pero yo prefiero autodenominarme pacifista. Si ya de por sí, discutir no me entusiasma, hacerlo con gente así me parece una pérdida de tiempo absoluta. Te ofuscas, pasas un mal rato intentándoles hacer ver la realidad y al final ¿Qué consigues? ¡Nada! El que es tonto, es tonto y no tiene remedio. Entre tanto Barney, haciendo gala de su carácter violento, dormía plácidamente mientras esperaba a que los mayores resolviéramos nuestros asuntos.

Finalmente, conseguí hacerle ver a mi esposo que no merecía la pena seguir discutiendo y nos fuimos para casa. Yo estaba muy disgustada por el numerito que habíamos protagonizado y le dije a mi marido que aunque llevaba la razón en todo, rebajarse al nivel de este adorable matrimonio, le había hecho perderla. Él aprobó mi teoría y en un acto de caballerosidad, volvió a bajar al parque para disculparse por haberse excedido en las formas. No obstante, el matrimonio ya se había marchado.

Al día siguiente, quiso el azar que coincidiera con la mujer en el parque y empezamos a hablar calmadamente sobre lo acontecido. Supongo que después de la amistosa charla del día anterior, la señora se entretuvo en buscar en google un listado de razas peligrosas porque cada vez que yo le sacaba ese tema, ella se salía por la tangente. Parecía como si nunca hubiera hecho mención a la agresividad de Barney. De un día para otro ya no le preocupaba que mi Shar Pei fuera sin bozal sino que a su anciano perro le diera un infarto si se le acercaba otro perro. Mientras observaba como Popeye jugaba alegremente con los demás chuchillos, yo escuchaba ojiplática a su dueña. Aún así, le pedí disculpas en nombre de mi marido y en el mío propio (pese a que yo les traté con el máximo respeto en todo momento) por las formas de la noche anterior. Ella aceptó mis disculpas pero si pensáis que pidió perdón por las barbaridades e insultos que tanto ella como su marido nos procesaron la noche de antes estáis muy equivocados. Ya os he dicho antes que la tontuna no la curan los médicos.

Pese a que todo quedó ahí, os confieso que vivo con miedo a cruzármelos de nuevo y que les de otro brote psicótico de los suyos. Y es que en los parques de perros deberían poner carteles que advirtieran: "Cuidado: Dueños sueltos"

Fuente: este post proviene de Blog de Barney2011, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Mi experiencia con el collar Halti

Hacía ya algunos meses que Barney salía muy revolucionado a la calle. Siempre se había portado muy bien durante los paseos pero últimamente estaba indomable. No le importaba ahogarse con el collar, n ...

Cuidado con el dueño

Queridos amigos Tras varias semanas sin pasarme por aquí, me decido al fin a escribir un nuevo post. En esta ocasión os hablaré de algo que jamás había contemplado antes de decidirme a compartir mi v ...

Noticias de Barney

Sabía que tenía esto un poco desamparado pero... ¿Tres meses sin escribir? ¡Qué dejadez la mía! Casi me da un síncope cuando he visto que todavía salía en portada el macro papiloma de Barney. ¡Pero ...

La familia crece

?¡Ohhh! ¡Que monada!? Exclamaba esta mañana una chica al cruzarse con mi Shar Pei. Enternecida, se ha agachado para acariciarle. Barney todavía zarandeaba alegremente su rabo cuando un estremecedor ch ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

Cuidado que vienen curvas: Mareos del cachorro en el coche

Este fin de semana hemos estado fuera y nos ha sido imposible pasarnos por aquí hasta ahora. Los primeros viajes que hice con Barney fueron un suplicio porque solía marearse como un chiquillo pero esta vez vuelvo muy contenta. Los mareos en los cachorros son algo muy habitual y suelen resultar de la suma de factores como el estrés, la incomodidad y el desequilibrio entre lo que ven y lo que escuc ...

general corte ascensor ...

Dueño de empresa de cuidado de mascotas, acusado de maltrato animal

El dueño de un servicio de cuidado canino fue acusado de maltrato animal luego de que una cámara lo captó cuando pateaba a un cachorro de beagle en el elevador de un departamento de West Loop, según el Chicago Tribune. Tomado de Vívelo Hoy.com Captura del vídeo. Jonathon Stenholt, de 39 años, fue arrestado el jueves luego de que fuera identificado como la persona que pisoteó la pata de un perro y ...

general

El joven detenido no es el dueño de la perra con rabia

El joven detenido no es el dueño de la perra con rabia sino una mujer de Barcelona M.G./Toledo – viernes, 14 de junio de 2013 El joven imputado que trabajaba y residía temporalmente en Argés se quedó cuidando al animal tras la marcha precipitada de la dueña La historia de la perra enferma de rabia, según los resultados de los primeros análisis, que atacó a tres niños en Toledo el pasado ...

general

Buen dueño vs mal dueño; inconsciencia humana

No hay que ser un dueño rico de una mascotas para cuidarla bien, no todos los pobres desatienden a sus mascotas, no todos se preocupan por sus mascotas y no todos los dueños de mascotas bien cuidadas andan en mercedes benz. Son algunas de mis conclusiones a lo largo de los años de carrera profesional a las que eh llegado. Paso a desmenuzar cada uno de los casos, en el primero comento que el 90% de ...

accesorios para perros bozal collar ...

Mi experiencia con el collar Halti

Hacía ya algunos meses que Barney salía muy revolucionado a la calle. Siempre se había portado muy bien durante los paseos pero últimamente estaba indomable. No le importaba ahogarse con el collar, ni que le interrumpiera la caminata cada dos por tres, ni que le corrigiera a base de golpecitos, ni nada de nada. En cuanto salíamos de casa, su única obsesión era echar a correr con todas sus fuerza ...

general noticias

Detenido en Vélez-Málaga el dueño de once perros por maltrato animal

En octubre de 2013 fue hallado un perro moribundo sin chip que se trasladó a una protectora y, tras mejorar, fue entregado en adopción temporal. El individuo detenido exigía que le devolvieran el perro, aunque se le denegadó al existir pruebas médicas de que el animal había sido maltratado. Durante esta investigación, se practió un registro en la finca del detenido. Fue allí donde la Policía re ...

interesante cerebro dueño ...

Así funciona el cerebro del perro cuando ve a su dueño

Así funciona el cerebro del perro cuando ve a su dueño. Si eres de la gente que tiene perros sabes que cuando llegas a casa su perro siempre te recibe con una alegría total. La conexión entre el dueño y el perro es algo muy fuerte y curioso. Por eso investigadores de la Universidad de México querían demostrar qué siente el perro cuando ve a su dueño. Para este proyecto necesitaron cinco border col ...

Vídeos dog go dog perros ya no necesitan a sus dueños para jugar

El futuro nos alcanzo: este perro ya no necesita de su dueño para jugar

Parece que la tecnología ya nos alcanzo y hoy los perros ya no necesitan a su dueño para jugar Parece que sí, el futuro nos ha alcanzado, y ahora los llamados perros millenials ya no necesitan que sus dueños jueguen con ellos todo el día. El vídeo que te traigo se ha vuelto viral, por la enorme felicidad que le causa a este perrito jugar con alguien que finalmente le toma en cuenta Este aparato l ...

Cuidados cuidados básicos para los perros cuidados de los perros ...

Cuidados básicos que ningún dueño de perro debe evadir

Tus responsabilidades como propietario de perro parecen nunca abarcar y resulta un poco fácil perderse entre todo lo que deberías o no hacer por tu can. Sin embargo, la clave para el éxito con perros se disminuye a la simplicidad. Aquí te mostraremos los cuidados básicos que ningún dueño de perro debe evadir, simplificados de la mejor forma posible para que así tengas objetivos tangibles y realist ...

general buenos dueños trucos ...

¿Cómo ser un buen dueño para un perro?

Guau. Si tenéis perro, deberíais conocer unos sencillos trucos para convertiros en un buen dueño: lo más importante es tener una relación cercana con vuestro animal, puesto que si no sabes cómo se llama, no juegas con él o no te sabes cuál es su sabor favorito, difícilmente podrás ser un buen dueño. También un buen dueño sabe ver cuándo su perro no se encuentra bien, aunque no muestre signos de en ...