Stop al maltrato animal Idea guardada 44 veces
La valoración media de 149 personas es: Buena

Denuncian la tradición de un pueblo de Portugal de quemar a un gato vivo. (Vídeo)

Varias asociaciones en defensa de los animales han denunciado a las autoridades portuguesas por la tradicional «quema del gato» durante las fiestas patronales de un barrio del municipio luso de Vila Flor, en el norte del país.
Tomado de Eco Republicano.es


En la página SOSVOX.org se han recogido ya 12.066 firmas, para que prohíban esta espantosa tradición.
Los ciudadanos de Mourao, en el Consejo de Vila Flor, parece que están acostumbrados a esta clase de actos salvajes que involucran el meter a un gato dentro de un recipiente que es colocado en un poste que se prende fuego.
A medida que las llaman lo envuelven, el recipiente con el gato se calienta y se va quedando sin oxígeno. Para cuando el poste se termina de quemar cae junto con el recipiente con el gato, que seguramente ya está quemado o muerto.
Muchos testigos afirman que cuando el recipiente se abre se ha visto al gato salir del prendido fuego escuchándose gritos de agonía del pobre animal.
Por eso es que queremos que se castigue el maltrato que sufren estos animales año tras año y que de una vez por todas se dejen de quemar vivos gatos por una ridícula fiesta que hacen con la excusa de ser tradición.
Vídeo del usuario Carlos Calvalho, tomado de su cuenta de YouTube.


Fuente: este post proviene de Stop al maltrato animal, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general mary bale gato a la basura ...

Señora tirando un gato a la basura se convierte en la más odiada de Internet

No sé si habréis visto el vídeo que lleva unos días circulando por la red. Una mujer encuentra un gato y, ni corta ni perezosa, lo tira a un contenedor. Fue grabada en vídeo por alguien que lo subió a Youtube. La mujer ha sido identificada y está siendo perseguida por asociaciones de defensa de los animales, de los propietarios del gato e incluso amenazada. Se llama Mary Bale, tiene 45 años y trab ...