Blog de JoaquimGirona Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Negro

El mío es un gato negro. Pequeño, negro, complaciente, valiente y negro. Un cazador soberano, feliz y amoral, feroz en el orden natural de las cosas cuando muerde el viento imaginando como atrapa a los pájaros al otro lado del ventanal, sin falsa conmiseración.

En ocasiones, al anochecer, sin preaviso y en un estallido eléctrico, tensa el aire y corre a su jardín imaginario para evitar que los murciélagos lo saqueen. Allí danza solo, arriba y abajo, y caza ratones y duendes y pequeños seres de plumas y oscuridad que revolotean entre la realidad y el mundo que comparten con él. Felino ancestral y libre, negro brillante de luz y sombra, de cristal y músculo reflejado en el espejo.

Gatito valiente que sólo temes mi abandono. Vélame, que esta noche he vuelto a soñar en ratas. Ven a mi lado y escóndete, negro en el negro más negro que el negro de tu sombra. Cruza como cada noche la línea y, como si mágicamente desaparecieses para atender los asuntos de tu imperio incógnito tras el brillo intenso e inabarcable de tus ojos, déjame un ápice siquiera de la dorada arrogancia que desprenden por si vuelven las pesadillas.

Aquí esperaré hasta el amanecer tu vuelta, en esta mi tierra yerma vacía de las almas que habitan tras los ojos de cada gato, donde los míos practican la bajeza con los tuyos sin darse cuenta de quién es cada cual.

Déjame, pero, estas dos lunas inyectándose en la oscuridad, para guiarme hasta la nada, el olvido al que vamos todos, deslumbrados, mientras tú, a salvo de nosotros en tu territorio críptico y extraño, juegas despreocupadamente los ritos de las bestias de los que nunca hemos oído hablar, los de las esfinges serenas y selváticas, herederas de los secretos africanos, los de los oráculos intemporales de las noches egipcias.

Y, cuando vuelvas, practica de nuevo, como un regalo inmerecido, la metamorfosis refinada y vuelve a ser mi gatito negro. Pequeño, negro, complaciente, valiente y negro.

Original en català:

El meu és un gat negre. Petit, negre, complaent, valent i negre. Un caçador sobirà, feliç i amoral, ferotge en l’ordre natural de les coses quan mossega el vent imaginant com atrapa els ocells a l’altra banda del finestral, sense cap falsa commiseració.

A vegades, al capvespre, sense preavís i en un esclat elèctric, tensa l’aire i corre al seu jardí imaginari per evitar que els rats penats el saquegin. Allà dansa tot sol, amunt i avall, i caça ratolins i follets, i petits éssers de plomes i foscor que revolen entre la realitat i el mon que comparteixen amb ell. Felí ancestral i lliure, negre brillant de llum i ombra, de cristall i múscul reflectit en el mirall.

Gatet valent que només tems que t’abandoni. Vetlla’m el son, que aquesta nit he tornat a somiar en rates. Vine al meu costat i amagat, negre dins el negre més negre que el negre de la teva ombra. Creua com cada nit la línia i, com si màgicament desapareguessis per atendre els assumptes del teu imperi incògnit rere el lluentor intens i inabastable dels teus ulls, deixa’m un pols de la daurada arrogància que desprenen per si tornen els malsons. 

Aquí esperaré fins a la matinada que tornis, en aquesta la meva terra erma buida de les ànimes que habiten rere els ulls de cada gat, on els meus practiquen la baixesa amb els teus, sense adonar- se qui és cadascú.

Deixem però aquestes dues llunes injectant-se en la negror, per guiar-me fins el no-res, l’oblit on anem tots, enlluernats, mentre tu, a recés de nosaltres en el teu territori críptic i estrany,jugues despreocupadament els ritus de les besties dels que mai hem sentir parlar, els de les esfinx serenes i selvàtiques, hereves dels secrets africans, els dels oracles intemporals de les nits egípcies. 

I, quan tornis, practica novament, com un regal immerescut, la metamorfosi refinada i torna a ser el meu gatet negre. Petit, negre, complaent, valent i negre.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas: generalmac

Recomendamos