ACEO Idea guardada 5 veces
La valoración media de 5 personas es: Muy buena

Como enseñar “suelta” a nuestro perro

Es común el ver como nuestro perro, una vez le tiramos la pelota, corre con ella de un lado para otro sin querer volver a dárnosla. Esto causa frustración,  a menudo, el enfado del dueño, y de manera habitual, la escena de éste corriendo tras su perro, creando una imagen bastante cómica para los que lo observan y de pura impotencia para el propietario.

De aquí se sacan muchos datos; el perro disfruta cuando se le persigue, ve que al tener él la pelota es el que crea la acción de juego, el que maneja la situación. Por lo que esto se repetirá cuando vuelva a tenerla y seguramente sea recriminado cuando llegue a las manos de su amo. Creando todo esto un círculo vicioso y enturbiando la relación entre amo y can.

Hay que entender que es instintivo ese comportamiento de no querer soltar SU “presa” y no debemos enfadarnos con el si no explicarle que, si no interactúa con nosotros a nuestro modo, no habrá juego alguno.

El método es el siguiente:

Necesitamos dos pelotas, cada una agarrada de un cordel para que podamos jugar al tira y afloja sin necesidad de soltarlas.

Primero le presentamos una, la cual cogerá y tirará de ella. A los segundos le enseñamos la otra, moviéndola, dándola “vida”. Le llamará más la atención y procederá a agarrarla soltando la otra. Ya le tenemos jugando con nosotros y siendo quienes le mostramos la pelota una y otra vez, llevando y controlando la situación. Nosotros creamos el juego.

Cuando tengamos cierta soltura en presentarle una y otra, procederemos a ponerle nombre a la acción. En el momento que saquemos la pelota diremos “suelta” para que lo relacione con el momento de soltar la que tiene en la boca y, además no se frustre al conseguir la otra que le presentamos. Esto habrá que practicarlo en varias sesiones.

El siguiente paso es retrasar la acción de darle la pelota unos segundos. Le diremos suelta, esperaremos 2 segundos y le daremos la otra, así poquito a poquito iremos alargando más la espera. Trabajándolo en pequeñas sesiones y sin ninguna prisa.

Y para finalizar, el último paso es jugar y practicar ya solo con una pelota pues sabrá el comando.

Lo importante sobre todo es no entrar en su juego de persecución, obviando esa conducta . Haciéndole ver que si nos trae la pelota y la  suelta habrá un momento lúdico, la actividad que quiere, le estaremos enseñando cómo conseguirla.

El juego lo empezamos y lo acabamos nosotros, dándonos más valor mental sobre el perro e impidiendo que nos pida a ladridos o saltándonos encima que le demos la pelota. Si accedemos a dársela siempre que la pide será cada vez será más exigente y tendremos menos control sobre él, decaerá el vínculo y estaremos fallándole como dueños responsables, pues esa “subida de tono” contínua podría potenciar malos comportamientos en otras situaciones distintas en las que antes no había problema alguno.

No es bueno abusar de la pelota, pues causa obsesión, posesividad y comportamiento antisocial. Hay que variar con el paseo, la socialización con perros y las salidas al monte.

19podborka33-500x314


Juguemos con unas reglas, enseñándoselas a nuestro perro y disfrutará, pues comprenderá de qué se trata. Y eso se traducirá en un disfrute recíproco.

¿Qué tal obedece vuestro perro con la pelota? Os la trae siempre?

Fuente: este post proviene de ACEO, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Helado canino refrescante y anti-estrés

Hoy os vamos a enseñar una receta para que podáis dar un capricho a vuestros perros. Un helado a base de caldo y especias que, aparte de refrescar y bajar la temperatura corporal de nuestros perros en ...

Perros de campo, perros de ciudad.

No es nuevo escuchar que los perros de pueblo,campo o montaña no tienen problemas de conducta, que son más tranquilos, más sanos física y mentalmente. Que viven mejor, en definitiva, que sus compañero ...

Rony, un perro que dejó huella.

Este verano nos llegó a la nuestro centro un bonito pastor belga Tervueren de 8 años. Sufría un grave caso de ansiedad, seguramente aprendida, por un mal trabajo,por supuesto involuntario, de sus dueñ ...

Etiquetas: generalartículos

Recomendamos