comunidades

Casos con Exito – Logan e Inma – La clave para controlar una enfermedad autoinmune

Aquí os dejo con Logan, que nos va a contar sus aventuras todos estos años, algunos de ellos, el pobre los ha pasado muy mal, y tenemos fotos para confirmarlo.

¡No te lo pierdas!

Me presento

¡Guau! (¡hola! para los no perrunos).

Soy Logan, un mestizo (dentro de mí, hay sangre de pastor, Shar-Pei, presa canario y alguna cosilla indeterminada más) de 5 años y medio. Mi dueña (mami) me acogió con dos meses y un sinfín de colegas parásitos (pulgas y Giardias).

La infección por Giardia es una infección intestinal caracterizada por cólicos estomacales, hinchazón, náuseas y episodios de diarrea acuosa (no se lo deseo a nadie). Mami consiguió curarme esa infección con ayuda veterinaria y sus fármacos (Flagyl), aunque costó un par de meses erradicarlos, y todo el tiempo que estuvieron en mi intestino, se dedicaron a dejarlo con problemas crónicos.

Se cargaron las microvellosidades del intestino, encargadas de absorber los nutrientes para que yo esté sano y fuerte. Todo eso, provocó que mis primeros 2 años de vida casi no comiera, y lo que comía, o acababa en vómito, o en diarrea. La verdad, que no me apetecía comer más, me resultaba desagradable, por no hablar de los dolores tremendos de estómago que no cesaban Mami, me inyectaba la comida (latas asquerosas) directamente en faringe, con jeringa (no me quedaba otra que tragar), para evitar malformaciones de crecimiento debidas a la falta de nutrientes. Ese episodio fue horrible para ambos.

Conociendo el mundo BARF

Yo sé que mami, desde el primer momento, tenía en mente la dieta Barf, a menudo me lo comentaba a mí y a la veterinaria. Pero la veterinaria dijo que esperase
al año para asegurar que yo creciera con todos los nutrientes necesarios bajo control

A los dos años, afortunadamente, mi mami y yo, conocimos a Otto (Labrador negro muy simpaticote) y Nico (una gran persona). Empezamos a compartir muchos de los paseos diarios, y entre los juegos de Otto y míos, Nico y mami, charlaban de todo un poco, hasta el día que salió el tema de la dieta natural. Mami, mostró más interés que con ningún otro tema, además, Nico defendía fehaciente la dieta Barf como de una religión se tratara, argumentándolo con mucho detalle científico interesante.

Pues no perdió el tiempo en pedir asesoramiento a Nico, ya que tenía muy claro que quería probar esa dieta sí o sí. Nico le recomendó el libro de Verónica, además nos invitaron un día a su casa, para que viéramos el proceso de preparar la comida de mi colega Otto (ya decía yo que estaba algo más regordete y feliz de la cuenta).

A partir de ese momento, y ya hace 3 años, no he vuelto a perder el apetito ni un solo día, y tampoco he vuelto a tener diarrea ni vómitos (bueno, vómitos, tan solo los de hincharme a hierbas, y nada más, lo confieso).

Pero de repente…

Tras ya casi 3 años alimentándome de comida real y delicioooosa (¡ups! Perdón, acabo de llenar el teclado de babas), un buen día, empecé a tener problemas en el esfínter (inflamación, supuración, enrojecimiento).

Me llamaban “culo mandril” (ver fotografías para haceros una repugnante idea).

Mami, como loca, pasó más de medio año llevándome a distintos veterinarios, me hacía curas 3 veces al día y me ponía hasta 3 pomadas distintas. Ninguna surtió efecto.

Finalmente, dijeron que tenía que ser un tipo de alergia autoinmune, crónica, ya que tan solo se me ponía bien, tras los pinchazos con corticoides ¡Acabé como un colador, con un pinchazo diario durante un mes! Al final, hicieron analítica y tras los resultados de “posibles reacciones alérgicas” a ciertas proteínas, me quitaron un montón de ricos alimentos de mi dieta, pero ni con esas, mejoraba el estado de mi esfínter

¡Al final, incluso las heces llevaban sangre, me dolía muchoNo quiero ni recordar aquello!

Así que nos pusimos a buscar soluciones

Afortunadamente, todo lo que sucede en esta vida, te lleva a algún sitio, a veces el camino es espinoso, pero a veces, tiene que ser así, para encontrar y obtener
la recompensa final.

Entonces, fue, cuando mami, decidió ponerse en contacto directamente con Verónica. Nunca creyó que fuera alguien tan cercano y que todo con ella, des del primer momento, pudiera ser tan fácil y alentador.

Rápidamente, gracias a la fascinación que mostró Verónica con mi caso, ambas se pusieron manos a la obra conmigo, pautando una dieta de descarte. Pues ya llevo 4 meses con un esfínter normal (ver fotografías de mi lindo trasero recuperado), sin dolores y sin nada de nada y, lo mejor de todo

¡Estoy comiendo ya casi de todo, y disfruto comiendo como nunca!!! ¡Me siento en el paraíso! ¡Así que, me siento el perro más afortunado del mundo mundial!

¡Mil gracias mami! ¡Mil gracias, Verónica por ayudar a mamá!

¡Me habéis hecho el perro más feliz del mundo! Ahora sí puedo decir que adoro comer y me pasaría el día entero comiendo y comiendo (relamido de belfos). 

The post Casos con Exito – Logan e Inma – La clave para controlar una enfermedad autoinmune appeared first on Naturzoo.

Fuente: este post proviene de Naturzoo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El carragenato (E-407) es un espesante sin valor nutritivo que añaden a algunos piensos, como los piensos para diabéticos. El consumo continuado de este aditivo, está relacionado con el cáncer de mama ...

Recomendamos