Cómo preparar la jaula de un conejo

Conejo
Cuando tu conejo llega a casa, todo es nuevo para él y es normal que esté asustado. Por ello, necesita un rincón donde sentirse protegido y tranquilo. La jaula que más se adapta a sus necesidades debe tener un tamaño mínimo de 60 cm. x 40 cm. x 40 cm. para que pueda estirarse e incorporarse libremente. Hay dueños que, al verles tan pequeños, compran jaulas de menor tamaño sin tener en cuenta que van a crecer y que en algún momento se quedarán pequeñas.

 

En la bandeja inferior tienes que poner material absorbente orgánico como, por ejemplo, virutas de madera, arena de maíz o serrín prensado, con el fin de absorber la orina y malos olores. Para mantener su hogar limpio deberás retirar diariamente las zonas mojadas por la orina y hacer una limpieza más general al menos una vez por semana.

 

Todo en su sitio

Algunos aprenden a hacer sus necesidades en un mismo lugar, por lo que también puedes probar colocando una bandeja, con el tipo de material absorbente elegido, en alguna zona específica de la jaula. Debes saber que no todos tienen esa limpia costumbre de acudir a la bandeja y lleva algún tiempo educarlos. Es importante que nunca pongas arena de gato, ya que les lastima las patas, además de provocarles serios problemas respiratorios. Si le pones papel de periódico, se lo comerá. Por otra parte, la tinta puede ser perjudicial, por eso tampoco es aconsejable colocarlo en el fondo.

 

                       

Conejos
Conejos

En cuanto a los accesorios, el bebedero y el comedero son los más importantes. Respecto al primero, el más apropiado es el de goteo, también conocido como 'bebedero de tubo' o 'biberón'. El comedero deberá ser pesado para que no pueda volcarlo mientras juega, esparciendo todo el pienso. Existen unas perchas que se colocan en el exterior de la jaula para colocar el heno; no ocupan espacio y evitan que se extienda.

También puedes ponerle alguna pinza de madera para que pueda roerla y desgastar los dientes. Recuerda introducir en su hogar una piedra de calcio o de sal y, si es posible, una caseta para que pueda guarecerse del frío o del excesivo calor.

 

Problemas con las alturas

No es recomendable tener una jaula con apertura superior, ya que tu conejo podría dañarse al intentar entrar y salir de ella. En todo caso, si tienes una jaula con este tipo de apertura, deberás poner una caja en el interior y otra en el exterior para que pueda entrar y salir cómodamente. En altura, hay que tener cuidado de que tanto la jaula como el conejo no se caigan, ya que tu amigo podría lastimarse seriamente.

 

                  

Conejo
Conejo

En caso de ser necesario que su hogar esté en altura, pon una caja, una escalera o una rampa, para que tu mascota pueda salir y entrar sin percances. Se recomienda que la jaula esté a ras del suelo para evitar accidentes. Asimismo, recuerda que debe estar en un lugar ventilado pero a salvo de corrientes de aire. Además de la higiene interior de su nueva casa, vigila que ésta no tenga desperfectos, ya que tu conejo podría hacerse daño.

 

Para una mayor autonomía

Recogemos aquí una pequeña lista de sugerencias para que tu conejo disfrute plenamente de su alojamiento:

Cuando quieras que salga, ábrele la puerta para que lo haga solo. No le cojas y le metas en su jaula por la fuerza o verá a ésta como su prisión, no como su casa. Persíguele tranquilamente y así se meterá dentro para escapar de su 'perseguidor' (corre detrás de él y al sentirse amenazado se refugiará en su jaula. Igual cree que quieres jugar y te costará un poco conseguirlo, pero al cabo de un tiempo lo lograrás). Si has estado acariciando a tu conejo en brazos, le puedes coger y dejarle en la puerta de la jaula para que entre por su propio pie; no intentes empujarlo dentro.

              

Conejo
Conejo

Es mejor tener el recipiente de la comida cerca de la entrada de la jaula para no molestar demasiado al conejo al rellenarlo. Si no es posible, puedes echar la comida cuando el conejo no se encuentre dentro. Obviamente, limpia la jaula cuando el conejo no esté en ella. Ellos agradecerán que les limpies su jaula y hasta curiosearán para ver lo que haces. La misma técnica se puede seguir si tu conejo vive sin jaula y usa una esquina de la habitación como su casa, aunque lo más aconsejable es tener una jaula para su mayor comodidad y una mayor higiene. Pon en este rincón una toalla e intenta no tocarla ni caminar por encima de ella.

 

Aunque tu objetivo sea dejar al conejo libre por toda la casa, debes empezar poco a poco. Empieza dejando su jaula abierta en un lugar vigilado (cocina, baño, pequeños espacios sin cables, etc.) y cuando veas que tu mascota se ha acostumbrado a ese espacio, dale más de forma gradual. Si le das demasiada libertad espacial antes de que esté preparado, puede olvidarse de dónde tiene su bandeja y dejar toda la casa llena de excrementos y orina.


Fuente de información: Anacweb.com

 

 

Imágenes: Sxc.hu

 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: