comunidades

Las 7 enfermedades principales en los perros, ¿cómo puedo evitarlas?

Los perros al igual que nosotros, padecen enfermedades en el transcurso de sus vidas, tanto el aseo, la temperatura y su alimentación, son algunos factores que repercute en el bienestar físico y mental de los canes.



En ocasiones, aun cuando te esmeras en cuidar a tu mascota peluda, puedes llegar a notar que al consumir algún alimento, se ven decaídos, con malestar general, vómitos o fiebre, quizás causada por una indigestión o rechazo de su organismo. Es por eso que, es preciso estar atentos a estos síntomas, pueden dar inicio a alguna enfermedad mayor, controlar que das de comer y seleccionar un pienso acorde con la característica de tu perro (raza, peso y tamaño), puede librarte de mortificaciones futuras.

Otras de las razones por la que se puede ver afectada la salud de tu perro son los horarios de las comidas, debes ser consecuente estableciendo una rutina, no solo por disciplina, sino también, por su bienestar gástrico. Además de ello, el mantener en buenas condiciones higiénicas los utensilios y espacios donde se alimenta, duerme o juega, tendrá un papel fundamental en la salud canina.

A continuación, he creado una lista de 7 enfermedades principales para que puedas localizarla a tiempo en el caso de que tu perro parezca tener síntomas. También te servirá como guía para evitar que estas enfermedades empeoren la situación.


Moquillo canino

También conocido como distemper canino, este virus ataca tanto a perros jóvenes como a mayores, y de cualquier tipo de raza. Se contagia a través de las vías respiratorias superiores, por secreciones de otros animales infectados. Aunque parezca una enfermedad inofensiva, si no se presta la debida atención para que los peludos la superen, de simples irritaciones nasales y oculares, pueden pasar a fuertes convulsiones y causar su muerte. Recuerda que toda enfermedad se vuelve más grave, sino atacas a tiempo el foco contaminante.

 


Hepatitis viral en perros

El causante que origina la enfermedad es el adenovirus canino de tipo I, este virus inflama el hígado y deja de cumplir su función natural. El contagio se origina cuando el perro entra en contacto con orina, saliva y heces, de otros perros infectados. Los síntomas que presentan son: coloración amarilla en los ojos, pérdida del apetito y la coordinación, inflamación del abdomen, y vómitos. Lo recomendable en estos casos, es mantener al perro en reposo y ofrecerle sus alimentos sin ninguna restricción.


Rabia

Aunque no lo creas, es una enfermedad mortal, sumamente peligrosa para los que conviven con el perro y para él, su causante es un virus de la familia Rhabdoviridae, que puede contagiar a cualquier tipo de mamífero. Se caracteriza por generar impulsos de violentos movimientos que incitan al canino a morder con fuerza al que esté cerca, sin ningún motivo. Su vía de transmisión son la saliva y las mucosas, y es notorio el exceso que segregan los perros contaminados. Importante vacunarlos desde pequeños contra esta enfermedad.


Artrosis

Es una patología degenerativa articular ocasionada por el desgaste del cartílago articular. Se empieza a detectar, por lo general, a través de las cojeras persistentes en el perros, produce mucho dolor al movilizarse y automáticamente cambia los pasos normales de su caminata.  Esta enfermedad es consecuencia de infecciones, contusiones, y alteraciones del sistema inmune o en su desarrollo.
Es frecuente en perros mayores, sin embargo, los jóvenes no están inmune de esta enfermedad, debido a que puede ser heredada. Para contrarrestar los males de esta afección, es necesario que el perro mantenga un peso equilibrado con su tamaño, el peso excesivo intensifica el dolor en las articulaciones. ¡Estate pendiente! No querrás ver a tu perro cojear, controla su alimentación.


Hipotiroidismo canino

Es un trastorno endocrino muy frecuente en los perros, ocasionado por la producción excesiva de la glándula tiroides de las hormonas T3 y T4, lo que conlleva a una alteración metabólica en su organismo. Los principales síntomas que pueden presentar son: una notoria inflamación de la glándula tiroides (ubicada en el cuello), incremento del apetito, disminución de peso, y nerviosismo acompañado de aumento del ritmo cardíaco.
Cómo ven, nada fácil, pero no incontrolable, haciéndole evaluaciones frecuentes a tu perro, y si llegase a presentar los síntomas mencionados, tendrás que llevarlo a un especialista que diagnostique si la glándula se ha deteriorado. En algunas ocasiones, es preciso extirparla, para que no cause daños mayores en la salud del canino. He sido insistente en la alimentación, y en este caso no puedo dejar de mencionarla, pues la carencia de yodo en los alimentos ingeridos por tu perro, es una de las principales causas de este descontrol metabólico.
Por su puesto, queda de tu parte determinar que le das de comer a tu mascota.


Pancreatitis en perros

Los vómitos, fiebre, náuseas y dolor abdominal son síntomas que asoman la idea en un primer diagnóstico del veterinario, de una posible inflamación del páncreas, no es muy difícil para el especialista determinar que el perro está sufriendo pancreatitis, con otra prueba ecográfica podrá dar su diagnóstico final. Pero en realidad ¿qué es la pancreatitis? Pues bien, es una enfermedad que se le acuña a las dietas hiperlipídicas (con +35% en grasas), que ayudan a liberar mayor cantidad de enzimas pancreáticas, lo que, a su vez, disminuyen las facultades que tiene el páncreas para protegerse de su propia digestión.


Síndromes vestibulares

Se produce debido a una alteración del nervio VIII craneal, éste se genera por secuelas de enfermedades sufridas con antelación como la otitis interna, o contusiones fuertes en el cráneo. Debes estar atento a los síntomas, observa bien a tu perro y, si gira su cabeza con frecuencia hacia una oreja, notas que, al acostarse, desvía sus ojos de forma anormal... Debes estar alerta porque cabe la posibilidad que esté sufriendo esta patología.

Si tienes un perro en casa, eres responsable de evitar que se enferme y ayudarlo a aumentar su calidad de vida. Por lo tanto, no debes exponerlo a enfermedades infecciosas, descuidarte con su alimentación e higiene, para reducir las posibilidades de que aparezcan otras afecciones degenerativas.

¡Espero que os haya servido el artículo para poder cuidar mejor a vuestras mascotas!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos