comunidades

Un niño consuela a un perro triste

Se ha demostrado que algunos perros pueden ponerse muy tristes tras la ausencia de sus dueños por mucho tiempo. Es increíble como pueden extrañar y su cambio de actitud es evidente. 

Este pequeño niño de nombre Jack se encuentra al lado del perro Burt, que en ese momento esta algo triste ya que extraña a su propietario. Pero la ternura de Jack es increíble, ya que trata de consolar a su amigo mientras espera tras la puerta. Este vídeo es completamente tierno y sencillamente encantador.

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

perro buzo lindo ...

Mira como esta linda mascota de raza Labrador negro obedece al lanzarle su propietario un juguete a la piscina que antes se lo había mostrado para que lo identificara, este perro lo busca nadando hasta llegar al fondo de la alberca para tomar de nuevo el juguete y llevárselo a su dueño para continuar el juego, es increíble la habilidad de esta mascota al no temerle al agua.

perro langosta amigos ...

Disfruta y enternécete con esta escena en la que un lindo perro de raza Pastor alemán que ahora que su propietario a comprado una langosta viva para prepararse un rico platillo, pero este can que es ahora su nuevo amigo la protege para que nadie le haga daño, es increíble como los animales al encariñarse se protegen entre sí.

general espera meses ...

Hoy me he enterado de una historia que aunque es triste, dice mucho de los perros. Resulta que un can estuvo 8 meses esperando en la sala de espera a que su amo volviera. El dueño de 'Alicio' murió en el hospital y desde entonces el perro le espera. Siempre he pensado que de las cosas más bonitas del mundo es la espera eterna, porque ese perro no cree que su amo le haya dejado, tiene esperanza. A ...

otras mascotas crueldad animal perro come loro ...

¡Hola amigos! Estoy muy triste y asustado por lo que le ha pasado a un amigo mío que vivía en Kansas. Su dueño, que le había comprado hacía un mes para que jugara e hiciera compañía a sus cuatro hijos pequeños, llegó un día borracho a casa, y empezó a discutir con su mujer. En la acalorada discusión, el que pagó los platos rotos fue el loro, al que el hombre rompió las alas tirando de ellas hacia ...