Mascotas

Blog de maxialiados Idea guardada 34 veces
La valoración media de 5 personas es: Excelente

Enfermedades en los caniches

caniche enfermos


Los caniches son perros conocidos por su manto con rulos, su gran capacidad de aprendizaje y su alto grado de afecto hacia su familia. Pero es importante que sepamos cuáles son las enfermedades más comunes en estos perritos, para cuidar su salud.

ENFERMEDADES CARDÍACAS

La mayor parte de los problemas cardíacos son congénitos, su diagnóstico es difícil y los síntomas más frecuentes son crecimiento lento y alteraciones respiratorias. La gran mayoría de enfermedades congénitas cardíacas surgen en animales de menos de un año.

PARTES DEL CORAZÓN

El corazón está dividido, básicamente, en cuatro partes o cavidades que se comunican dos a dos. De estos compartimentos los dos superiores son llamados aurículas y los dos inferiores, ventrículos. Se comunican entre sí la aurícula y el ventrículo derechos y, a su vez, la aurícula y el ventrículo izquierdos. La comunicación entre estos elementos está regulada por las llamadas válvulas, cuya función es controlar la entrada de sangre a cada uno de ellos.

LESIONES

Entre las patologías cardíacas más frecuentes se encuentran la persistencia del conducto arterioso; estenosis o estrechamiento pulmonar; displasia de válvulas cardíacas mitral y tricúspide; defectos en el septo o tabique interventricular o interauricular, que es la comunicación entre aurículas y ventrículos; tetralogía de Fallot e hipertensión pulmonar.
También pueden producirse lesiones en las válvulas, por ejemplo, en la mitral.

SINTOMATOLOGÍA

La mayoría de los ejemplares que padecen este tipo de patología son asintomáticos, es decir, que no manifiestan ningún síntoma; sin embargo, existen animales que padecen una falta o retraso en su crecimiento, incluso se puede manifestar una congestión en los tejidos (cianosis) por ausencia de oxigenación por un fallo cardíaco. Otros síntomas que pueden aparecer son la dificultad respiratoria y como consecuencia la intolerancia al ejercicio; aumento de la frecuencia respiratoria, taquipnea, y desmayos.

Un análisis detallado por parte del veterinario puede determinar, por ejemplo, sonidos cardíacos anómalos, de muy difícil interpretación y detección; pulso arterial en unas ocasiones normal y en otras no; mayor pulso venoso si la lesión se encuentra en el lado derecho del corazón, debido en muchas ocasiones a una malfunción de la válvula tricúspide.

Existe la posibilidad de que el tamaño del corazón sea mayor de lo normal, de modo que para determinarlo hay que llevar a cabo un estudio radiológico.

LEISHMANIOSIS

Relativamente desconocida por el gran público, la leishmaniosis tiene una incidencia especial en países de la cuenca mediterránea, España entre ellos. Es una enfermedad muy compleja, que produce signos clínicos diferentes que baja las defensas del animal, de modo que favorece el desarrollo de otras enfermedades.

MÉTODO DE CONTAGIO

La leishmaniosis es producida por un parásito de la sangre, a la que llega mediante la picadura de un mosquito de la especie Phlebotomus. Es una enfermedad que puede afectar al hombre, sin embargo, su sistema inmunitario suele responder con gran precisión. Normalmente sólo prospera en enfermos afectados por el VIH o en aquellos con deficiencias en su sistema inmunitario.

Puesto que el ciclo vital de esa variedad de mosquito se desarrolla durante la primavera y el verano, estas épocas son las más peligrosas.

DIAGNÓSTICO

Dada la gravedad de la enfermedad, es imprescindible que se diagnostique a tiempo, de lo contrario la muerte del animal es prácticamente segura.

Existen, básicamente, dos tipo de leishmaniosis: la cutánea y la visceral. En la cutánea el parásito queda localizado en la piel y su evolución es muy favorable. La leishmaniosis visceral se presenta en los perros de forma generalizada dado que la respuesta de su sistema inmunitario es incompetente.

TRATAMIENTO

El tratamiento más empleado es la administración de productos a base de glucantime y zyloric, combinados con antimoniato de n-metil glucamina inoculado por vía subcutánea o intramuscular. Existen otros tratamientos, pero todos deben ser prescritos por el veterinario. En caso de que un animal superara una infección de leishmaniosis, es imprescindible realizar revisiones periódicas que detecten precozmente posibles recidibas.

CONTROL DE LA ENFERMEDAD

Para poder desarrollar un control estricto de la enfermedad se recomienda que se efectúe un control serológico anual, preferentemente a finales de año; que el dueño del perro desinsecte periódicamente al perro, sobre todo si tiene acceso a zonas donde el mosquito tenga un hábitat más favorable (por ejemplo, zonas húmedas), sin olvidar el lugar donde vive el can.

SEGÚN LA RAZA

Aunque las características individuales tienen una gran importancia, hay ciertas razas que manifiestan una contrastada propensión a padecer obesidad; entre ellas están Labrador Retriever, Cocker, Cairn Terrier, Pastor Alemán y Beagle.

PREVENCIÓN

Para evitar los problemas derivados de enfermedades renales lo mejor es proporcionar al perro una dieta equilibrada, baja en cloruro sódico (sal), proteínas y fósforo. Para asegurarse de que es así nada mejor que comprobar diariamente que come con apetito, bebe agua en abundancia y orina sin dificultad.

CHEQUEO

La mejor manera impedir que nuestro perro padezca cualquier tipo de enfermedad es adoptar medidas preventivas, en las que afectan al corazón lo mejor es realizar un chequeo anual en el que se contemple la auscultación cardíaca, radiografía de tórax, electrocardiograma, análisis de sangre, orina y líquidos extravasculares.

LESIONES OCULARES

Aunque la vista no es el sentido más desarrollado en los perros, sí se puede comporbar que cuando sufre alguna alteración sus facultades quedan muy reducidas. Son muchas las enfermedades de diversa gravedad que pueden afectar a los ojos, por ello la mejor medicina es siempre la preventiva.

PARTES DEL OJO

El globo ocular está formado a grandes rasgos por la córnea, la pupila, el iris, las cámaras anterior y posterior, el cristalino, la retina, la esclerótica, el coroides, el humor vítreo, el tapete lúcido y, por último, el nervio óptico. Esta estructura está protegida por tres párpados, dos exteriores y uno interior, este último conocido como tercer párpado.

LA VISIÓN

El proceso de visión se produce cuando la luz llega al ojo. La primera superficie con la que se encuentra es transparente y se llama córnea. Después pasa por una lente, el cristalino, que dirige la luz sobre la retina para que las imágenes aparezcan enfocadas. La retina es la capa interior del globo ocular y está formada por unas células especializadas en reaccionar frente a la luz. Estas reacciones son transmitidas al nervio óptico, que transmite dicha información hasta el cerebro.

ENFERMEDADES DE OJOS

CATARATAS

Las cataratas son la opacidad total (cataratas maduras) o parcial (cataratas inmaduras) del cristalino. Sus causas son muy variadas, puesto que pueden ser genéticas,por deficiencias nutricionales, por radiación, por exceso de glucosa en sangre, por la disminución del calcio en sangre o por ingestión de toxinas. Asimismo, pueden aparecer a lo largo de toda la vida del animal, sobre todo si son de carácter genético.

Normalmente, cuando un propietario advierte que en el cristalino de los ojos de su perro hay una opacidad, ésta afecta ya al sesenta por ciento de su superficie.

La catarata puede estar asociada a un proceso de degeneración retiniana, lo que ocasiona la pérdida total de la visión. Esta enfermedad no debe ser confundida con la degeneración del cristalino llamada esclerosis, propia de ejemplares de edad avanzada.

En caso de que aparezcan ciertas enfermedades víricas, como borselia, brucelosis, ehrliquiosis o histoplasmosis, pueden producirse cataratas.

Cierto tipo de cataratas puede derivar en otras enfermedades, como la uveítis (inflamación de parte de la córnea), el glaucoma secundario o el desprendimiento de retina.

GLAUCOMA

Es una de las patologías más graves que pueden afectar al ojo puesto que existe el riesgo de que produzca la ceguera total del animal. El glaucoma consiste, básicamente, en el aumento de la presión intraocular, que provoca alteraciones en la funcionalidad ocular.

La ciencia veterinaria establece dos categorías de glaucoma: primario y secundario. El glaucoma primario queda determinado por la configuración o la función del ángulo iridocorneal; esta es una cualidad genética, por lo que los estudios demuestran que existen ciertas razas predispuestas a padecerlo. Es muy frecuente que el glaucoma primario pase inadvertido, puesto que su síntoma más importante es el aumento de la presión intraocular. El glaucoma secundario se produce como derivado de otras lesiones, por ejemplo, hemorragias, inflamaciones, tumores y cataratas.

El tratamiento del glaucoma varía en función de si se conserva o no capacidad visual, así como de su origen, de si es crónico o agudo, etcétera

MOQUILLO (Distemper)

El moquillo es una enfermedad vírica muy peligrosa especialmente para los cachorros. Se vacuna rutinariamente de esta enfermedad, pero se han dado casos de afección aun en ejemplares adultos vacunados. A pesar de ser muy conocida y estar muy estudiada, no existe una tratamiento efectivo una vez ha sido contraída por el perro.

CAUSA

El moquillo canino está provocado por un paramixovirus con múltiples cepas potencialmente infecciosas. Su capacidad de propagación es extraordinaria, además de poseer una desarrollada capacidad de permanencia en el ambiente. Ello permite que sea una de las enfermedades víricas más contagiosas durante períodos de tiempo prolongados. Además, está muy extendida por todo el mundo.

Existen multitud de cepas del virus del moquillo potencialmente productoras de la enfermedad; por eso puede manifestarse de múltiples formas: como una enfermedad subclínica (sin síntomas), de modo que nos pase inadvertida si el perro posee un potencial inmunitario en perfectas condiciones, o causando la muerte súbita del animal en caso de que su sistema inmunitario no reaccione adecuadamente.

PERÍODO DE INCUBACIÓN

La forma más habitual de contraer la enfermedad es inhalando el virus que se encuentra en una partícula flotando en el ambiente. Una vez dentro del organismo canino se extiende por el sistema linfático. El período medio de incubación de la enfermedad varía entre una y dos semanas, aunque se conoce la posibilidad de que tarde hasta veintiún días en manifestarse.

SÍNTOMAS

Uno de los primeros síntomas fáciles de detectar es el aumento de la temperatura corporal; a su vez, aparecen trastornos gastrointestinales y respiratorios conjuntamente, si bien pueden darse por separado. El perro suele perder el apetito y el ánimo. Asimismo, se dan cuadros de conjuntivitis y rinitis, combinados o no con vómitos.

Si el sistema inmunitario del animal reacciona convenientemente, a partir de este momento apenas se apreciarán más síntomas de enfermedad; en cambio, el virus puede extenderse con mucha virulencia y provocar tos aguda, gran cantidad de secreciones oculares y nasales, depresión intensa, mucha pérdida de peso y deshidratación, junto con una gastroenteritis severa, en ocasiones hemorrágica. Si la enfermedad continúa su evolución, aparecen trastornos nerviosos, causados por una encefalitis aguda, como movimientos musculares involuntarios, rigidez muscular, incoordinación de los miembros, etcétera.

Otros síntomas paralelos, aunque no siempre se dan, son un manto opaco, con heridas abiertas en el abdomen o la hiperqueratosis (agrandamiento y endurecimiento) de las almohadillas plantares.

TRATAMIENTO

La ciencia veterinaria no conoce un tratamiento totalmente eficaz contra el moquillo, si a esto se añade el hecho de que no todos los ejemplares reaccionan igual ante una infección de este virus, los tratamientos para erradicarla son muy diferentes. Normalmente se opta por administrar un tratamiento sintomático y de resistencia, con miras a aumentar el poder inmunológico del perro, además de administrar antibióticos de amplio espectro para prevenir posibles infecciones oportunistas.

Si en la evolución de la enfermedad se desarrollan trastornos nerviosos, la muerte del perro es casi segura; en caso de que éste superara dicha fase, es muy probable que en el futuro sufriera secuelas nerviosas.

OTITIS EXTERNAS

La inflamación del oído externo canino es una lesión muy frecuente. Es muy importante controlar a tiempo estos procesos inflamatorios, puesto que de convertirse en una lesión crónica puede llegar a disminuir la capacidad auditiva del animal.

AGENTES

Básicamente son tres los tipos de factores que pueden desarrollar una otitis externa.

FACTORES PRIMARIOS

Son aquellos que desencadenan la otitis por su acción directa. Normalmente son cuerpos extraños (espigas o pelos que se introducen en el oído interno) que actúan produciendo la lesión; tan frecuentes como éstos son los parásitos, de la familia de los ácaros; asimismo, son considerados factores primarios las alteraciones que sufren las glándulas sebáceas del conducto auditivo externo (el exceso de grasa favorece la irritación y con ello la aparición de infecciones).

FACTORES SECUNDARIOS

Existen microorganismos capaces de desarrollar infección en el oído sobre las heridas causadas por otros agentes externos, éstos son considerados como factores secundarios. Lo más importante en estos casos es eliminar el agente primario y combatir al secundario con un medicamento adecuado, puesto que no todos pueden curar distintas lesiones.

FACTORES PREDISPONENTES

En este apartado se incluyen todas las causas que favorecen el desarrollo tanto de los factores primarios como de los secundarios. El ejemplo más claro es la forma y disposición del pabellón auditivo; las orejas caídas han sido consideradas tradicionalmente como un argumento predisponente a padecer otitis; a su vez, si el animal desarrolla un trabajo en zonas húmedas o se baña muy a menudo es más fácil que padezca algún tipo de otitis a lo largo de su vida. Asimismo, es considerado como miembro de este grupo el padecimiento de enfermedades sistémicas que disminuyen el poder inmunológico del perro.

SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes son que el animal mantiene la cabeza ladeada, sobre todo si la otitis es unilateral; que se rasca constantemente, incluso hasta ocasionarse heridas; el conducto auditivo está inflamado, pueden aparecer úlceras, lo que le ocasiona dolor; se produce un exceso de exudado, por lo que el pelo del interior del pabellón auditivo aparece sucio y con un olor peculiar; el pabellón auricular aparece enrojecido.

TRATAMIENTO

Como las causas que pueden producir otitis externa son múltiples, su diagnóstico y tratamiento deben ser determinados por un veterinario.

Si la lesión es ocasionada por un cuerpo extraño alojado en el oído, hay que retirarlo, porque si no cualquier tratamiento sería inútil. Como el dolor puede ser muy intenso es posible que haya que administrar algún tipo de calmante para proceder a un estudio minucioso.

En caso de que la otitis externa tenga un origen infeccioso, hay que realizar un cultivo para prescribir el antibiótico adecuado.

PREVENCIÓN

La mejor forma de impedir la aparición de las otitis es una concienzuda higiene, eliminar periódicamente el exceso de cerumen y mantener el oído lo más seco posible.

PARVOVIRUS Y CORONAVIRUS

Tanto la parvovirosis como la infección causada por coronavirus son dos enfermedades causadas por virus. Ambas afectan al aparato digestivo y son de transmisión directa entre individuos. Su frecuencia y gravedad las han convertido en tristemente populares.

PARVOVIRUS

Es uno de los virus caninos de menor tamaño que se tiene conocimiento. Puede permanecer activo durante meses y su medio de transmisión es directo, bien heces-boca o a través de las manos del cuidador o de su ropa. La parvovirosis se puede manifestar de dos formas diferentes: una digestiva y otra miocárdica.

PARVOVIROSIS MIOCÁRDICA

Este tipo de manifestación apenas se da básicamente por la inmunidad que proporciona la madre al cachorro. Sólo suele aparecer en cachorros recién nacidos, en los que la muerte se produce de manera fulminante, o en los muy jóvenes debilitados por algún otro motivo. Esta circunstancia hace que en muchas ocasiones no sea diagnosticada, porque la muerte de los cachorros de tan corta edad apenas se estudia mediante autopsia.

PARVOVIROSIS ENTÉRICA

Esta es la forma de presentación típica de la enfermedad. Su extensión es rápida, puesto que sus medios de difusión son los sistemas circulatorio y linfático; al intestino llega entre el tercer y el cuarto día, y ya en ese momento el animal expulsa virus en sus heces, antes incluso de mostrar síntoma alguno de enfermedad.

En un principio, los síntomas pueden ser falta de apetito y depresión. Paulatinamente van apareciendo vómitos y diarreas, éstas de carácter hemorrágico; asimismo, es muy frecuente la aparición de fiebre.

Su tratamiento suele ser de mantenimiento, procurando aumentar el poder inmunológico y mantener los niveles de hidratación adecuados. Si el cachorro supera los tres días de tratamiento es muy probable que una semana después se encuentre prácticamente recuperado.

CORONAVIRUS

Es menos frecuente y grave que la parvovirosis; en cambio, en lugares con una densidad de población canina de hacinamiento puede convertirse en un problema muy grave. La vía de propagación es idéntica a la del parvovirus: las heces de animales infectados; se extiende con la misma rapidez y por los mismos sistemas; en cambio, sólo afecta a las células epiteliales maduras del intestino.

Los síntomas son semejantes a la parvovirosis, pero la presencia de sangre en las heces es menos frecuente y el índice de leucocitos suele mantenerse en los niveles normales.

El tratamiento es de mantenimiento y sintomático, aunque la respuesta del cachorro es mucho más rápida que si sufriera una infección por parvovirus.

Para ambas enfermedades existe una vacuna; sin embargo, la que inmuniza frente a coronavirus es menos efectiva que la que previene de parvovirosis.

LA RABIA

La rabia es una enfermedad vírica que resulta potencialmente mortal tanto para el perro como para el hombre. En algunos países europeos aparecen casos aislados de rabia, en cambio, otros, entre ellos España, están considerados internacionalmente como libres de esta enfermedad.

VIRUS

Como hemos visto, la rabia está producida por un virus muy peligroso de la familia de rabdovirus que se transmite mediante la mordedura de un animal enfermo a otro sano. Aunque todos los animales son susceptibles de padecer esta enfermedad, algunos son más propensos que otros; entre estos últimos no se encuentran los perros.

PERÍODO DE INCUBACIÓN

Una vez que el virus llega al organismo a través de la mordedura sobre un músculo debe introducirse en el sistema nervioso para comenzar a mostrar los primeros síntomas. Este período de incubación puede ser muy prolongado, puesto que depende del lugar de la mordedura y de la especie animal de la que se trate, así como del ejemplar de la misma. Por ello, se conocen casos en los que ha tardado dos semanas en manifestarse y otros en que no lo ha hecho hasta los seis meses, incluso más.

FASES DE LA ENFERMEDAD

El primer síntoma suele ser un cambio en el comportamiento del perro; normalmente se hace más tímido, con tendencia a estar solo, sin ganas de jugar; en definitiva, se vuelve menos sociable. Cuando la herida provocada por la mordedura les resulta accesible se lamen constantemente, incluso llegan a morderse, de modo que se hacen heridas cada vez más grandes que tienden a infectarse.

Posteriormente la agresividad del ejemplar aumenta, así como su irritabilidad; en esta fase ataca indiscriminadamente, de hecho se describen casos de intento de mordedura a objetos inexistentes. Asimismo, se producen lesiones propias del sistema nervioso como hipersalivación, hidrofobia y fotofobia. Existe la creencia popular de que el perro se vuelve loco, en cambio, la verdadera razón es que tanto la hidrofobia como el exceso de salivación de deben a la imposibilidad que tiene de tragar.

Según avanza la enfermedad el perro se vuelve cada vez más huraño, huye de la luz y aumenta el deseo de estar solo. Es entonces cuando pueden aparecer las convulsiones, a consecuencia de la enfermedad neuronal, que pueden llegar a acabar con su vida. Después puede aparecer una parálisis que empieza en la zona de la mordedura y que progresa hasta producir una parálisis flácida, estado de coma y muerte.

Estas fases no siempre se identifican en ejemplares enfermos de rabia. Uno de los factores que influyen en que aparezcan o no es el lugar donde se produjera la herida; por ejemplo, en caso de que fuera en la cara el avance de la enfermedad es muy acelerado, tanto que pueden manifestarse exclusivamente las lesiones nerviosas más severas, lo que hace muy difícil diferenciar la rabia de cualquier otra enfermedad que afecta al sistema nervioso.

PUNTOS CLAVE

— El virus de la rabia produce varias lesiones, entre ellas la encefalomielitis; en cambio, no siempre esta última es producto de la rabia y por ello curable.— Los estudios realizados en animales enfermos de rabia han revelado que la sangre, la orina o los tejidos tisulares sólo muestran signos de infección pero muy inespecífica.

— Ante la sospecha de que el animal padezca rabia realmente se recomienda que no reciba tratamiento debido al peligro de contagio hacia el hombre.

— El único método eficaz para luchar contra la rabia es la vacunación periódica de la población canina. Esta vacuna no posee efectos secundarios, es muy barata, se administra una vez por año y por vía subcutánea, el método menos doloroso para el animal.

ENFERMEDADES GERIÁTRICAS (ABUELITOS)

Las claves en el cuidado de un perro de más de siete años son prever o retrasar el inicio de alguna enfermedad, identificar posibles problemas existentes o factores de riesgo que facilitan la aparición de alguna lesión.

AL MENOR SÍNTOMA

Los avances en la veterinaria han demostrado que muchas de las lesiones que las mascotas paceden son devidas exclusivamente a la propia edad del animal y cuyo tratamiento apenas si da resultado. En cambio, otras muchas, aunque tengan una mayor incidencia en los canes que han cumplido cierta edad, se deben tratar cuanto antes, puesto que son perfectamente curables independientemente de la edad del perro.

Por eso, cuando un perro alcanza la edad de seis-ocho años es imprescindible la visita periódica al veterinario, si no frecuentemente sí al menos ante cualquier síntoma alarmante, puesto que es el más capacitado para determinar si este cambio es sólo una merma en la capacidad general del individuo o el síntoma de una enfermedad que requiera tratamiento.

TRASTORNOS MÁS FRECUENTES

Algunas facultades que disminuyen con la edad son el oído, la vista, el olfato…; a su vez, la mayoría de los perros ancianos padecen algún tipo de disfunción odontológica, como exceso de sarro, pérdida de alguna pieza dentaria, etc.

VISTA

Aunque la afección más frecuente y que produce ceguera es la aparición de cataratas (opacidad del cristalino) existen otras enfermedades de especial incidencia en perros ancianos, como papilomas o pequeñas verrugas en el borde de los párpados, quistes en las glándulas lagrimales, pigmentación corneal (su tratamiento tiene un elevado índice de éxito), glaucoma y desprendimiento de retina.

OÍDO

El desgaste de las distintas partes del oído interno puede ser una de las causas de pérdida auditiva en los perros seniles. Normalmente se aprecia esta disminución porque no reacciona frente a sonidos fuertes, como un portazo o un silbido. Si la pérdida de la facultad auditiva tiene su origen en la inflamación del oído externo su tratamiento tiene un mejor pronóstico.

OLFATO

La pérdida del olfato se puede generar tras una infección de origen bacteriano, vírico o fúngico, así como por un traumatismo o la introducción de un cuerpo extraño. Su tratamiento suele tener un buen pronóstico dado que existe una causa subyacente.

GUSTO

La lesión más frecuente que afecta al sentido del gusto es la aparición de tumores de variada etiología, por lo que su tratamiento y pronóstico sólo puede determinarlos el veterinario. Como ejemplo, unas heridas en la lengua pueden reflejar estados avanzados de insuficiencia renal.

OBESIDAD

El hecho de que la mayoría de los ejemplares considerados ancianos tiendan a la obesidad se debe a que en su mayoría siguen alimentándose como siempre a pesar de no realizar tanto ejercicio y perder masa muscular. Dado que esta enfermedad puede tener serios efectos en los sistemas cardíaco y óseo o influir en la aparición de diabetes mellitus, es imprescindible controlar la alimentación.

TUMOR MAMARIO

Esta afección es la más frecuente dentro de todas las tumorales que afectan a las hembras sobre todo que tienen al menos ocho-nueve años, alcanza el 40 por ciento. La mitad de los tumores de mama son benignos y existen muy pocas probabilidades de padecimiento si la perra es esterilizada antes de tener su primer ciclo estral, aunque los estudios indican que la incidencia se mantiene muy baja en el caso de que se proceda a la esterilización entre el primer y el segundo celo.

Cuando el tumor mamario es maligno suele tratarse de carcinomas, cuya principal característica es que metastatizan el cuerpo del animal, sobre todo hacia el sistema linfático regional. Según el órgano hacia el que haya emigrado dará un tipo de síntoma u otro, puesto que el carcinoma en sí no altera la salud si no alcanza órganos funcionales.

La expectativa de vida canina oscila entre los ocho y los quince años; sin embargo se conoce el caso de un perro que llegó a cumplir veintinueve años.

LA TERCERA EDAD

A medida que nuestras mascotas crecen y se hacen mayores se producen, debido al tiempo, ciertas alteraciones en distintas partes del organismo que son progresivas y normalmente irreversibles.

Los datos que se desprenden de las distintas investigaciones indican que los animales de compañía sufren muchos cambios corporales a medida que transcurre el tiempo, sobre todo porque al hacerse menos activos incrementan su peso. Dado que su organismo apenas posee reservas sigue siendo imprescindible que su dieta sea equilibrada, si a esto se añade un programa preventivo adecuado, se puede retrasar la aparición de patologías, así como el aumento de la calidad de vida y la duración de ésta.

PROBLEMAS MÁS FRECUENTES

Hay ciertas lesiones que tienen especial incidencia en los animales que alcanzan cierta edad, éstas son la obesidad, las enfermedades relacionadas, por un lado, con el sistema renal y, por otro, con el cardiovascular.

OBESIDAD

Un ejemplar es considerado obeso cuando su peso sobrepasa en un 15 por ciento el ideal para la raza, según la edad y el sexo. Tiene especial incidencia en los perros a partir de los seis-siete años de edad. La incidencia en Estados Unidos, por ejemplo, alcanza el 35 por ciento de los ejemplares. Una de las principales razones es que la mascota pierde masa muscular y disminuye su actividad cotidiana.Afecta más a las hembras que a los machos hasta los doce años, a partir de esa edad afecta a los dos sexos por igual.

La obesidad consiste en un aumento del tejido graso sobre todo en la cavidad torácica y la cercana al esternón. Dado que este aumento de tejido vivo requiere un aumento en la oxigenación, el ritmo cardíaco se ve obligado a aumentar. A su vez, se acumula grasa en el corazón, lo que produce alteraciones en las válvulas, hipertensión sobre los vasos sanguíneos, lo que puede derivar en insuficiencias cardíacas de tipo congestivo, como edema de pulmón, ascitis, etc.

Para prevenir la obesidad lo mejor es disminuir el consumo de pienso y aumentar el gasto energético. Como reducir el aporte alimenticio hace correr ciertos riesgos a la salud general, lo mejor es proporcionarle un pienso especialmente formulado, que sea rico en fibra, pobre en grasa y con un aporte de calorías restringido.

RIÑÓN

El tejido renal pierde su funcionalidad con el tiempo, de modo que filtra menos, lo que produce una disminución de la capacidad de concentración, es decir, una orina más diluida. Esto a la larga produce insuficiencia renal, una alteración en el mantenimiento electrolítico del organismo. Esta circunstancia puede verse agravada si el animal toma medicamentos contra la artritis y la artrosis, relativamente frecuentes a edades avanzadas.

La dieta es importantísima, puesto que si es rica en fósforo, proteínas y sodio es más que probable que repercuta contra el sistema renal. Si el riñón no se encuentra en perfectas condiciones, elimina con dificultad el fósforo, lo que produce menor cantidad de vitamina D. En caso de que se produjera una desmineralización ósea, el calcio y el fósforo se acumularían en el riñón, lo que provocaría mayores problemas.

Su incidencia es entre el 60 y el 85 por ciento de los perros mayores de cinco años.

CORAZÓN

Entre un 10 y un 14 por ciento de los perros adultos se ven afectados por alguna enfermedad cardíaca. Cuanto mayor es la edad, mayor es la incidencia; por ejemplo, en ejemplares que superan los nueve años la incidencia es del 25 por ciento y de un 33 por ciento si la edad es superior a trece años.

Los síntomas de edad cardíaca son tos y dificultad respiratoria cuando su estado es muy avanzado, por ello se recomienda proceder a un chequeo anual una vez que el perro supera los siete años. Las válvulas del corazón pueden verse afectadas en caso de que haya mucho sarro en los dietes. Para prevenir las enfermedades cardíacas es esencial que la dieta sea pobre en sal.

SEGÚN LA RAZA

Aunque las características individuales tienen una gran importancia, hay ciertas razas que manifiestan una contrastada propensión a padecer obesidad; entre ellas están Labrador Retriever, Cocker, Cairn Terrier, Pastor Alemán y Beagle.

PREVENCIÓN

Para evitar los problemas derivados de enfermedades renales lo mejor es proporcionar al perro una dieta equilibrada, baja en cloruro sódico (sal), proteínas y fósforo. Para asegurarse de que disfruta de buena salud renal nada mejor que comprobar diariamente que come con apetito, bebe agua en abundancia y orina sin dificultad.

CHEQUEO

La mejor manera de impedir que nuestro perro padezca cualquier tipo de enfermedad es adoptar medidas preventivas; para las que afectan al corazón lo mejor es realizar un chequeo anual en el que se contemple la auscultación cardíaca, radiografía de tórax, electrocardiograma y análisis completos de sangre, orina y líquidos extravasculares.

Es importante que podamos tener en cuenta estas enfermedades y que, ante la menor duda, consultemos con un veterinario de confianza, para que nuestro mejor amigo tenga la vida hermosa y saludable que se merece.

¿Tu perro tuvo alguna de estas enfermedades? ¿Cómo te diste cuenta?

Fuente: este post proviene de Blog de maxialiados, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Enfermedades en los caniches

Los caniches son perros conocidos por su manto con rulos, su gran capacidad de aprendizaje y su alto grado de afecto hacia su familia. Pero es importante que sepamos cuáles son las enfermedades más co ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

general

¿Los perros sufren ataques cardíacos?

En las personas el "ataque cardíaco", generalmente, es una trombosis coronaria (una obstrucción de los vasos sanguíneos que irrigan al corazón producido por placas de tejido graso). En perros y gatos es muy raro el "ataque cardíaco" pero sufren de otras patologías del corazón. Estas afecciones son más comunes en gatos y se las denomina cardiomiopias. Son enfermedades propias de ...

perros salud cachorros ...

Problemas y enfermedades en los ojos del perro

No prestar la suficiente atención a los ojos del perro puede llevar a que no nos demos cuenta, como propietarios, de que hay problemas que deben resolverse. Unos pueden pasar desapercibidos, otros pueden dar un gran susto y otros pueden hacer hasta que pierda la visión del ojo, por eso, te invito a que leas sobre las enfermedades y problemas más comunes que pueden sufrir nuestros peludos en sus oj ...

gatos alergias bronconeumonía ...

Enfermedades más comunes en los gatos ¡Aquí te lo diremos!

Si recientemente tomaste la decisión de tener un gato como mascota, es muy probablemente que en estos momentos te estés preguntando cómo deben ser los cuidados de un felino, pero – ¿sabes cuales son las enfermedades más comunes en los gatos? – no te preocupes más, que aquí te lo diremos. Cuando tenemos a un gato como mascota, y nos estamos iniciando en esto del mundo felino y sus cuida ...

salud del perro enfermedades perros ...

Las 7 enfermedades respiratorias más comunes en los perros

Las 7 enfermedades respiratorias mas comunes en los perros

Las enfermedades respiratorias en perros son consecuencias de los enfriamientos y diversas bacterias que se encuentran en el ambiente así como sucede en las personas. Alguno de los síntomas son: Inflamación de la garganta, malestar general, mucosidad excesiva y fiebre. El sistema respiratorio es muy delicado, no auto mediques al canino con ningún medicamento como aspirinas, jarabes, etc., ya que p ...

salud del perro cachorros perros ...

Las 5 enfermedades más comunes en perros cachorros

Las enfermedades en cachorros se presentan muy comúnmente en ellos, es importante tener en cuenta de que necesitan de toda nuestra atención, ya que son los más expuestos a estas enfermedades. A continuación te presentamos cuáles son estas enfermedades contagiosas para que no te tomen por sorpresa y puedas descubrirlas a tiempo. ¿Cómo evitamos estas enfermedades? ¡Ojo! La única manera de evitarlas ...

gatos enfermedades enfermedades oculares en los gatos ...

Todo sobre las enfermedades oculares en los gatos

Existe una gran diversidad de enfermedades oculares en los gatos, que suelen ser idénticas a los de otras especies domésticas, sin embargo, hay enfermedades de los ojos, que sólo se ven con frecuencia en los gatos tales como: - Agenesia párpado - Iris difusa melanoma Además existen otras patologías que tienen exposiciones comunes y únicas en los gato en comparación con otras especies como. - Uveít ...

gatos cuidados de gatos enfermedades oculares en gatos ...

Enfermedades oculares en gatos: la Conjuntivitis

De las enfermedades oculares en gatos, la conjuntivitis es la más común de todas, como dueños de mascotas podemos detectarlas de forma fácil, además de observar lo molesta que puede ser para nuestro amigo felino; es importante que sepamos que si no es tratada de forma oportuna puede acarrear problemas mayores en nuestro gato, entre estos problemas crónicos podemos resaltar la ruptura de la cornea. ...

salud del perro enfermedades ojos ...

Conoce las 6 enfermedades oculares más frecuentes en los perros

Conoce las 6 enfermedades oculares mas frecuentes en los perros

Los caninos suelen sufrir muchas enfermedades, y entre ellas se encuentran las del ojo. Las enfermedades oculares en perros es uno de los problemas que perjudican a la vista de diferentes razas debido a una infestación en los ojos o a la opacificación de los mismos. Probablemente al principio de la enfermedad no te des cuenta de que tu perro tiene un problema de visión, debido a que son capaces de ...

Aves aves bacterianas ...

Enfermedades bacterianas en aves

Enfermedades bacterianas en aves Enfermedades bacterianas aviar bacterianas Las aves son susceptibles a varios tipos de enfermedades bacterianas. Generalmente causadas por una falta de higiene o estrés pero algunas aves tienen inmunidad genética y en su lugar se convierten en portadores de estas enfermedades, capaces de infectar a otras aves. Sin embargo, hay veces que las aves portadoras pueden ...

salud del perro enfermedades perros ...

Las 7 enfermedades en los perros más comunes y delicadas

Las 7 enfermedades en los perros mas comunes y delicadas

Las enfermedades en los perros son enfermedades que se transmiten a través de virus, parásitos y otros factores, al igual que los seres humanos. Todos los perros en algún momento de sus vidas han proporcionado algunos síntomas que quizás sus amos o sus dueños no tienen ni remota idea de que significa. Sin embargo, en determinados momentos no le prestamos atención y podrían no estar tolerando estos ...