Mascotas

Blog de fidel Idea guardada 8 veces
La valoración media de 36 personas es: Muy buena

Trucos para vivir con perros y gatos

Tener una mascota es maravilloso, ¿no lo crees? Una compañera de vida que ríe contigo cuando no puedes aguantar las carcajadas y que pasa las noches más duras sin irse de tu lado. 

Pero convivir con un animal tiene repercusiones en tu espacio, horarios y libertad, ¿quieres descubrir unos divertidos y originales trucos para mejorar cada uno de vuestros días?

Trucos para convivir con tu mascota

1. ¡Que tu no pase nada de frío! Ponle a un bonito jersey de bebé que no se vaya a utilizar más o que tengas por ahí guardado. Asegúrate de que el dibujo delantero esté hacia arriba, pasa las patas delanteras por las manguitas y enróllalas hacia arriba. ¡Monísima!

2. Un juguete de cuerda muy especial. ¿En el parque todos tienen el mismo juguete y tu buscas uno especial para tu pequeña? Solo necesitarás una camiseta vieja, unas tijeras y tu imaginación. El resultado quedará chulísimo, ¡perros y gatos quedarán encantados!


3. ¿Puede ir mi mascota a la moda? ¡Claro que si! ¿Por qué no con un tierno accesorio para el pelo? Toma buena nota: una pinza suave y unas flores de pega. Con un poco de pegamento podrás pegarlo todo y dejarla aún más bonita de lo que ya es (si ella quiere, claro está).

4. ¡Una nueva compañera de ejercicio! Tu pequeña va a poder ayudarte a ponerte en forma, ¿cómo? Tómale con cuidado cuando le apetezca ¡y manos a la obra! Será tu mejor aliada para quemar todos esos kilos que sientes que te sobran y tener una figura diez antes del verano.


5. No más miedo al baño. Llega la hora del baño, tu mascota lo sabe ¡y no le gusta nada la idea! Para prevenir su miedo y ansiedad, pon una toalla en el fondo del lugar que hayas elegido para realizar esta tarea. No se preocupará nunca más y estará lista para quedar bien limpita.

6. ¿Estás lavando bien a tu pequeña? ¿Le estás bañando o duchando de la manera correcta? El agua tiene que estar a la temperatura adecuada y ten cuidado con sus ojos, ¡que no le entre jabón! Lávale muy bien la cabeza con la mano, siempre con cuidado y con muchísimo cariño.


7. ¡La toalla muy suave, por favor! Al salir del baño, envuelve a tu mascota en la toalla más suave que encuentres. Estará satisfecha, relajada ¡y el siguiente lo disfrutará mucho más!

8. Seca su pelito con un secador de pelo. Para que su pelo esté mucho más suave y sedoso puedes emplear un cepillo especial. Ten cuidado con ambos instrumentos, cepillo y secador. Recuerda siempre: con calma, con cuidado y con cariño, ¡si no lo haces puede pasarlo mal!


9. ¡No te olvides de sanear su pelo! Recorta sus puntas con mucha delicadeza ¡y no hagas cortes transversales! Debes cortar en el sentido del crecimiento para que parezca más natural y no se vea extraño. Calma si se pone nerviosa y mucho amor para que se le pase volando.

10. ¿Por qué no otro conjunto de moda? 
¡Nunca está de más tener un bonito fondo de armario! En esta ocasión te valdrá con un jersey viejo que tengas por casa o con ese que no usas. Corta una manga, deja el puño como cuello vuelto y recorta huecos para sus patas. Ideal.


11. Mi perro tiene los ojos llorosos. Consulta a tu veterinario si notas este síntoma en tu pequeño. Como tratamiento de primeros auxilios puedes utilizar té negro, verde o manzanilla sobre un disco de algodón y límpiale los ojitos con muchísimo cuidado. Notarás que le calma.

12. ¡Cuidado con esas patitas! Te habrás percatado ya de lo sensible que es esa zona para tu mascota, ¿verdad? Aplícale vaselina cuando el suelo esté frío o mojado, ¿para qué? De este modo las pequeñas almohadillas quedarán más protegidas y cubiertas. Te lo agradecerá.


13. ¿Más trucos para las patas? Si no puedes limpiar la zona después del paseo, ¡te traigo otro truco muy útil! Mezcla champú para perros con agua caliente, mézclalo y lava sus patas. Después acláralas con agua limpia, sécalas ¡y listo! Las patitas de tu perro no mancharán.

14. El pelo de tu mascota comienza a agobiarte. Para limpiar tu ropa tienes que pulverizar agua sobre ellos y pasar unos guantes por la prenda, ¡te sorprenderá la cantidad de pelos que quedan atrapados! Se acabó el ir siempre con pelos de gato en tu ropa a todas partes.


15. ¡Te empieza a agobiar mucho! Como segundo método puedes utilizar cinta adhesiva. Presionando trozos de este material al tejido lograrás atrapar hasta los pelos más pequeños, ¡la cinta se llevará todo por delante! Un truco más sencillo y rápido si no cuentas con tiempo.

16. ¿Quieres regalarle otro juguete nuevo? Llena una botella de plástico con pequeñas bolitas o cuentas. Después envuelve el recipiente en un calcetín suave y colorido atándolo con un nudo fuerte, ¡y ya estaría listo! Le va a gustar tantísimo que no podrá dejar de jugar con él.


17. También puedes regalarle una cómoda almohada. ¿Cómo? Corta la parte de arriba de una camiseta vieja y vuelve la parte de abajo hacia fuera. Pega los bordes con pegamento caliente y pega los bordes envolviéndola. Estará súper cómoda en su nuevo cojín, ¡un regalo diez!

18. ¡Evita que se coma su ración diaria de una sola vez! 
Mete su comida en una botella de plástico con dos agujeros del tamaño de un trozo de comida. Tu pequeña continuará jugando con su juguete mientras come su ración diaria, ¡dos en uno! Mucho mejor para ti y para ella.


¡Manos a la obra!


¿Cuál truco probarás primero? ¿Cuál conocías de antemano? Cuéntanoslo en los comentarios.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos