Blog de fidel Idea guardada 30 veces
La valoración media de 269 personas es: Muy buena

5 pequeños trucos para educar a tu cachorro

Imagen 0

It'sGreg / Flickr

Cuando adoptamos un cachorro lo único que nos apetece es darle todos los mimos y caprichos del mundo, pero hasta cierto límite. Nada más llegar a su nuevo hogar tiene que adaptarse y acostumbrarse a él, pero en cuanto lo conoce debemos empezar a educarle para que no inculque sus propias reglas. Así cuando sea adulto podremos disfrutar mucho más de él siendo un perro educado.

- Lo primero de todo es enseñarle dónde debe hacer sus necesidades utilizando unos periódicos específicos para ello. Cada vez que veamos cómo lo hace en el lugar indicado deberemos celebrarlo por todo lo alto e incluso dándole un premio. Por el contrario, hay que enseñarle las cosas que no debe hacer con un rotundo NO, pero sólo si es en el instante que lo está haciendo. Los perros no tienen la memoria para echarles la bronca después de haber hecho algo malo, debe ser algo momentáneo.

- Un cachorro tiene muchos miedos, y lo que hay que hacer es normalizar esa situación para que pierdan el miedo. Cuando son muy cachorros tienen miedo al veterinario, a los ruidos de la calle, ruidos de casa, etc. Si les socorremos ante ese miedo acabarán sin superarlo, lo correcto para que los superen es no hacerles caso y enseñarles que es algo normal con lo que van a tener que vivir en su vida.

- Entre el mes y medio y 4 meses, el cachorro tiene que aprender a socializarse con seres humanos (que pueda acercarse a otras personas sin necesidad de que sean sus dueños) e incluso perros ajenos a su entorno ya que hay cosas que solo otro perro le puede enseñar. Además, los perros deben aprender a jugar con otros perros, compartir sus juguetes y que vean que hay más como ellos para que no adopten una postura de liderazgo.

- Si no quieres que tu perro se suba al sofá y pida comida, no le intentes enseñar que "solo una vez". Él no entiende que solo una vez le vas a dar comida, o le vas a dejar subir al sofá; para él con una vez es suficiente para acostumbrarse que puede hacerlo siempre. Para que no moleste en las horas de comida y sobre todo cuando tengas invitados en casa, se tiene que acostumbrar a estar en otra habitación mientras comes. Así entenderá que no puede estar debajo de la mesa a la hora de la comida.

- Los primeros paseos no deben ser siempre el mismo recorrido. Si las primeras veces que pisa la calle hace el mismo recorrido se acostumbrará a hacer sus necesidades en el mismo sitio, y en el momento que quieras cambiar ese espacio no entenderá que puede hacerlo. Por eso es mejor que los primeros paseos sean diferentes hasta que se acostumbre a hacer sus necesidades en cualquier lugar de la calle.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos