comunidades

Acariciando a una vaca, qué gran placer...

El destino de Fiete era el matadero, pero le rescataron y ahora vive feliz con su cuidadora. Los sonidos que hace cuando le acarician reflejan la relajación y la felicidad total.


 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos