Estefania Garduño Idea guardada 3 veces
La valoración media de 22 personas es: Excelente

Cambiar el alimento de mi perro gradualmente


Es muy probable que a tu perro no le guste el alimento que está comiendo, incluso, puede ser que nunca haya sido de su agrado. Pero como no hay otra opción, termina por comerlo, hasta que llega un día que se cansa y entonces, decides cambiárselo.

Frecuentemente, si el cambio suele darse brusco y muy rápido, la adaptación del perro al nuevo alimento puede complicarse y causar diarrea y malestar. Esto se debe a que su estómago no tiene un número tan grande de bacterias como las del ser humano y le resulta difícil sintetizar todos los nutrientes.

Es prioritario saber si tu perro perdió el apetito debido a algún problema de salud, si siente molestias al masticar o si el ambiente es muy caluroso, ya que, a veces, estos factores crean un entorno propicio para que pierda el ánimo. Por otro lado, si observas que tu perro desiste de comer sin ningún problema de salud, considera cambiar la marca del alimento y experimentar con otros sabores.

Evidentemente, la primera opción no debería ser darle comida para humanos. En su momento, puede resultar deliciosa y, seguramente, tu perro enloquecerá con su sabor. Sin embargo, este tipo de alimentos, no tienen los nutrientes necesarios para el desarrollo de tu mascota. Además, es muy difícil volverlos a adaptar a una dieta basada en comida para perros. Por tanto, si quieres conseguir un alto porcentaje de vitaminas al mismo tiempo que evitas una enfermedad a tu mejor amigo, sigue alguna de las siguientes opciones nutricionales.  

Si tu perro no tiene muchas ganas de comer y siempre se deja algo en el plato, lo mejor será que comiences a mezclar comida seca y enlatada, una porción por la mañana y otra por la noche, para que sienta mayor saciedad y variedad en cuanto al sabor.

Otra recomendación sería escoger alimentos con un aroma fuerte y agradable, para que tu perro sienta deseos de comer, y triturarlos, ya que eso les puede parecer atractivo. Además, estar acompañados podría ayudar a que sientan un estímulo.

Cambiar el alimento gradualmente

Sabiendo que la dieta es variable y que cada perro tiene diferentes necesidades (cachorro, perro joven y adulto), me centraré en los perros adultos para estandarizar la forma en la que se debe administrar el alimento nuevo y el antiguo.

No debemos pasar de uno a otro bruscamente, sino ir desarrollando esta actividad poco a poco para evitar problemas estomacales en nuestras mascotas.



Una alimentación balanceada y de buena calidad aportará a tu mascota una buena nutrición, un pelaje sano y con más brillo y evacuaciones con heces firmes. Si tu perro a veces sufre diarrea, puede ser síntoma de que la comida que le estás dando no es la más adecuada.

Para realizar el proceso de manera correcta y sin problemas, necesitarás tener en cuenta la siguiente infografía sobre de la dieta a seguir en una semana, que es considerado el tiempo necesario para que tu can se adapte.
 


Si quieres obtener más información relacionada con el cuidado de los perros como un cepillado perfecto, correr sin que te jale de la correa... te recomiendo que visites mi Blog. Encontrarás artículos con datos muy interesantes.
 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos