Ayuda Felina Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Curiosidades felinas


Santa Gertrudis de Nivelles, Patrona de los Gatos.

Las propiedades "mágicas" de los gatos en el mar.

Cheshire, el gato que sonríe.

Los gatos alados.

Los gatos en la música.

Otras curiosidades.
Santa Gertrudis de Nivelles, Patrona de los Gatos

Gertrudis de Nivelles fue una religiosa y santa del territorio franco, fundadora y primera abadesa de Nivelles (Bélgica); es la santa patrona de la ciudad de Nivelles. Su fiesta religiosa se celebra el 17 de marzo. Se le representa con una cruz abacial y/o con una corona de princesa, o como una religiosa.


Procede de una familia renombrada que ocupaba el castillo de Nivelles. Desde su adolescencia, tenía una disposición de espíritu profundamente religioso que le hacía rechazar a los pretendientes que le eran presentados. A la muerte de su padre, su madre, santa Itta, bajo el consejo de san Amand, transforma el castillo familiar en un monasterio mixto, donde ella llega a ser la primera abadesa.

Dedicó su vida a ayudar a personas con necesidad: viajeros sin rumbo, huérfanos, viudas, etc. Su hospitalidad se extendió al reino animal, alimentando y dando afecto a los gatos que rondaban la abadía.

Uno de los milagros que le atribuyen es haber salvado a unos marineros que se encomendaron a ella en un viaje pesado que los amenazó de muerte en el mar. Se dice que en cuanto pronunciaron su nombre, las aguas se calmaron y una criatura marina que los acechaba los dejó ir en paz.

En el siglo XV es invocada contra las invasiones de ratas en los Países Bajos, Alsacia y Cataluña, por lo que se lo conoce también como la santa patrona de los gatos, pues estos felinos ayudan a controlar dichas plagas.

Las propiedades "mágicas" de los gatos en el mar

Gran parte del mundo está plagado de alusiones a las propiedades mágicas de los gatos en el mar. Desde Gran Bretaña hasta las islas del Pacífico, en épocas antiguas y aún en la actual, se ha creído que los gatos son capaces de influir en el tiempo meteorológico:


En el siglo XIX, las compañías de seguros marítimos no aseguraban ningún cargamento a aquellos barcos que no alojaban a un gato permanentemente.

En la Inglaterra del siglo XVII, los marineros más supersticiosos metían a una gata morisca (con pelaje de tres colores distintos) en una olla o vasija de hierro durante las tormentas. El gato se quedaba ahí encerrado hasta que los truenos cesaban. Son frecuentes los relatos en los que el gato del barco salva a su tripulación.

El catamarán (denominado familiarmente en inglés “cat”, gato), una embarcación capaz de mantener la estabilidad en un mar tempestuoso y cuya forma de navegar está basada en la habilidad felina de caer de pie.

En Italia, la expresión gatta marina hace alusión a una nave que se mantiene estable a pesar del fuerte oleaje. Existe incluso un aparejo denominado aparejo de gata utilizado para levar el ancla desde la superficie del agua hasta la serviola.

Cheshire, el gato que sonríe

El hecho de "crear" algo, muchas veces constituye un laberinto lleno de sorpresas. Así, en la creación del cuento "Alicia en el País de las Maravillas", el autor Lewis Carroll (pseudónimo de Charles Dodgson) crea un mundo que siendo aparentemente coherente, muestra una serie de absurdos que tienen sus propias reglas y que a la vez reflejan las situaciones sin sentido que se dan en nuestro mundo cotidiano.


Cuando Alicia entra en este alegre y absurdo mundo del país de las maravillas, en el capítulo "El Cerdito y la Pimienta" se encuentra en la cocina con el famoso gato de Cheshire, el gato que siempre sonrie, un carismático personaje de esta fantástica creación:

"…los únicos seres en aquella cocina que no estornudaban eran la cocinera y un rollizo gatazo que yacía cerca del fuego, con una sonrisa de oreja a oreja".
Alicia pregunta por qué el gato sonrie de aquella manera y la duquesa responde:- Es un gato de Cheshire, por eso sonríe._
- No sabía que los gatos de Cheshire estuvieran siempre sonriendo. En realidad, ni siquiera sabía que los gatos pudieran sonreir.
- Todos pueden, dijo la Duquesa, y muchos lo hacen.
- No sabía de ninguno que lo hiciera…

Así, a lo largo del cuento, el gato se desvanece, aparece y desaparece súbitamente a conveniencia. En otra parte del diálogo, Alicia pregunta:

-…podrías decirme por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?- Eso depende en gran parte del sitio al que quieras._
- No me importa mucho el sitio.
- Entonces, tampoco importa mucho el camino que tomes.
- …siempre que llegue a alguna parte.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente!.

Su conversación con el gato de Cheshire prosigue. Hay relatos fantásticos, llenos de magia, que rompen las categorías de tiempo y espacio. En otro momento, el Gato de Cheshire le dice:

- En esa dirección, vive un sombrerero, y en aquella otra vive una liebre de marzo. Puedes visitar a quien quieras. Ambos están locos.
- ¡Pero yo no quiero ver gente loca!.
- ¡Oh! Eso no lo puedes remediar. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.

De esta forma, en un lugar de rarezas, donde las cosas son completamente opuestas a lo que eran un día anterior o todos los días, bajo un disfraz de locura, podemos conocer a este fascinante gato que entre extraños y controvertidos diálogos, nos invita a ser niños otra vez e increíblemente nos muestra cómo muchos de los procesos y de las cosas que no tienen sentido, se parecen a varios sucesos que vivimos en nuestro mundo "real".

¿Quién hizo la primera ilustración del Gato de Cheshire?

El autor fue el dibujante inglés John Tenniel (1820-1914). Se dice que aceptó ilustrar la obra porque había muchos animales y a él le gustaban. Sin embargo, resultó ser la tarea más desagradable de su carrera por las exigencias del escritor.

Los gatos alados

Los gatos "alados" no son raros y su existencia está documentada al menos desde 1899, cuando Stand Magazine publicó la fotografía de un gato con apariencia normal procedente de Wiveliscombre, Inglaterra, con un par de alas cubierta de piel, que brotaban de entre sus hombros y ancas.


En 1933, un gato alado de color blanco se exhibió en el zoológico de Oxford. También está el caso de un gato sueco cuyas alas extendidas medían 60 cms que se dio a conocer en 1949. En 1986, un gato blanco con negro que habitaba en Gales, incluso mudó sus alas.

Claro que no se tratan de alas de verdad, sino de una enfermedad llamada astenia cutánea felina, que hace que la piel del gato se dilate en extensiones con forma de alas, las cuales son frágiles y a menudo se caen sin sangrado, lo que crea la ilusión de que las mudaron.

Los gatos en la música

Los gatos han aparecido en la música de occidente durante varios siglos. Las canciones sobre gatos abundan en los cánticos infantiles, se han escrito famosos poemas y adaptado música. Muchas piezas instrumentales han sido inspiradas por los gatos:

Scarlatti y Liszt compusieron piezas tituladas "La Fuga del Gato".

Chopin produjo el "Vals del Gato".

Stravínsky escribió canciones de cuna inspirado en el gato.

Prokofiev utilizó sensuales sonidos para denotar al gato en su obra "Pedro y el Lobo".

Zey Confrey imitó un gato corriendo sobre el piano en su clásico de jazz "Gatito en el Teclado".

El famoso ballet de Tschaikovsky "La Bella Durmiente" contiene una famosa escena en la cual dos bailarines (El Gato con Botas y El Gato Blanco), imitan movimientos felinos.

Hay muchas otras danzas inspiradas por los gatos, y el ballet ha nombrado a uno de sus más difíciles pasos inspirado en estos graciosos animales, hablamos del pas de chat o paso de gato.

Otras curiosidades

En las Montañas Ozark de Tenesse y Arkansas (EE.UU), aquella mujer que no sabía qué respuesta dar ante una petición de matrimonio, tomaba tres pelos de la cola de un gato y los ponía en una pieza de papel doblado que colocaba luego bajo la entrada de su puerta. Ella respondería de acuerdo a la formación de los pelos: Una "N" significaba No. Una "Y" significaba Yes (si).

También en Estados Unidos de América, antiguamente se creía que un gato posado sobre una lápida indicaba que el alma de la persona que yacía enterrada allí, estaba bajo el control del demonio.

Si se observan a dos gatos peleando sobre una tumba, significaba que el demonio y el ángel de la guarda de esa persona, estaban entablando una lucha para determinar quién conservaría el control de su alma.

A inicios del Siglo XVI, un visitante inglés solía hacer una caricia o darle un beso al gato de la casa donde llegaba como una costumbre para desear prosperidad y buenos deseos a la familia dueña del gato.

En Irlanda, un gato que pasaba frente a las casas a la media noche simbolizaba el deceso de algún familiar mediante el ataque de alguna epidemia.

Fuente: este post proviene de Ayuda Felina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tipos de saltos que dan los gatos

La agilidad y elasticidad de los gatos les permiten dar diferentes tipos de saltos de acuerdo a la situación que se presente: Brinco.- Cuando un gato va a hacer un brinco, utiliza los músculos de las ...

La sexualidad en los gatos

¿Cómo saber si es gatita o gatito? La pubertad en los gatos. El apareamiento. ¿Cómo saber si es gatita o gatito? Cuando tienen poco tiempo de nacidos es muy difícil distinguir el sexo de los gatitos, ...

Leyendas felinas

La Casona de los Gatos (leyenda mexicana). El Rei dels Gats (leyenda catalana). El Rey de los Gatos (leyenda inglesa). Ngariman (leyenda australiana). El gato y el Arca de Noé (leyenda bíblica). L ...

Etiquetas: Curiosidades

Recomendamos