Cómo evitar la ansiedad del perro

Imagen 0


Un caso muy común: marcharse al trabajo, y al volver encontrar papel de WC destrozado por el suelo, la ropa tirada, los muebles roídos, la puerta arañada y un perro que salta, brinca, ladra y mueve la cola como si se le fuera a caer.

Una situación cada vez más frecuente y que parece tan difícil de controlar: el perro que se queda atrás, ansioso y a solas, está preocupado, no sabe adónde has ido ni cuándo volverás, y te quiere a su lado, ¿dónde estás? Empieza a ponerse nervioso y para aliviarse hace lo único que se le ocurre: ensañarse con los objetos de la casa.

Es posible que también sufras estos problemas, que pueden llegar a ser más que molestos, un incordio. Tu perro destroza tus cosas mientras no estás ahí para controlarlo, pero cuando estás con él se porta de un modo ideal…¿Qué es lo que falla?

Mi intención es ayudarte a evitar la ansiedad de tu perro en tu ausencia.

Sigue mis consejos y podrás librarte por fin de estos malos hábitos: nunca al volver a casa encontrarás la cama deshecha o la puerta arañada, porque tu perro aprenderá gracias a esta guía a permanecer tranquilo aunque no estés con él.

¿Cómo puedes hacerlo? En realidad es muy sencillo: consigue que tu perro relacione tu ausencia con un tiempo de tranquilidad y descanso, no como algo malo. Hazlo, y tu fiel mascota nunca volverá a sorprenderte con cosas rotas mientras no estás.

¿Sabías que la mayor parte de las veces, cuando tu perro muestra tendencias destructivas en tu ausencia, es porque te echa de menos? ¿Te haces una idea de por qué?

Está probado que en la mayoría de los casos, nosotros como propietarios de los perros los ponemos nerviosos al irnos, y el animal queda en un estado de estrés que sólo se desahoga al morder y arañar cosas para desahogarse.

Lo más importante para evitar esta ansiedad en la que tu perro se sume cuando te marchas es evitar que relacione tu partida con el nerviosismo, y para ello lo mejor que puedes hacer es enseñarle poco a poco que es bueno que esté solo un tiempo para descansar o relajarse.

¿Cómo? Ahora mismo te lo voy a decir.

Hay dos bases que debes implementar en tu vida para conseguir buenos resultados.

La primera es ayudarle a tener una rutina a la que plegarse. Que coma a las mismas horas, salir a las mismas horas, y lo más importante: que cuando te vayas sea también a las mismas horas. Así es como su organismo se acostumbra al horario.

En segundo lugar, y esto es de vital importancia, ayúdale a hacer mucho ejercicio. Largos paseos varias veces al día y algunos juegos dentro de casa deberían ser suficientes, pero ten en cuenta que cada perro es único, y nadie mejor que tú va a conocer al tuyo. Si hace ejercicio, tiene menos energía; si tiene menos energía, está menos dispuesto a estresarse y enfurruñarse al quedarse solo. ¿Y qué significa eso? ¡Menos destrucción!

Ahora el mejor consejo que puedo darte.

Consigue para tu perro algunos juguetes recargables.

Se trata de juguetes donde puedes meter golosinas. El animal debe morder y jugar hasta que las golosinas salen, y eso lo alienta a intentarlo con más ahínco.

Es un entretenimiento increíble para nuestros amigos caninos. Enséñale a estar con sus juguetes; recompénsalo con caricias cuando veas que juega, para que sepa que eso es bueno, que te gusta que lo haga.

Lo ideal es que mientras estés con él no tenga el juguete a mano; déjaselo sólo cuando te vayas.

Hazlo así:

Llévalo a un cuarto donde no haya nada que pueda romper. Déjale el juguete. Que se ponga a jugar. Te marchas durante cinco minutos y vuelves. Si está tranquilo, lo recompensas.

En otra ocasión repites el proceso, pero alargas más tu marcha. Estate atento. ¿Ladra? ¿Llora? ¿Rasca la puerta? Si ves que se pone nervioso detén el proceso de inmediato. Si no, a tu vuelta recompénsalo por estar tranquilo.

Empieza a salir de casa de vez en cuando, dejándole sus juguetes recargables para que se entretenga. Coge las llaves y sal un par de minutos. Al día siguiente coge las llaves pero no salgas, y vete al cabo de un rato por unos cinco minutos. Ves alargando tus salidas, y siempre que esté tranquilo recompénsalo con serenidad, nunca alterándolo.

Pon en práctica AHORA MISMO estos consejos. Impón una rutina a la que tu perro se pueda ajustar, y empieza a controlar de inmediato cualquier actitud ansiosa en tu ausencia.

Por supuesto, nuestros perros tienen a menudo algunos hábitos desagradables que querríamos controlar…No sólo la ansiedad, también agresividad, dominación, miedo, o tal vez desobediencia.

La mejor manera de controlarlos todos, de conseguir que tu mascota sea dócil, obediente y feliz, es llevar a cabo el correcto adiestramiento canino. Adiestra a tu perro y conseguirás que tanto tú como él seáis más felices.

La mejor manera de controlarlos todos, de conseguir que tu mascota sea dócil, obediente y feliz, es llevar a cabo el correcto adiestramiento canino. Adiestra a tu perro y conseguirás que tanto tú como él seáis más felices.

Si quieres saber más sobre el adiestramiento canino y todo lo relacionado con ello y los canes, no dudes en pasarte por mi página. Recibirás mis consejos de forma gratuita. 

>>>Click Aquí Para Saber Más  Sobre Como Adiestrar a Tu Perro y Que OBEDEZCA<<<

Marcos Mendoza
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: