comunidades

Desahucian a una mujer que vivía con 180 gatos y que era vecina de un partido animalista

Una mujer ha sido desahuciada en su vivienda de Lisboa (Portugal) por desatender los pagos del alquiler de su piso. Pero no era la única que residía en la vivienda. Cuál fue la sorpresa que se llevó el funcionario judicial cuando se dispuso a desalojar a la vecina: ¡vivía con 180 gatos!, la mayoría de ellos desnutridos y enfermos... y algunos incluso muertos. 



Lo más irónico de esta historia es que en el piso de abajo se encuentra la sede de un partido político portugués que defiende los derechos de los animales, el PAN (Personas, Animales, Naturaleza). Los miembros de este partido se quedaron asombrados, puesto que no se explicaban cómo no se habían dado cuenta antes de la situación que se vivía en aquel piso vecino.

La realidad de esta circunstancia es que se trata mujer enferma con el síndrome de Noé. Una enfermedad mental que hace acumular seres vivos en un espacio aunque se tenga tantos que sea imposible hacerse cargo de todos. Su origen radica en la soledad que siente una persona, lo que acaba desestabilizando su situación económica por querer alimentar a todos los animales que acumula. La mayoría de personas que padecen este trastorno piensan que le están haciendo un favor a los animales debido a que la mayoría son cogidos de la calle. Esta vecina ya no pagaba el alquiler del piso, ni tenía agua ni luz por impago de los recibos, pero había tenido dinero. Era una conocida psiquiatra de Lisboa, aunque desde hacía años ya no ejercía su profesión.

Tras vivir esta situación, el PAN tomó una iniciativa parlamentaria que fue aprobada por mayoría, donde se aprobó crear un grupo de trabajo para erradicar este problema. Un plan que se basa en prevenir estas enfermedades mentales y otras como el síndrome de Diógenes y, en su defecto, tratar a las personas que ya las padezcan. 

Se trata de una medida importante, ya que si no se trata a tiempo, este tipo de males se puede convertir en un problema de salud pública. El hacinamiento, la falta de higiene, etc, producen enfermedades parasitarias, infecciosas y problemas de comportamiento en los animales. Normalmente, los casos de este síndrome suelen salir a la luz por denuncias de algún vecino, bien concienciado por el mal estado de los animales o bien por las molestias que ocasionan.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos