comunidades

El dulce no es bueno para los perros ni para los gatos... ¡cuidado!

Ya lo habíais escuchado seguro...¡el dulce está prohibido para vuestras mascotas! En este post te ampliamos la información y además te contamos una curiosidad relacionada con los dulces y los gatos.


No es un mito, no estamos diciendo que darle un pedacito de chocolate un día a tu mascota le vaya a causar una enfermedad, pero lo que sí esta médicamente probado es que hacerlo con normalidad puede causarle graves problemas.

Debemos tener en cuenta que nuestros compañeros, tanto gatos como perros, no tienen nuestro mismo sistema digestivo, difiere del nuestro... y mucho.

En el caso de los perros, tendemos a pensar con mucha frecuencia que se tratan de animales omnívoros y que, por lo tanto, pueden comer lo mismo que nosotros. Nada más lejos de la realidad.

A parte de esto, ellos no tienen un intestino como el nuestro, por lo tanto no trabaja de igual forma. Su intestino es corto y no pueden procesar ciertos alimentos ni metabolizar algunos azúcares o vitaminas con facilidad.

Todo esto tiene como consecuencia la aparición de ciertas enfermedades, como la diabetes, que se presenta cuando tu cachorro posee altos niveles de azúcar en su sangre y puede causar en el animal perdida de energía y de peso. 

Otro problema que pueden llegar a presentar es la pancreatitis, el animal rechazará la comida y quizás llegue a presentar un temperatura corporal elevada. Esta inflamación del páncreas supone un gran peligro para él, por lo que la visita urgente al veterinario es obligada.

En otros casos, el dulce causará problemas como caries u obesidad


El caso de los gatos quizás lo hayas escuchado con menos frecuencia, pero es igual de importante tener información sobre el tema.

Para comenzar, la curiosidad que mencionábamos antes se trata de que el paladar de los gatos no percibe el dulce. Esto se debe a que su sentido del gusto está poco desarrollado puesto que es necesario producir dos proteínas para percibir este sabor, de las cuales, en los felinos, solo una detecta la presencia del azúcar. Sin embargo, si normalmente le damos dulce a nuestro compañero, al final se acostumbrará y querrá más.

Las consecuencias que se pueden presentar en nuestro amigo gatuno es que desarrolle obesidad, gases que puedan acabar en cólicos y hasta diarrea. Así que evita estos alimentos y hacérselo pasar mal.

Esperamos que esta información te haya servido de ayuda y que la próxima vez te pienses dos veces qué le das de comer a tu mascota. ¡Hasta el siguiente post!
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos