comunidades

Instinto de presa en perros

Muchos perros manifiestan una conducta que llega a ser preocupante: el instinto de presa.

Por lo general, esta conducta forma parte de la especie canina que busca recolectar comida.

En un perro predador esto quiere decir que posee un instinto de presa que dirige las técnicas de perseguir, cazar y matar.

Su principal característica se basa en la acción de atrapar cualquier objeto que se encuentre en movimiento.

Instinto de presa Vs instinto de caza

Generalmente, el instinto de presa es la acción que conlleva a perseguir un objeto en movimiento.

Es un comportamiento de los perros al momento de descubrir a una presa, perseguirla, saltar sobre ella para agarrarla, matarla y, tras ello, llevársela para comerla en un lugar seguro.

Para hablar del instinto de presa en los perros, es inevitable pasar por alto el instinto de caza, debido a que ambos se encuentran relacionados entre sí.

El instinto de caza en los perros, suele estar presente en estados donde la finalidad fundamental es cazar para poder alimentarse de lo que se caza.

En los perros domésticos es complicado encontrar este tipo de instinto, debido a la crianza que llevan, a menos que se traten de perros salvajes.

Por lo general, los perros se han visto modificados y hoy día es común observarlos perseguir pelotas, roedores o liebres. Esto lo realizan con el fin de saciar su propio instinto.

Es importante destacar que, el instinto de caza puede variar de un perro a otro por diversos factores.

Además, no siempre será con la misma intensidad dentro de una raza.

Esto se debe a que puede determinarse por la crianza, potenciación y genética del perro.

El instinto de caza no es ni positivo ni negativo.

¿Cuándo surge el instinto de presa en un perro?

El instinto de presa es la consecución del instinto de caza, es decir, cuando un perro activa su instinto de caza: la finalidad es poder apresar a la misma causándole la muerte para que sirva como su alimento.

Aunque esto es un estado salvaje, debido a que, como se mencionó con anterioridad, los perros domésticos no requieren de este comportamiento para obtener alimento.

Se habla de una conducta innata en los perros debido a que anular el instinto no resulta ser viable, a menos no en un corto plazo.

Sin embargo, al ser un instinto puede ser repotenciado y trabajado para mejorar las aptitudes, bien sea para desenvolverse mejor en la caza, o para perros de trabajo.

Razas: algunas características físicas y conductuales de un perro con instinto de presa

En muchas ocasiones, al hablar de un perro con instinto de presa, se cree que es uno de gran mandíbula y de gran musculatura.

Sin embargo, nada de esto se acerca a la realidad. Los perros con este instinto pueden ser potenciados dependiendo de varios factores.

Algunas razas suelen ser más propensas a tener un instinto de presa, pero esto se debe más por sus características físicas y, por supuesto, conductuales.

Un ejemplo claro de esto son las diferencias entre razas como el Jack Russell y un Rottweiler, ya que el primero tiene un alto instinto de presa y es un perro excelente para utilizarse en la caza.

Por supuesto, un Rottweiler tendrá mayor presión sobre su presa al capturarla, pero no se trata de la potencia, sino del instinto.

Por otra parte, existen perros que poseen un instinto de caza/presa mucho más alto que otros debido a sus características físicas, pero que no tienen la capacidad necesaria para realizar diversas labores en ciertos campos.

Estos perros son ideales para realizar diversas labores gracias a sus características físicas, conductuales e idóneas que los hacen estar listos para desempeñarse en la caza, guarda y defensa.

Un claro ejemplo de razas con alto potencial de presa es el Bulldog, pero no pueden realizar algunos trabajos por sus limitaciones físicas.

Pero seguiría presente el instinto de presa al momento de perseguir un mordedor o pelota. Esta raza es descartada como perros de trabajo, pero sí son ideales para compañía.

¿Qué razas tienen mayor instinto de presa?

Por mencionar algunas razas, se puede decir que las siguientes poseen un alto nivel de instinto de presa:

Pastor Alemán.

Pastor Belga.

American Staffordshire Terrier.

Rottweiler.
También existen otras razas que sobresalen en los trabajos, porque se caracterizan por su instinto de presa potente.

Algunos de ellos son los Pit Bull Terrier y el Dogo Argentino, ambos considerados perros de presa por excelencia.

Por lo tanto, todo depende del tipo de perro que desee adoptar, puesto a que, si necesita uno para terapia, el instinto de presa no tendrá gran importancia.

Por otra parte, si se busca un perro para trabajos deportivos, que sea operativo y posea fuerza en la caza, es importante seleccionar uno que desde cachorro posea cualidades del instinto de presa.

De esta manera, será mucho más fácil para el adoptante lograr potenciar otras aptitudes y mejorarlas en función del crecimiento del perro.

instinto de presa en perros


Enfoque y canalización del instinto de presa en los perros

Una vez que el nuevo integrante llega a la familia, comienzan a surgir diferentes dudas en sus adoptantes.

Si el perro posee un instinto de presa se generan ciertas preocupaciones, entre ellas: ¿Cómo saciarle el instinto de presa? ¿Es corrector dejarlo morder cosas? ¿Se volverá agresivo conmigo o mi familia?

Todas estas dudas son sumamente comunes. Al tener un perro con este instinto, muchas veces no se sabe qué hacer ni cómo podría reaccionar el perro.

Es normal que si el perro llega a una nueva familia es porque ya se conoce su carácter, las ganas que tienen de morder cosas y la intensidad con la que lo hace.

Esto no debería ser un problema, el problema se presenta cuando no existen las herramientas necesarias ni el conocimiento para ayudarlo correctamente a canalizar el instinto.

Importante: Por complejo que parezca, para saciar el instinto de presa en un perro es importante trabajar continuamente en él mismo.

No sirve de nada ignorar al perro, regañarle y sacudir su mordedor de manera molesta por no tener paciencia.

Ser adoptantes de un perro, con instinto de presa o no, es una responsabilidad que se adquiere al convertirlo en un nuevo miembro de la familia.

En ese sentido, es muy importante cubrir todas sus necesidades y eso incluye el instinto de presa que el perro pueda tener.

Recuerda que tú mismo decidiste elegirlo.

¿Cómo es un perro con instinto de presa o perros de presa?

Una vez que se tiene claro que cualquier raza o perro doméstico puede tener instinto de presa, sus características pueden ser diferentes, y también la forma de cubrirlas.

Algunos perros se han ganado el apodo de “perros de presa” por los siguientes motivos:

Perros con fuerte musculatura:

Estos perros poseen un cuerpo atlético, son veloces y muy potentes. Tienen un cráneo ancho y una zona masorética muy desarrollada, dotándolos de una gran potencia.

Se caracterizan por tener una gran perfección al momento de capturar a sus presas y fijar la mordida sin soltarla en ningún momento. Todo esto va acompañado de una gran tenacidad y fuerza inigualable.

También son conocidos como perros de lucha, debido a que en ocasiones anulan su propia supervivencia y no sueltan a su presa anteponiéndola ante su propia vida.
Estos son los perros conocidos por excelencia como perros de presa:

Dogo Argentino.

Pit Bull.
Ambas razas mencionadas tienen una gran potencia al morder de forma descomunal.

Son capaces de aguantar a su presa en un combate durante largos minutos y hasta con animales que llegan a doblarles el tamaño.

Nota: Es notable las diferencias que pueden existir entre los perros con instinto de presa y sus razas, puesto a que un Border Collie no tiene las mismas características idónea, a diferencia de un perro con una presión mandibular capaz de apresar a su presa y no soltarla por largos periodos.

Por lo tanto, se puede decir que entre los perros de presa existen aptitudes que los hacen sobresalir de otras razas.

De igual forma, es importante tomar muy en cuenta la crianza que se les brinde.

Ventajas y desventajas de un perro con alto instinto de presa

Realmente no existen desventajas con referencia al instinto de presa en un perro.

Lo importante es que se tengan los conocimientos necesarios para poder cumplir con los requerimientos y necesidades de un perro con este instinto.

Por otra parte, existen grandes ventajas en cuanto a los perros que disfrutan del deporte.

Ya que, son más fáciles de adiestrar en el ámbito deportivo, pero también pueden serlo en cualquier otra práctica que se desee.

Aunque son perros que disfrutan de correr, perseguir la pelota y hacer de rescate, siguen siendo disciplinas que deben premiarse en el momento necesario como, por ejemplo, ofrecerles juguetes que sean apetecibles para morder.

De esta manera, se puede asegurar un mejor rendimiento en las tareas, debido a que estará a la espera de su premio.

Juegos óptimos para un perro de presa

Existen juegos que pueden saciar el instinto de presa en un perro, además de ayudarlo a potenciarlo o rebajarlo.

El estado emocional y una aptitud física adecuada, son importantes para llevar a cabo los diferentes juegos para satisfacer el instinto de presa.

En pocas palabras, el perro debe contar con una salud apropiada para llevar a cabo este tipo de juegos.

Es importante no forzarlos, no se trata de un trabajo sino de un juego para satisfacer su instinto, por lo que no se debe someter al perro a diferentes niveles de estrés o frustración.

Una vez que se tienen presentes estos puntos, se pueden iniciar con algunos ejercicios básicos, para comenzar a trabajar el instinto de presa en su mascota:

El columpio

Se trata de un columpio que se realiza con goma resistente, es similar al neumático de bicicletas, el cual debe ser colocado en una altura adecuada.

Es importante colocarlo correctamente.

La forma correcta para que el perro realice este ejercicio es con su cuerpo en vertical hacia el suelo.

Sus patas traseras deben estar apoyadas de la misma manera.

De esta forma el perro puede trabajar varias partes de su cuerpo y está exento a posibles caídas y riesgos. Es posible que a raíz de una mala caída pueda traer graves consecuencias.

Tug of War

Este ejercicio consiste en una pelea por el mordedor.

Se deben colocar dos perros, uno frente al otro en distancias prudenciales.

Este juego es similar al juego de la soga que muchas personas solían jugar, solo que la herramienta en este caso será la mandíbula.

Es un ejercicio donde se trabajan diferentes zonas del cuerpo del perro, como por ejemplo el cuello, la zona masorética y lumbar.

Flirt Pole

Se trata de uno de los juegos más utilizados por adoptantes y preferido por la gran mayoría de los perros.

Consiste en utilizar un palo que en su extremo lleva un mordedor sujeto a una cuerda.

El juego hace que llevemos hacia diferentes cambios de dirección al perro, así como en diversas velocidades y alturas.

No se trata de que el perro no tome su presa, en este caso el juguete, sino que cada cierto tiempo se le permita poder tomar su trofeo y jugar a las luchas.

Entre todos los ejercicios mencionados, este puede llegar a ser uno de los más indicados, debido a que también los adoptantes comparten el momento del juego junto a sus perros.

Conclusión

El instinto de presa es más una habilidad que un problema para muchos adoptantes.

Es importante conocer a profundidad a un perro antes de adoptarlo, debido a que esto puede evitar el abandono de muchas mascotas que manifiestan este instinto frente a sus adoptantes.

Un perro correctamente entrenado puede llegar a ser un gran compañero que desempeña diversas tareas de caza y compañía.

Por lo tanto, ver el instinto de presa como un problema, no ayudará a mejorar la situación de un perro que requiere de entrenamiento para controlarlo e impulsarlo adecuadamente. 

Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Fuente: este post proviene de Como educar a un cachorro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos