comunidades

La intolerancia


Elsie Carbó

grillosazules@gmail.com



La intolerancia nos ha sumido en el desconcierto, qué digo, nos ha llevado a la catástrofe en muchos casos, es uno de los males que nos destruye la confianza y la fe que podríamos tener para construir algo mejor en el futuro, y la palpamos en casi todo lo que nos rodea y es polémico, ya sea la creación de un club para empinar chiringas, un grupo vegetariano, una revista digital o una asociación para ayuda a los animales, que es a lo que me voy a limitar en este caso. No estamos educados en la coexistencia y en el saber definir a cuál objetivo nos debemos enfocar y a veces perdemos la ruta en chismes, venganzas, envidias, opiniones infundadas y otras formas de desidia que no son otra cosa que meros caminos de la intolerancia que llevamos en el hígado.

Y ya seguramente pensarán adónde conduce esta descarga pero sin duda alguna hemos presenciado muchas batallas que se pierden gracias a la intolerancia, y pongo como ejemplo la que existe entre los proteccionistas o grupos amantes de los animales que trabajan en el país y que ya tienen delegados fuera de él. Desavenencias, inconformidades, malas caras, prejuicios, intransigencia y una total intolerancia entre casi todos los miembros de los diferentes grupos, proyectos o asociaciones que existen, sin pensar que esas actitudes vulneran y dañan a las propias criaturas que pretendemos defender.

Como testigo de algunas de estas historias puedo dar fe, por ejemplo cuando la creación de PAC (Protección Animales de la Ciudad). Ya conocía desde años atrás la existencia de Aniplant, cuya presidente es Nora García, pero PAC se formó como proyecto independiente de esta ONG, y realmente lo hizo con mucho entusiasmo, pero al correr del tiempo, algunos de sus miembros y parte de sus directivos se escinden y pasan a crear el proyecto CEDA, (Cubanos en Defensa de los Animales) que también comenzó con muy buen entusiasmo, sorteando las limitaciones y adversidades inherentes a una obra que no tiene hasta hoy respaldo oficial. Ahora lo que a mí siempre me llamó la atención son los pocos vínculos de trabajo o cooperación entre ellos, más bien hay un distanciamiento o una corriente de pensamiento disociada a lo que deben ser las buenas relaciones entre voluntades que luchan por un mismo fin, y esto no quiere decir que necesariamente estén obligados a ser amigables, sino a ayudarse mutuamente o a colaborar en las acciones para cerrar filas en empeños mayores como es la solicitud a la Asamblea Nacional de una Ley que penalice el maltrato y beneficie la vida de los animales en nuestra sociedad, por ejemplo, pues como tengo entendido que cada uno de estos grupos ha hecho su solicitud por separado, pienso que para los mismos encargados de leer tales anteproyectos resultará un verdadero caos la selección, y de lo que se trata en realidad es de unir esfuerzos para enfrentar las verdaderas batallas que tenemos por delante, como esta otra, además de la ley, sobre la visibilidad en los medios nacionales, y lograr que se refuerce en los colegios una asignatura más para inculcar en el niño el amor a la naturaleza, su entorno, los animales, pues solo así aseguraremos un mejor planeta.

Debo aclarar que al margen de estos grupos que son los más relevante y conocidos para el público por su sistemática divulgación en las redes sociales y los emails que circulan en una parte de la población, existen otros que también trabajan en campañas, esterilizaciones y dando amparo a los animales desvalidos y abandonados, aunque su labor no sea muy publicitada, no por eso deja de ser trascendente.

Entonces tenemos a una masa de proteccionistas o protectoras que a veces no benefician la labor de saneamiento y socorro a los animales que a fin de cuentas es lo primero que se debe tener presente, no se gana una batallas denigrando al enemigo, no podemos demostrar nuestro sentido humanitario menospreciando la faena de los demás, y eso es lo que está ocurriendo con una buena parte de los integrantes de estos proyectos, asociaciones o grupos de trabajo, por lo que no sería una mala idea llamar la atención sobre estos aspectos, para tratar de tener un enfoque menos áspero teniendo en cuenta que rectificar es de inteligentes, si en realidad queremos organizar algo importante para velar por los animales.



No es un secreto la infinidad de problemas o infortunios que enfrentan quienes realmente ponen su corazón por delante a la hora de rescatar un animal o brindarle tránsito, a veces no se sabe ni a quién dirigirse, o no tienen la menor idea de quienes son los responsables de apoyarte con algún medicamento para un animal herido, son muchas las quejas y los contrastes, sin olvidar que somos una sociedad que tiene escasa conciencia de lo que es el sufrimiento de un perro, un gato, digamos también palomas, caballos, gallos, y más. Aunque no se puede dudar que poco a poco se está generando un sentimiento alentador que observa el entorno con otra mirada, pero que podría ser mucho más rico si nuestros medios lo acompañaran con campañas y spot inteligentes como lo hacen con otros flagelos que azotan a la familia cubana, o es que acaso el maltrato, el abuso y la violencia contra los animales no es una amenaza para la propia sociedad? En esto también hay que pensar, pero mientras tanto, de lo que sí estoy segura es que si no dejamos a un lado ese fantasma de la intolerancia, ni la familia, ni la sociedad, ni nuestros animales podrán gozar algún día de su derecho al bienestar.

Fuente: este post proviene de Elsatocubano, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿Qué es el tránsito temporal?

Por Elsie Carbó ecarbo@enet.cu Cuando te involucras de corazón en una cruzada en defensa de los animales ni te imaginas las sorpresas y los deleites que te pueden esperar. En estas obras de rescate y ...

Divide y vencerás

Por Elsie Carbó grillosazules@gmail.com Perros famélicos y hambrientos, hacinados en lugares públicos donde su ...

Etiquetas:

Recomendamos