Blog de AitanaGUriarte Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Cómo plantear la alimentación de nuestros mejores amigos

A la hora de alimentar a nuestras mascotas son muchas las lógicas dudas que nos pueden abordar: que si es mejor el pienso natural para perros o restos de nuestra comida, que si es adecuado el uso de algunos productos frente a otros, que si complementos, que si horas… Toda duda es poca frente a la importancia de un buen cuidado de nuestros más fieles compañeros. Os resolvemos alguna de ellas, sobre todo a la hora de plantear qué y cómo debemos nutrirlos.



Para cada perro, un tipo de alimentación

Lo primero comenzar con lo más básico: no podemos alimentar a nuestro perro con cualquier fórmula, por lo que acudir a los restos de comida como principal fuente de nutrición resulta una mala idea.
Por ello, los piensos y preparados se componen de nutrientes específicos, basándose en tres pilares: edad, nivel de actividad física o fisiológica y su tamaño. Elige el apropiado para tu amigo peludo y evita males mayores por darle de comer comidas aleatorias que pueden producirle desde alergias hasta empachos u otros problemas digestivos.

Preferiblemente en el mismo sitio y a la misma hora

El término doméstico es debido a que acostumbramos a nuestra mascota a unos hábitos que, pese a su naturaleza independiente, les acaba por crear hábitos, también en cuanto a hora y sitio donde encontrarse sus comidas. Por ello, debemos siempre tenerles preparado el pienso o la ración de alimentos adecuada a unos tiempos adecuados para ello: después del paseo, tras descansar, etc.

Por las mismas razones, debemos proporcionarle la comida en el mismo recipiente y lugar, además de tenerle siempre preparado un cuenco con agua para que se hidrate por sí solo cuando considere que lo necesita.

Cuida cantidades y raciones

Un mal hábito a la hora de alimentar a nuestras queridas mascotas es hacerlo volcando el saco de pienso o la ración de comida sin más cálculo que lo que quepa en el recipiente o a ojo.
Sobrepasarnos con las raciones puede conllevar problemas de obesidad y respiratorios, al igual que no ofrecerles la ración necesaria falta de energía, debilidad, caída del pelo y otros problemas derivados.

Por otra parte, si es importante adecuarle unas horas de alimentación es precisamente para no tener que estar constantemente ofreciéndoles comida que les provoque un exceso de nutrientes.

Ante cualquier duda: consulta al veterinario

En las bolsas de pienso podrás encontrar toda la información relevante a los tres pilares de la alimentación perruna descritos: edad, tamaño y actividad, por lo que siempre debes tener muy en cuenta esta información nutricional.
Si ésta o cualquier otra cuestión te generara algún tipo de duda (por ejemplo, razas pequeñas en las que pese a la edad el tamaño no varía en exceso) que el prospecto del pienso o producto específico para perros no aclare, tienes en la figura del veterinario el profesional que necesitas para que te dé todas las indicaciones respecto al cuidado y a la alimentación de tu perro.
Por otra parte el veterinario te puede ayudar en otras cuestiones como la transición de un tipo de alimentación a otra, que se debe hacer de forma ordenada y progresiva para no producir trastornos en el animal ni causarle rechazo.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos