Mascotas

Gato Viral Idea guardada 39 veces
La valoración media de 217 personas es: Excelente

Cómo se propagan las enfermedades infecciosas felinas

Los gatos son las mascotas más ‘virales’ que existen… ¡en Internet! Si buscamos vídeos de gatos en redes sociales, podemos encontrarlos por miles y pasar horas y horas disfrutando de sus hazañas, peculiar carácter y atractivo.



Aunque esta ‘viralidad’ felina en la Red sea muy divertida, desde Boehringer Ingelheim no queremos que ese término traspase la pantalla del móvil o el ordenador. Por este motivo, presentamos la campaña “GatoViral” con el lema ‘¡No dejes que este gato se vuelva viral!’ a fin de concienciar sobre la importancia que tiene la vacunación como vía efectiva para proteger a los gatos frente a varias enfermedades.

A pesar de que muchos piensen que la vacunación de los gatos está plenamente instaurada en nuestra sociedad, lo cierto es que los datos demuestran lo contrario: de los cerca de 2,3 millones de gatos que hay en España, la mitad, algo más de un millón, no han sido vacunados en el último año.

Para comprender estos datos hay que saber que existe una errónea creencia popular que los motiva: si un gato es vacunado de cachorro, tiene inmunidad frente a las enfermedades infecciosas de por vida. Una vez puesta la vacuna, alcanza un máximo de inmunidad que paulatinamente va disminuyendo, dejando al gato desprotegido poco a poco. Por tanto, es indispensable poner aquellas vacunas de refuerzo que le ayudarán a que su respuesta inmune se mantenga estable.

Vacunas: protección para tu gato y para los demás

Las vacunas protegen a tu compañero felino frente a un gran abanico de enfermedades infecciosas que pueden ser muy molestas para él y, en ocasiones, peligrosas. Pero, además, si se cumplen los calendarios de vacunación, estaremos evitando que aquellos que ya hayan sido infectados puedan propagar las enfermedades y producir problemas de salud en otros gatos.

Las patologías infecciosas se transmiten fácilmente entre humanos y ocurre de igual forma en el mundo felino. Un gato infectado es un riesgo para otros gatos porque existen vías muy comunes de contagio y propagación de las enfermedades infecciosas más comunes: mediante contacto directo, por el uso de enseres comunes, por mordiscos o arañazos…

Continúa leyendo para conocer en profundidad este tema.

Propagación de las enfermedades infecciosas de los gatos

- Panleucopenia felina. Conocida también como enteritis infecciosa felina, esta enfermedad, que puede llegar a ser bastante grave, se transmite por contacto directo entre gatos, pero también a través de una vía sorprendente: el calzado y la ropa que llevamos puesta puede ser portadora del virus, por lo que se podría introducir en un hogar desde la calle.

- Virus de la Leucemia Felina: este virus, que ataca directamente al sistema inmunitario del gato, se puede pasar de un animal a otro al lamerse entre ellos, compartir los boles de comida o los areneros, así como por medio de mordiscos.

- Gripe felina: esta está producida por el Herpesvirus felino que, al liberarse por las secreciones que genera en ojos, nariz y boca, se contagia de forma fácil y directa.



 

- Calcivirus felino: el problema de este virus es que existen muchas cepas y son muy resistentes, pudiendo quedar en el entorno durante un mes a pesar de haber sido desinfectado. Por ello, aunque el contacto directo entre gatos es la principal vía de propagación, su difícil eliminación hace que también se pueda contagiar a través del calzado o la ropa de los dueños.

- Clamidiosis felina: esta enfermedad se transmite mediante una bacteria en lugar de un virus que se excreta por los ojos. Su propagación es más compleja, ya que el contacto tiene que ser muy estrecho para que se llegue a transmitir la bacteria de un gato a otro.

- Rabia felina: una de las enfermedades más graves que se puede dar en los gatos. Su propagación se produce a través de mordiscos (la saliva es la vía de contagio) y, en este caso, conviene saber que puede afectar tanto a gatos como a humanos.

La prevención, el mejor control

Para evitar llegar al extremo de tener que aislar a un gato enfermo de otros o llevar a cabo en el hogar medidas de higiene urgentes para impedir el contagio, es mejor prevenir que la enfermedad haga acto de presencia con el método más eficaz y sencillo que existe: la vacunación. En Boehringer Ingelheim queremos que esta cuestión quede clara: ‘¡No dejes que este gato se vuelva viral!’.

Las vacunas se suministran de forma sencilla a través de una inyección subcutánea bajo la piel del gato y no entrañan, por norma general, ningún problema. Con las denominadas vacunas de refuerzo, que se administran después, mantenemos la inmunidad del gato frente a muchas infecciones por mucho tiempo.

Gracias a un gesto tan sencillo podrás disfrutar de muchos años de la compañía de un gato feliz. Infórmate sobre las vacunas en tu centro veterinario de confianza y en www.gatoviral.es. Y ayúdanos a difundir el lema de nuestra campaña “GatoViral”, ‘¡No dejes que este gato se vuelva viral!’, para concienciar sobre lo fácil y eficaz que es proteger la salud del gato mediante la vacunación.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos