Blog de Juan Sainz Idea guardada 3 veces
La valoración media de 6 personas es: Excelente

El lagarto Varano

Uno de los más grandes

Varanos
No es muy común poseer un varano como mascota, pero tampoco lo es tener una serpiente o un escorpión. Sin embargo, son cada vez más las personas que disfrutan cuidando a este exótico y desconocido animal.

 

Procede de las zonas más desérticas del planeta y se encuentra entre los lagartos más antiguos. Está emparentado con el mosasaurio, un reptil marino que desapareció hace 65 millones de años. Una especie de varano protegida por peligro de extinción es el dragón de Comodo, considerado el lagarto más grande del mundo.


Características de tu exótico compañero

Varano es el nombre común que se le da a un género de lagartos cuya naturaleza comprende unas 30 especies cuya medida oscila entre los 30 cm. de longitud cuando son crías, y los 3 m. cuando son jóvenes o ya han alcanzado la madurez.

lagarto


Todas las variedades se caracterizan por poseer una gran mandíbula. Su lengua es larga y, al igual que las serpientes, la utilizan como medio olfativo para buscar a sus presas o detectar peligros. Además, tienen la capacidad de ingerir animales grandes y enteros. Este reptil es un rápido corredor de fuertes patas y robustas garras, mientras que su cola es larga y vigorosa.


Animales voraces

Dependiendo de la edad y tamaño que tenga tu mascota, la alimentación variará pero, generalmente, se trata de animales insaciables. Su alimentación se centra en insectos e invertebrados, aunque nunca rechazará ningún alimento que le proporciones.

 

Cuando tu varano todavía sea pequeño se alimentará de grillos, cucarachas, saltamontes, etc. Poco a poco, puedes ir introduciendo en su dieta los pinkis o ratones sin pelo. Los adultos, por el contrario, comen mamíferos pequeños como los ratones con pelo, además de otros roedores y todo tipo de invertebrados.

 

A pesar, de que son animales ansiosos por alimentarse, habrá épocas en las que notes que tu varano reduce considerablemente la ingesta de alimentos. Esta situación se producirá cuando la estación es más seca. Por el contrario, durante la época de lluvias volverá a mostrar ese carácter insaciable. Si has decidido adquirir un varano como animal de compañía, es preferible que escojas un ejemplar criado en cautividad, ya que le será más fácil adaptarse a la presencia del hombre y, sobre todo, ayudarás a evitar el tráfico ilegal de los animales capturados en libertad.

lagarto
lagarto


El lagarto adulto apresado en su hábitat natural presentará un comportamiento agresivo y te será bastante difícil domesticarle. No olvides que cuando vayas a manipular a tu mascota es aconsejable que estés con otra persona para que te ayude. Recuerda que estás tratando con un animal de dimensiones considerables que utilizará sus dientes, cola y garras para defenderse en el caso de sentirse agredido.


El alojamiento de tu exótico amigo

Antes de que llegue el varano a tu hogar, es necesario que tengas preparado el lugar dónde le vas a alojar. Dependiendo de la especie que adquieras, las medidas del reptil oscilarán entre uno y tres metros aproximadamente, lo que te obligará a tener un terrario de grandes dimensiones para poder mantener a este lagarto en perfectas condiciones. La temperatura del recinto tiene que permanecer constante a 28º C durante las horas del día, y entre los 24º C y los 28º C por la noche.

Varado


Para iluminar el habitáculo puedes contar con tubos fluorescentes que, además de dar luz, proporcionarán al animal la radiación ultravioleta que necesita para poder sintetizar vitaminas a través de la piel. Tienes que saber que el periodo de luz que precisa es de unas 14 horas al día, pero tendrás que ir reduciéndolo durante el invierno.

 

Generalmente, el terrario deberá imitar al máximo el hábitat natural de tu nuevo inquilino. Pero a la vez, cuanto más sencilla sea la ornamentación más cómoda te será la limpieza del mismo. Obligatoriamente, tienes que facilitar a tu mascota un refugio donde pueda descansar y sentirse protegido, además de un recipiente de agua para que beba y otro para que pueda bañarse. Tienes que cubrir la parte inferior del alojamiento con guijarros de río. También, es aconsejable que haya piedras sobre las que el varano pueda recostarse y, al menos, una rama bastante gruesa para que pueda trepar.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos