Blog de fidel Idea guardada 16 veces
La valoración media de 49 personas es: Excelente

Enséñale a ser limpio

Pautas para mantener la higiene en casa.



Debemos educar a nuestro cachorro para que llegue a ser pulcro y no vaya haciendo sus necesidades en cualquier rincón, lo que implica seguir un proceso que tiene varias fases. En primer lugar, y debido a que no puede bajar a pasear a la calle al no estar aún vacunado, tendremos que enseñarle a hacer sus necesidades en el suelo de alguna habitación fácil de limpiar, donde habremos extendido previamente unos periódicos. Hay varias pautas para educar a los cachorros.

 

Al principio se llenará la habitación con papel de periódico y luego se irá quitando progresivamente hasta dejar su rincón. El lugar elegido tiene que ser de fácil acceso para nuestro cachorro. Cuando sorprendamos a nuestro perro ensuciando algún otro lugar que no sea el destinado para este fin, tendremos que regañarle con voz firme y llevarle encima de los periódicos, para que termine de hacer sus necesidades sobre ellos. Entonces le felicitaremos efusivamente, premiándole a continuación.

 



Algunos perros son muy limpios y aprenden enseguida; otros no lo son tanto, por lo que necesitaremos una buena dosis de paciencia. No obstante, tengamos presente que todos terminan aprendiendo a hacer sus necesidades donde nosotros pretendemos. Podremos llegar a enseñarle muchos trucos.

 

Regañarle en el momento

Nunca debemos pegarle ni restregar su hocico por los excrementos, y sólo le podremos regañar cuando le cojamos in fraganti. De lo contrario, el cachorro no relacionaría nuestro enfado con el hecho de haberse ensuciado y nada más vernos se esconderá, pensando que vamos a regañarle sin saber el motivo.



 

Por ejemplo, si el dueño llega cansado a su casa después del trabajo y lo primero que ve al llegar es un excremento en el pasillo, la reacción más habitual es que se enfade de tal manera que cuando el perro venga feliz a recibirle le castigue o incluso que le pegue. El perro en este caso, lejos de saber que su amo lo ha castigado por hacerse las necesidades, relaciona que cuando recibe a su dueño, éste le pega.

 

kl


 

Al día siguiente, antes de la llegada del dueño, el animal empieza a ponerse nervioso, y en esta ansiedad es cuando hace sus necesidades o destrozos. Cuando llega el dueño efectivamente lo vuelve a castigar, creando un círculo vicioso de difícil solución. En cambio, si se le castiga en el mismo instante en que está haciendo sus necesidades, pensará que debe buscarse otro sitio, porque relacionará el castigo, no con la trasgresión, sino con el lugar que ha utilizado.

 

Un único lugar



El cachorro también puede tener la manía de hacer siempre sus necesidades en un mismo lugar, sin que sea éste el que hayamos destinado a tal fin. Entonces nos veremos obligados a aplicar algún repelente de venta en las tiendas especializadas.

  

Un truco para enseñarle a hacer sus necesidades en el periódico consiste en poner periódicos impregnados con la propia orina del perro, para que el olor le incite a hacerlo allí. Si se da el caso de que el can juega con el periódico, mordiéndolo, comiéndoselo, etc., un truco que suele funcionar es pegar el periódico al suelo con cinta aislante, sin dejar ninguna esquina despegada para que no pueda tirar de ella.

 

d


Preparado para salir a la calle



Cuando el pequeño esté totalmente vacunado y haya aprendido a hacer las necesidades encima de los periódicos, no tardaremos mucho en sacarle a la calle. Aprovecharemos un fin de semana o unos días de vacaciones para empezar a enseñarle a hacer sus necesidades fuera, pues necesitaremos bastante tiempo y no podemos ir con prisas.

 

Los primeros días no sacaremos los periódicos, porque le podríamos confundir, pero no tardaremos mucho en hacerlo, pues de lo contrario corremos el riesgo de que coja la costumbre de realizar sus necesidades tanto en la calle como dentro de casa. Si queremos que el perro aprenda a hacer sus necesidades tanto en casa como en la calle, debemos obviar el consejo anterior.

 

ĺ


Puede costarnos bastante que haga sus necesidades al salir fuera por primera vez ya que lo más normal, si ha aprendido anteriormente a hacerlo en los papeles, es que ahora se retenga para que, más tarde, una vez llegue a casa, correr hacia la habitación de los periódicos y hacer sus necesidades tan contento, moviendo la cola y viniendo hacia nosotros para que le felicitemos.

 

Quizá, al principio, tengamos que pasarnos horas en la calle hasta lograr que lo haga fuera por primera vez, pero con un poco de paciencia lo acabaremos consiguiendo. Cuando nuestro perro haya hecho sus necesidades en la calle, le felicitaremos y premiaremos, así relacionará el hacerlo fuera con algo halagador.

 

Salir de paseo



Cuando está aprendiendo a ser limpio, lo primero que debemos hacer cada día es sacarlo a la calle al levantarnos, y lo último volver a bajarlo antes de acostarnos, dando así por terminado el ciclo cotidiano. Si observamos que empieza a dar vueltas o se dirige a la puerta con ansiedad, le sacaremos a pasear pues seguramente nos está avisando de que tiene la necesidad de salir.

 
n


El cachorro no tiene tanta capacidad de retención como el adulto, lo que se debe en parte a que come más veces y a que su estómago es mucho más pequeño. Paulatinamente, tendremos que ir reduciendo el número de salidas a un mínimo de tres o cuatro diarias, realizadas siempre a la misma hora.

 

Nunca se debe castigar al perro metiéndole la nariz en sus propios excrementos pues lo único que conseguiríamos es que pensase que queremos que se los coma o que se revuelque en ellos. Conviene limpiar las heces cuando no esté presente y eliminar los olores; si no, el perro hará sus necesidades allí donde huela el rastro.

 

Fuente de información: Geocities.com/asociacionperrikus

 

 

Imágenes/Flickr: Basykes, B Rosen, Mike Filkenstein, [Molg], AMagill, Gareth1953 the original y Tambako the Jaguar.

 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

educar perro educación perro enseñar perro a hacer sus necesidades ...

Consejos útiles para educar a un perro

No morder, no molestar en el coche o dónde y cuándo hacer sus necesidades

En este reportaje te damos algunos trucos para llevar al perro en coche o enseñarle a hacer sus necesidades en un lugar concreto. Toma nota, te resultarán de mucha utilidad.

cachorros de perro alimentación cachorros cachorros ...

Cuidados para el cachorro

Elementos esenciales para el pequeño

Te contamos todo sobre el cuidado de los cachorros caninos. Los primeros días que pase el cachorro contigo le marcarán para siempre. Por lo tanto, asegúrate de que le das todo tu afecto y atención.

perro anciano vejez en perros ejercicio físico ...

Los cuidados en la vejez del perro

Lo más importante es tener una buena calidad de vida

Cuando nuestro perro alcanza la etapa de anciano necesita mucha atención por nuestra parte. Dependiendo del tamaño del perro, la vejez llega antes o después, los que antes la alcanzan son los de tamaño pequeño

cachorros de perro adiestramiento perros cachoors ...

Cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades

Respetar la higiene desde el principio será fundamental

Uno de los primeros problemas a los que nos enfrentamos con nuestro cachorro es a habituarle a hacer sus necesidades fuera de casa. Aquí os dejamos unos consejos para acostumbrarle de modo sencillo.

mascotas para niños mascotas para niños pequeños los niños y las mascotas ...

Mascotas para niños

Excelentes compañeros de juego

La mayoría de los niños piden insistentemente a sus padres una mascota con quien compartir sus juegos. A la hora de elegir una es necesario informarse bien de los cuidados que necesitará y si son adecuadas para los niños pequeños.

consejos sobre perros salud y alimentación de perros concurso de belleza canina ...

Prepara a tu perro para el baño

Cómo quitarle el miedo y qué necesitas

¿Tienes un cachorro y quieres bañarle por primera vez? Debes saber qué necesitas si quieres hacerlo tú mismo, además de saber quitarle el miedo a eso que todos odian. Si tienes un perro mayor, aún estás a tiempo de hacerlo también. ¡Muy atentos todos!