comunidades

Toxoplasmosis: gatos y embarazadas

Cuántas veces hemos escuchado esta conversación: “¿Estás embarazada? Qué bien, enhorabuena, pero, ¿qué vas hacer con tu gato? Lo tendrás que regalar o echarle de casa, ¡te va a contagiar la toxoplasmosis!”.  ¡¡STOP!!



No más estas preguntas por favor, es uno de los mitos más extendidos entre las clínicas veterinarias. Menos mal que en los últimos años muchas personas acuden preocupadas y en algunos casos asustadas a un centro veterinario para que un médico veterinario les resuelva sus dudas y que les dé información, sobre todo si alguien les ha insinuado que tiene que deshacerse de un miembro de su familia.

La toxoplasmosis es una zoonosis, es decir es una enfermedad que se transmite al hombre. Es una enfermedad producida por un parásito llamado toxoplasma gondii, que afecta a todas las especies de sangre caliente (mamíferos, aves, seres humanos…). Incluso, según estudios se dice que entre un 50%-60% es seroposiiva y/o ha pasado la infección.

La toxoplasmosis se puede presentar tanto en:

Mujeres embarazadas, pudiéndose dividir en dos grupos:

- Las que no han estado expuestas al parásito (seronegativas); que pueden provocar abortos, malformaciones en el feto, secuelas neurológicas.

- Las que han estado en contacto con el parásito antes de haberse quedado embarazadas; que tienen inmunidad frente a la infección y, por lo tanto, no contagiarán al feto.

Personas inmunodeprimidas: padecen cáncer, están en tratamiento con quimioterapias o tienen enfermedades autoinmunes.

Los animales que pueden transmitir la toxoplasmosis con mayor frecuencia son: las cabras, ovejas, conejos, cerdos y, por supuesto, los gatos.



Nos podemos infectar si:

- Comemos embutidos, carne cruda o poco cocinada.
- Bebemos leche cruda de cabra.
- Comiendo verduras y hortalizas no lavadas adecuadamente.
- En parques y jardines, al estar en contacto con arena infectada, cogerla con las manos e introducir la mano con ooquistes en la boca.
- “Comiendo heces de gato” (lo explicamos más adelante).
- No beber de aguas estancadas, de dudoso origen.

Medidas para evitar el contagio:

Lavar las verduras y hortalizas adecuadamente.
Beber agua embotellada, hervida o agua potable.
En parques y jardines, utilizar guantes para manipular la arena.
Cocinar bien la carne, a temperaturas altas.
Limpiar los areneros a diario. Si estás embarazada y hay otra persona en casa, que sea la otra persona la encargada de su limpieza, si eso no puede llegar a ser, utilizaremos guantes, mascarillas y limpiaremos el arenero con agua hirviendo con lejía.

Toxoplasmosis en gato

La toxoplasmosis en el gato es poco frecuente, el contagio a las personas se presenta por medio de las heces.

El gato es el único animal que puede eliminar en las heces los ooquistes de forma infectiva del parásito toxoplasma gondii.

Ahora bien, lo más importante:

Las heces del gato recién eliminadas no suponen ningún riesgo de contagio ya que contienen ooquistes no infectivos. Se convierten en infectivos cuando permanecen las deyecciones en la bandeja sanitaria entre 1-5 días, por lo que recomendamos limpiar el arenero con agua caliente y lejía todos los días.

Para que el gato se infecte debe:

-Comer carne y tejidos infectados de animales que cace en su hábitat.
-Beber agua contaminada y estancada.
-Comer carne cruda y/o poco cocinada previamente infectada.



Síntomas en el gato:

En gatos inmunodeprimidos o en gatitos pueden cursar con cuadros graves de neumonía, encefalitis, hepatopatías…

En gatos sanos, infectados con el parásito pero que su sistema inmune lo controla, pueden cursar cuadros de uveítis, inflamación de tejidos musculares y tener picos de fiebre.

IMPORTANTE

No nos contagiamos tocando o acariciando al gato. Los veterinarios y auxiliares no somos un gremio con una prevalencia mayor a otros gremios de personas

CONCLUSIONES

- Comiendo comida comercial (piensos y latas), nuestro gato no va a contraer toxoplasma. Son gatos controlados.

- El gato no es el malo, no hay que demonizarlo.

- Existen análisis de sangre para la determinación de anticuerpos de toxoplasma tanto en mujeres como en gatos. En gatos existen análisis de sangre y de heces (éste último no es del todo fiable, dado que el gato no expulsa ooquistes infectivos en todas las deyecciones).

- No os deshagáis de vuestro gato. Los niños, aparte de divertirse y pasárselo bien, tienen un beneficio psicológico y emocional cuando conviven con gatos. Esto les hará crecer con un sentido de la responsabilidad, generosidad y humanidad.

Es un artículo del CENTRO VETERINARIO REYES MAGOS
Centro quirúrgico especializado AHC
Contacto: c.v.reyesmagos@hotmail.com  -   918835039 
Av. Daganzo, 4. Alcalá de Henares, 28806 (Madrid)

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos