comunidades

¿Tu perro ha ganado peso? ¡Ponle freno!

El comienzo del año deja atrás innumerables comidas copiosas y, por lo general, algún que otro kilo ganado. ¡Y no somos los únicos! ¿Has notado que tu mascota haya cogido peso? Si tu pequeño está más gordo de lo habitual, necesitas ponerle freno. Porque, como te contábamos recientemente, la obesidad es un problema muy común y grave que hay que atajar lo antes posible.

Así, además de ir al gimnasio, dejar de fumar y aprender algún idioma, te aconsejamos que incluyas mejorar la salud de tu perro en la lista de propósitos para el año 2018. Por ello, y para que te pongas manos a la obra, hoy te vamos a hablar sobre la obesidad en los perros y las buenas costumbres en cuanto a su alimentación y rutinas.

¡Toma nota y haz que tu mejor amigo vuelva a estar en plena forma!


Cómo saber si tu perro ha engordado...

En el caso de que no puedas intuir si tu perro tiene el peso adecuado, pálpale el tejido que recubre las costillas. Tal vez pueda parecerte de entrada algo muy obvio, pero no todo el mundo sabe realizar este sencillo paso. Si tu perro está en buena forma, te será sencillo tocar sus costillas. Si, por el contrario, te cuesta algo de esfuerzo dar con ellas, ¡cuidado! Tu mascota podría estar comenzando a padecer obesidad.

En todo caso, no está de más que hagas un control regular de la evolución de su peso en la báscula. Tu veterinario te mantendrá informado y, además, te dirá cuál es el peso más adecuado para su tamaño, raza, edad, etc.
 

¿Y si finalmente tu mascota padece obesidad?

¡Peligro! La obesidad es un mal que ocasiona numerosas enfermedades a las personas, pero también a los perros. Y te preguntarás, ¿qué es exactamente la obesidad? Sencillamente, es un exceso de peso originado por un excedente de grasa corporal. Una mala alimentación, acompañada generalmente de una vida sedentaria, suele ser la causante del problema.

Antes de darle más comida de la que debe comer, ofrecerle alimentos de personas o atiborrarle a chucherías, piénsatelo dos veces. Recuerda que la obesidad está asociada a problemas de salud muy serios.

Los peligros de un exceso de peso

No imaginas la cantidad de problemas que pueden traerle a tu perro esos kilos de más, ¡atento! 

- Problemas respiratorios. Su capacidad respiratoria y pulmonar se verá afectada, e incluso le costará respirar bien. Además, aumentará la posibilidad y el riesgo de que sufra un infarto.

- Menos resistencia a enfermedades. Otro problema del exceso de peso es que no viene solo, ya que debilita el sistema inmunitario de las mascotas. Numerosas enfermedades vendrán detrás y él no estará preparado para afrontarlas.

- Cojera. El exceso de peso hará sufrir sus músculos y articulaciones. Roturas de menisco y tendinitis, entre otras, podrían dificultar que tu mejor amigo tenga una vida saludable.

- Enfermedades hormonales, como la diabetes, y enfermedades cardiovasculares, como la insuficiencia cardíaca congestiva. 

Además, en la mayor parte de los casos, provoca un acortamiento de la esperanza de vida del animal. ¿De verdad quieres consentir esto?


¡Toma medidas!

Ahora te preguntarás: ¿qué puedo hacer para reducir el sobrepeso de mi mascota? Te damos tres consejos que te ayudarán a conseguirlo de manera sencilla.

1. Proporciónale una dieta equilibrada. Este punto es la clave, por lo que nunca está de más recordarlo. Infórmate y elabora la dieta que mejor se adapte a sus características. Consulta con tu veterinario por una comida que tenga la mayor calidad posible y que aporte a tu perro todos los nutrientes que necesita.

Los expertos de Optimanova nos recuerdan que la comida natural para perros es una opción magnífica por los beneficios que presenta en comparación con las comidas tradicionales, ya que los alimentos naturales son los que reducen los elementos artificiales entre sus ingredientes. La proporción de alimento fresco, ya sean carnes, verduras o cereales, será siempre mucho mayor, y también la calidad de éstos. Es decir, proporciona unos nutrientes y vitaminas con una fuente natural, que redundará en los resultados y la eficacia de una dieta equilibrada para nuestra mascota. 


Además, si tu perro tiene tendencia a engordar, es recomendable proporcionarle alimentos formulados especialmente para ayudar a controlar el peso del animal, como los productos light/obesity. Es importante también ajustar la cantidad de alimento diario a las condiciones particulares del animal (raza, edad, nivel de actividad, condiciones medioambientales, etc.).

2. Consigue que desarrolle actividad física. Un buen horario de ejercicios pondrá en forma a tu perro y te permitirá compartir momentos muy divertidos con él. Largos paseos por su parque favorito, horas de juegos con sus amigos caninos, disfrutar de sus juguetes favoritos contigo... Échale imaginación, lo importante es que le hagas moverse y llegue cansado a casa.



En cuanto al paseo, te aconsejamos que paulatinamente vayas aumentando la frecuencia y la duración. Si consigues dar tres paseos diarios de media hora será un triunfo. Y si uno de ellos es de una hora, muchísimo mejor. Además, es aconsejable que acudas a lugares donde puedas soltarlo para que corra a sus anchas y desarrolle correctamente su musculatura.

Reflexiona...

Darle de comer más de lo que desea, ¡no le hace más feliz! Simplemente contribuye a su obesidad y al deterioro de su salud. Seguro que nunca lo has hecho con mala intención pero, por favor, ten todos estos consejos en cuenta. ¡Manos a la obra! Una mascota sana es una mascota feliz.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos