Mascotas

Gato Viral Idea guardada 14 veces
La valoración media de 205 personas es: Excelente

Calicivirus felino, ¿qué sabes sobre esta enfermedad?

El Calicivirus felino es una de las patologías más comunes y frecuentes. Se considera un tipo de gripe felina que afecta a las vías respiratorias superiores, pudiendo producir cuadros de sinusitis y rinitis. A priori no es una dolencia grave, pero, si no se trata o se prescinde de la vacuna pertinente, puede llegar a ser mortal.

Su peligrosidad reside en la fácil transmisión de la misma, incluso el animal una vez curado puede llevar y transmitirla durante meses. Este hecho provoca que tanto los gatos que viven o salen a la calle como los que están en casa puedan contagiarse por contacto directo o a través de nosotros u otros animales. La vacuna es absolutamente indispensable para todos los gatos.

Fuente: Pixabay

 

La vacunación: una decisión crucial

  Aunque en la mayoría de ocasiones la vida de tu mejor amigo no se verá comprometida y la sintomatología será leve, nos enfrentamos a un virus que muta muy rápidamente, lo que hace que incluso los gatos vacunados puedan contraerla en algunos casos, y que en ocasiones la sintomatología puede ser muy grave.

El contagio del  calicivirus felino se puede dar tanto de forma directa (contacto con felinos enfermos) como indirecta. Nosotros mismos podemos llegar a transmitir el virus a través de la ropa o el calzado. Además, la supervivencia del virus es muy elevada y, a pesar de desinfectar y limpiar exhaustivamente el entorno del gato, se estima en un mes.

Ambas circunstancias, tanto el modo de contagio como la resistencia de la cepa, provocan que sea muy común en colonias felinas o refugios de animales. Razón de más para apoyar una vacunación generalizada.  

Fuente: Pixabay

 

¿Qué síntomas presenta el calicivirus felino?

  Los síntomas del calicivirus felino son diversos y, aunque en un principio no revisten gravedad, si los percibes, debes acudir al veterinario con tu gato lo antes posible.

- Úlceras dolorosas en boca y lengua, lo que hará que el animal rechace la comida.

- Estornudos y secreciones nasales.

- Fiebre.

- En los casos más graves, la enfermedad puede derivar en neumonía y artritis, produciendo cojera en el animal o hasta provocar la muerte.

Fuente: Pixabay

 

El tratamiento de la enfermedad

  Aunque es imprescindible acudir al veterinario, ya que realizará el mejor diagnóstico y escogerá el tratamiento adecuado, puedes ayudar a tu gato a sentirse mejor:

Ofreciéndole comida blanda, incluso comida líquida mediante una jeringuilla, para facilitarle la deglución.

Asimismo, te recomendamos lavar su nariz con frecuencia y mantener un ambiente cómodo y cálido.

Por supuesto, dándole muchos mimos esos días para que se cure antes y vuelva a ser el animal feliz de siempre.

Además de la alimentación y el cariño, llevar el calendario de vacunación al día resultará fundamental para prevenir y proteger a tu gato. Por esta razón, únete a nuestra campaña “GatoViral” y ‘¡No dejes que tu gato se vuelva viral!’.

 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos