comunidades

Cómo convencer a la mascota de que se tome un medicamento



Los dueños que tienen que dar pastillas a sus animales de compañía lo saben bien. "Con buenas palabras no se logra convencer a un perro a tomarse un jarabe amargo", dice Inge Brinkmann, de la Cámara Federal de Veterinarios de Alemania.

Los veterinarios recetan pastillas, cápsulas o gotas para distintas dolencias, desde una infección a la diabetes. También para la desparasitación.

A la hora de tomárselas, los perros no son los peores pacientes. "Al contrario, son los más fáciles", dice Tina Hölscher, de la organización Acción Animal. "Los más difíciles son los gatos y entre medias se sitúan los conejos, las cobayas y las ratas", añade.

Con muchos perros vale simplemente con poner la pastilla entre la comida o esconderla en un trozo de salchicha.

"Funciona especialmente bien con algún tipo paté", explica Elke Deininger, de la Asociación de Protección Animal de Alemania. También las gotas se mezclan bien así.

Con frecuencia sirve incluso con esconder una pastilla en una loncha de queso o de jamón cocido. Según Inge Brinkmann, los perros comen de tal forma que se dan cuenta de que hay una pastilla cuando ya es "muy tarde".

No obstante, indica Deiniger, puede ocurrir que la escupan, por lo que hay que estar pendiente hasta que asegurarse de que se la han tragado.

El truco del paté puede funcionar con los gatos, pero el ratio de éxito es significativamente menor que en el caso de los perros. No es de extrañar. Los gatos son mucho más exigentes que los perros.

"Se comen todo lo que hay alrededor de la pastilla y la dejan en un comedero reluciente", indica Inge Brinkmann.

Lo mejor es partirla en trozos pequeños, mezclarla con el paté y que el dueño vaya dando al felino pequeñas porciones, asegurándose de que se toma toda la medicina.

Pero no todas las pastillas se pueden partir. "Cuando se trata de cápsulas que deben llegar al estómago y deshacerse allí, no se puede", indica Tina Hölscher. En estos casos solo funciona ir probando con paciencia.

Ya se trate de un perro, gato o roedor, los medicamentos en gota se podrían teóricamente echar en el agua.

¿Pero se puede así garantizar que se los toman? "Darles la dosis correcta de esta forma es muy difícil", señala Hölscher. A los pájaros se les dan así con frecuencia porque es la forma más fácil.

Muchas veces no funciona ningún truco y entonces hay que dar a la mascota la pastilla directamente. Lo mejor en ese caso es que el veterinario muestre al dueño cómo hacerlo.

Se trata de sujetar bien al animal y abrirle la boca. "Para quienes carecen de experiencia no resulta nada fácil meter la pastilla o la cápsula hasta el final de la lengua, que es la única forma de evitar que la escupan", explica Inge Brinkmann.

En el caso de mascotas demasiado difíciles, lo que se puede hacer es echar las gotas o la pastilla partida en un poco de agua y, una vez diluidas, darles el preparado con una jeringuilla.

"Pero hay que hacerlo despacio para que no se vaya por otro lado", advierte la veterinaria Brinkmann.

Fuente: este post proviene de Blog de JavierHernandez, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Alimentación del gecko

La alimentación de estos reptiles depende de la especie, es una especie completamente insectívora y su dieta tendrá que estar basada en grillos, cucarachas y otros pequeños insectos. Es conveniente qu ...

Recomendamos