comunidades

Cómo tener tu primer acuario en tres fáciles pasos, escrito por un biólogo marino




 

Un acuario trae belleza y alegría a cualquier hogar

Muchas personas opinan que los peces son mascotas aburridas, de poca gracia, al ser comparados con otras especies como los perros o gatos, sin embargo, esta opinión no está del todo bien fundamentada. Estudios demuestran que los peces de acuario disminuyen significativamente el estrés de sus dueños, que son capaces de reconocer voces y rostros humanos, y que además, son capaces de interactuar entre sí, mediante gestos y sonidos. Y por si todo esto fuera poco, el único cuidado que requieren es su alimento y la limpieza ocasional de su tanque.

Por eso es preciso recordar que los peces dependen de su acuario, y para poder tener una vida larga y feliz necesitan que esté bien preparado y acondicionado. Es fácil suponer que basta con cualquier recipiente que contenga el agua, pero el acondicionamiento del acuario es vital, y marca la diferencia entre un ambiente cómodo y una prisión deprimente. A continuación, se encuentra una guía sencilla que puedes seguir si deseas tener tu primer acuario, respetando a los animales desde una perspectiva ecológica. 

  Paso 1: mucha planificación

El primer paso para construir un acuario es planificarlo. Se debe seleccionar un lugar ventilado y fresco de la casa para colocar el tanque, además es importante que disponga de una toma de corriente cercana para conectar la iluminación, el filtrador y el aireador. También es preferible que el tanque no reciba la luz del sol directamente y que esté en un lugar con poco ruido, pues los peces son muy sensibles a las vibraciones.

Pasando al tanque, su capacidad siempre debe ser mayor que la del volumen de agua que se planea utilizar, para principiantes se recomienda un tanque de 120 litros, que contenga un volumen de entre 60 y 90 litros de agua. La regla general es que se debe medir la longitud de todos los peces que se van a colocar en el acuario, y se debe agregar como mínimo un litro de agua por cada centímetro; siguiendo esta regla y con el volumen de agua sugerido anteriormente, se puede tener una docena de peces pequeños, o entre cuatro y seis peces medianos.

  Paso 2: seleccionar nuestros peces y preparar el ambiente

Una vez que lo referente al tanque esté listo, es hora de seleccionar qué peces tendremos en nuestro acuario. Para un principiante se recomiendan las especies pequeñas y resistentes de agua dulce y templada, como son los Guppy, Peces Dorados o Danios; también es importante incluir otras especies limpiadoras que se encarguen de asear las paredes y el fondo del tanque, como los de los géneros Ancistrus o Corydoras.

La decoración del acuario también debe ser acorde con los peces elegidos. Las especies de agua dulce usualmente prefieren los fondos con piedrecillas por encima de los arenosos ,y se sienten muy a gusto con una iluminación tenue, piedras o tuberías en las cuales juguetear o esconderse y algunas plantas como la cola de zorro, el musgo de Java o las anubias de hoja ancha.

Para acondicionar el tanque primero se deben colocar las piedrecillas en el fondo de manera uniforme, junto con cualquier otro elemento inerte que se desee incluir. Después se agrega el agua, previamente filtrada y libre de cloro. Finalmente, se distribuyen las plantas por todo el acuario. Es importante dejar el tanque de esta manera durante dos semanas antes de agregar los peces, de tal manera que proliferen las bacterias nitrificantes que ayudarán a mantener el agua limpia.

  Paso 3: colocar a los peces en su nuevo hogar

​Los Guppy son fáciles de cuidar y resistentes, perfectos para principiantes​

Finalmente, los peces se colocan en el tanque ya preparado lentamente. Se recomienda colocarlos dentro de bolsas plásticas y dejarlos unos minutos sumergidos en el tanque para que se acostumbren a las condiciones del agua antes de liberarlos

Los peces  son mascotas poco exigentes, basta con alimentarlos diariamente y limpiar su tanque mensualmente; mientras las condiciones del acuario se mantengan estables, llevarán una vida cómoda y tranquila en su interior. Sin embargo, es importante monitorear constantemente el funcionamiento de todos los elementos del acuario y la calidad de su agua para detectar rápidamente cualquier falla, antes de que afecte a los peces. 

Powered by Gedesica
Vicente Romero l Redactor Especializado



 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas: hazlo tu mismo

Recomendamos