comunidades

Este perro no deja leer a su madre... ¡es híper-cariñoso!

Hay perros cariñosos, muy cariñosos, súper cariñosos... Y luego está el protagonista de este vídeo. No deja a su mamá humana leer tranquilamente, su demanda de cariño y atención es constante... La verdad que es muy pesado, pero muy adorable también. ¿Qué os parece?

Fuente: este post proviene de Animal Video, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

humor perrosybebés

Unos padres intentaban enseñar a su bebé a hablar, cuando su mascota quiso unirse. Su perro, un border collie, aprendió a decir 'mamá' antes que el propio bebé. Aunque, podríamos decir que no es de extrañar, ya que los perros de esta raza son considerados los más inteligentes del mundo y tienen más capacidad de aprendizaje que el resto de caninos. Como podéis imaginar, esto fue motivo de r ...

Nutrición

Cómo quieres darle a tu amado perro el bocado más sabroso durante la cena. Además, el perro se ve tan dulce y le pide que le dé algo sabroso. Aquí, el dueño, movido, elige un bocadillo en su plato – un trozo de pollo frito o hígado de res, una rebanada de pan o una galleta – y tira su favorito debajo de la mesa. ¡No está bien! ¿Por qué no puedes alimentar al perro de tu mesa? Esto es m ...

perros regalar perro a persona mayor perros y ancianos ...

Hoy les voy a contar la relación que mi suegra tenía con su perro, era su compañero, era un perro faldero que no se le despegaba ni por un instante y la cuidaba durante todo el día. Llegaron a tener una buena relación, el se le metía entre las piernas y la seguía a todas partes, no dejaba que se le acercara cualquiera, solo los muy conocidos, comía junto a ella y dormía al pie de su cama. Cuando e ...

adiestramiento consejos perros

Los miedos o el nerviosismo en nuestros perros o gatos ante ciertas situaciones son muy habituales y nos hacen pasarlo mal tanto a ellos como a nosotros. Es muy habitual, por ejemplo, que nuestro perro se ponga nervioso en cuanto tomemos la dirección del veterinario o que nuestro gato se niegue a entrar al transportin y ¡qué decir del pánico a los cohetes o ruidos! Es la pesadilla de muchos dueño ...