Blog de fermín Idea guardada 15 veces
La valoración media de 98 personas es: Muy buena

Mitos falsos sobre animales que no puedes seguir creyendo

¡A los ratones les encanta el queso! ¡Mi conejo se muere por un trozo de zanahoria! ¿Sabías que todas las mantis religiosas hembra se comen a sus parejas después de aparearse? No, no y un millón de veces no. Nuestros días están tan llenos de mitos falsos de animales que muchos los hemos tomado como verdad y los contamos tan tranquilos. Como lo lees, ¡sorprendente!

Fuente: Pixabay/MeHe

Hoy os traigo un post donde desmontaré algunas de esas afirmaciones que has leído o te han contado, ¡y que te has creído! En la próxima reunión de amigos o comida familiar podrás demostrarle a los demás todo lo que tú vas a aprender, ¿estás preparado?


Oro parece, plata no es

Lo sé, lo sé. Películas, cómics, libros, televisión e internet te han vendido una serie de ideas sobre un montón de animales que ya tienes muy interiorizadas y de las que me va a costar sacarte, ¡pero estoy preparada! Abre tu mente y deja que te muestre cómo son las cosas.


1. Puedes ayudar a ese pajarito a subir al nido

Así que la próxima vez que veas a un pequeño en el suelo, ¡no te lo pienses dos veces y ayúdale! Eso sí, hazlo rápido y aléjate. Los pájaros toman decisiones coste-beneficio. Si un pájaro, como es bastante lógico y normal, ha gastado muchísimo tiempo y energía en incubar y criar a sus pequeñas crías, lo más probable es que se traslade con ellas a un lugar diferente.


Si te encuentras en la misma situación de nuevo, ¡puedes dejarlo de nuevo en su nido de manera bastante rápida! Su madre los recibirá encantada y con las alas bien abiertas.


2. ¿A los ratones les gusta el queso?

¡Falso! Según una investigación del Dr. David Holmes (Universidad Metropolitana de Manchester): los roedores comen cualquier tipo de comida, sí. ¿Pero sabes qué prefieren? Granos, deliciosas frutas y cualquier cosita que sepa muy dulce. ¿Y qué pasa con el queso? ¿Les gusta menos? ¡Al queso solo recurren cuando están muy, muy, muy hambrientos!


Los ratones tienen un sentido del olfato muy sensible, ¿crees que no van a tratar de evitar olores fuertes como los del queso? Puede que hasta tú lo hagas cuando huelas uno muy fuerte, ¡imagínate! Así que, y para la próxima vez que quieras ofrecerle algo a uno de ellos, ten en cuenta que esos aromas tan intensos les resultan repelentes y prueba con un pequeño fruto.


3. A tu conejo no le apetece esa zanahoria

Otro gran mito que conocerás muy bien: a los conejos les encantan las zanahorias. ¡No, no y no! ¡Una gran mentira de nuevo! Si a un conejo solo lo alimentas con zanahorias acabará muriendo de inanición. Por supuesto, no va a rechazar este rico alimento pero, y si puede elegir, preferirá comerse las deliciosas hojas verdes antes que la extrañísima raíz naranja.


A los conejos hay que darles cada día una mezcla de pienso, forraje verde y heno, ¡deja atrás esa zanahoria en lo posible! Él te lo agradecerá como tú agradeces comer cosas ricas.


4. ¿La mantis religiosas hembra se come al macho?

Esta vez no es mentira del todo, esta afirmación es relativamente cierta. ¿Cómo? Este comportamiento se ha apreciado solo en algunas especies de mantis y se ha generalizado. Además este hecho tiene que ser bajo ciertas condiciones bastante especiales como que la mantis religiosa hembra se esté muriendo literalmente de hambre, por poner un ejemplo.


Y te preguntarás: ¿dónde nació este mito? Pues surgió tiempo después de que un científico observara este comportamiento una vez en una Mantis Carolina. Al redactar su informe, este científico escribió que los machos nunca escapan de las hembras. Aunque se ha observado en más caso no es un ritual, no ocurre siempre. La próxima vez que lo escuches, ¡desmiéntelo!


5. Los camellos no guardan agua en sus jorobas

Las jorobas de los camellos son un misterio, ¿verdad? Tan grandes, tan diferentes de cosas que hemos visto en otros animales. Aunque muchos aseguran que ahí almacenan agua ¡no es cierto! En las jorobas guardan grasa que les ayuda a estar mucho tiempo sin comer.


Si ves a un camello con la joroba hacia un costado y de un menor tamaño, ¡posiblemente sea porque está consumiendo parte de esa grasa de emergencia! Con una mejor alimentación y descanso, la joroba vuelve a la posición vertical que todos conocemos hoy. Increíble, ¿verdad?


¡Descúbrelo por ti mismo

Por si aún no lo crees del todo, ¡te traigo un divertido vídeo que te lo mostrará muy claro!



¿Sorprendido? ¿Conocías estos falsos mitos sobre animales? Cuéntanoslo y desmiente en los comentarios otros si los conoces, ¡enseñando tú también estarás aprendiendo un montón!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos