Blog de fidel Idea guardada 2 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Serpientes y venenos: una pareja peligrosa

Conoce el efecto letal de la segregración de zootoxinas

Serpientes y venenos: una pareja peligrosa


 

La serpiente es un animal enigmático, sigiloso y, en ocasiones mortal. El veneno que utilizan puede ser fatal para el ser humano puesto que, una vez dentro del organismo, es capaz de acarrearnos graves secuelas o, incluso, acabar con nuestra vida. El efecto letal de estas sustancias es consecuencia de un porcentaje ínfimo, pero especialmente mortífero, de un pequeño grupo de ingredientes, los cuales se basan en la segregación de zootoxinas.

 

En la naturaleza, la supervivencia es la ley bajo la que se rigen la mayoría de las especies que viven en estado salvaje. La producción y utilización de venenos por las serpientes constituye uno de los sistemas de defensa y ataque más logrados dentro del mundo animal. Pero ni todas las víboras emplean el mismo líquido perjudicial a la hora de paralizar a su presa, ni todas las ponzoñas actúan de igual forma una vez que han pasado a la sangre.

 

Grupos diferenciados

Una de las clasificaciones más extendidas en cuanto a tipo de venenos es aquella que diferencia a éstos según su composición, base que influye directamente en la que será la forma de actuar de dicha ponzoña en el organismo donde ha sido inocuada.Podríamos extender los criterios de diferenciación en el modus operandi del tóxico a muchas circunstancias: desde la zona del cuerpo donde ha sido vertida, a la actividad y cantidad de veneno, al peso de la víctima, etc.  

Se establecerían dos grandes grupos de venenos: citotóxicos y neurotóxicos. La diferencia más destacada es el característico efecto que producen ya que, mientras que el primero provoca reacciones inmediatamente, el segundo tarda más en mostrar su lado más letal. Sin embargo, éste reverso puede traer consecuencias mucho más funestas que las producidas por las sustancias de tipo citotóxico. Ante la duda, acudir a un servicio de emergencia es fundamental.

 




Reacciones múltiples

Al ser mordido por una serpiente cuyo veneno sea de tipo neurotóxico, las reacciones se hacen esperar hasta tal punto que la muerte aparece en unas pocas horas o de forma súbita y casi inesperada, mientras que los citotóxicos, presentes en viperinos y crotálidos, irritan e inflaman la zona y producen dolores intensos, trombos, adormecimientos, cefaleas, nauseas, vómitos... alargándose la letanía hasta producir daños de diversa consideración que van del deterioro de la función renal hasta hemorragias internas.

 

Los neurotóxicos, característicos de los hidrófidos y elápidos, corren por el organismo por medio de una serie de pasos. Tras la aparición del edema, la zona afectada se ennegrece y empieza a adormecerse. Se puede sentir desde un hormigueo hasta espasmos mientras que el estado general es contradictorio, ya que unos notan un pesado sueño y otros están ansiosos. Lo siguiente es la dificultad para realizar acciones normales como tragar, hablar, ver o mover los brazos y las piernas. La cadena termina con una parada respiratoria.

 



 

Información esencial

Con el fin de que este tipo de accidentes reciban el tratamiento adecuado, la rapidez de la respuesta debe ser inmediata. Los antídotos son casi tan específicos como numerosas las especies de serpientes con las que cuenta el reino animal. Si nos resulta imposible establecer qué tipo de víbora ha sido la causante de la mordedura, se recomienda acurdir a urgencias inmediatamente para proceder con el antídoto adecuado, tras su descripción y averiguación.

 

Tan importante es la identificación de la variedad culpable del accidente, como la cantidad de veneno recepcionada por el individuo y la zona en la que se haya producido la incisión de los letales colmillos. Las dosis que deben manejarse con respecto a los antídotos depende, igualmente, de la cantidad de ponzoña asimilada y del lugar afectado porque existen partes del cuerpo que extienden el veneno con mayor o con menor premura.

 

Una intervención inmediata es esencial para que el tóxico no se reparta por el organismo. En las expediciones, los expertos aconsejan que, aquellos que las practiquen, se informen con precisión de la zona, las posibles especies que en ella habiten y que pueden resultar una amenaza venenosa y, por supuesto, el empleo de un botiquín que contenga elementos de acción para emergencias como, por ejemplo, una guía que permita identificar la serpiente causante de la lesión.

 

En el caso de optar por tener una serpiente en casa, siempre será menos arriesgado apostar por un ejemplar no venenoso. La información previa respecto a la manera de resolver estos accidentes es esencial: cómo inmovilizar al paciente, aplicar suero, practicar sangrías o succiones que ayuden a evacuar el tóxico, aplicación de paños fríos, etc. Son acciones que cuyo método hay que conocer bien puesto que sólo la prevención es la verdadera clave para la supervivencia.

 




Imágenes: Flickr (Por orden) Motnworb, Tambako the Jaguar, Marius Sund, Paul Albertella, Goingslo, Vladeb, Tobyotter.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos

Relacionado

consejos sobre perros consejos sobre gatos animal de compañía ...

Los beneficios de tener un animal de compañía

VII Congreso Animales de compañía: Fuente de salud

La Terapia y Educación Asistida por Animales de Compañía (TEAAC) intenta ayudar a personas que presentan cuadros de ansiedad, depresión, demencias y retrasos intelectuales a través del contacto con los animales de compañía.

adoptar un perro adoptatón fomentar la adopción ...

Adoptatón, una forma de promover la adopción

¡Guau! Hace unos días se celebró en Ciudad Juárez (México) el primer Adoptatón, un evento en el que buscaban promover la adopción de 36 perros y 4 gatos. Todo estaba organizado por la Asociación en Pro de la Defensa Animal (APRODEA). Cientos de personas se acercaron para ver si se llevaban a algún peludo, y aunque sólo tres se fueron con sus nuevos dueños, otros muchos humanos empezaron con los tr ...