comunidades

Las fotos más tiernas de niños con gatos




Si normalmente se considera que la mascota por excelencia cuando se tienen niños en casa es el perro, hay muchas razones por las cuales un gato puede ser una perfecta compañía para tu pequeño.

Más allá de su carácter independiente y de los miedos sobre el control de sus garras, especialmente con los bebés del hogar, los gatos son animales sociales que resultan muy juguetones y pacientes con los niños de todas las edades.

Así que olvídate de las malas lenguas y ven a ver conmigo los beneficios de tener un felino en casa, ¿te animas?


Vínculos familiares

Se ha demostrado que los felinos desarrollan fuertes lazos con la familia y a la llegada de un nuevo miembro sabrán adaptarse interpretando la ternura de un recién nacido con la necesidad de ser tratados con delicadeza y cuidado. Además, una vez que tu bebé haya crecido y sea más grande, los gatos serán maravillosos compañeros de juegos. Adoran jugar y podrán pasar horas en las más divertidas actividades que los mantendrán a ambos entretenidos y creerán un hermoso vínculo de amor y complicidad entre ellos.







 

Convivencia

Así como en el caso de los perros, la presencia de un gato en casa y el contacto constante entre niños y felinos lo beneficiará en la prevención del desarrollo de alergias y reforzará su sistema inmunitario ayudando a evitar que se enferme a menudo. Del mismo modo, poseer un gato ayudará a la sociabilización de los niños y los hará más maduros.





Responsabilidades


Poseer un gato enseñará a los pequeños de la casa algunas lecciones fundamentales. Si lo involucras en su cuidado tu hijo aprenderá a hacerse responsable de su alimentación, así como a estar pendiente de sus necesidades. Y justamente del carácter y necesidades especiales de los gatos, los niños podrán adquirir enseñanzas que otros animales extremadamente sociales como los perros no les podrían dar. 






Beneficios


Debido a su manera de ser, los felinos necesitarán momentos de independencia donde estar solos, lo que enseñará a los pequeños a respetar los espacios y el carácter de los demás, así como en algún momento todos requerimos disfrutar de nuestra soledad. Por si fuera poco, los estudios demuestran que los gatos ayudan a prevenir el estrés en los niños y adultos. Sus ronroneos tendrán un efecto calmante hasta en los pequeños más nervioso y sus frecuentes siestas inspirarán a los niños a dormir.







 


Tiempo de juego


Los gatos son animales muy ocurrentes y junto con los pequeños de casa, inventarán siempre nuevas maneras de divertirse dando vida a imágenes entrañables que seguramente querrás guardar para siempre. Cada vez que puedas, ármate de una cámara de fotos e inmortaliza la hermosa relación que se creará entre tu hijo y su mascota. Como demostración te dejo esta galería de imágenes que te hará querer tener un gato en tu vida y en la de tu niño, ¡ya!





¿No te han parecido divina la complicidad entre estos niños y sus gatos? Comparte tus mejores fotos y, ¡te espero en el próximo post con más ideas que facilitan tu vida!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos