comunidades

Descubre los 4 grandes enemigos de tu perro: los parásitos más comunes

Los parásitos suponen una amenaza muy seria para la salud y la vida de nuestros perros. Los cuatro más comunes y extendidos son el flebotomo, la pulga, la garrapata y el mosquito, que pueden causar daños a nuestros amigos de cuatro patas de dos maneras diferentes: de forma directa (provocando irritaciones y lesiones en la piel), o de forma indirecta (a través de su picadura o mordedura). Y es que estos cuatro ectoparásitos son frecuentemente portadores de otros parásitos microscópicos que, una vez son inoculados en el organismo del perro, pueden hacerle desarrollar enfermedades, algunas de las cuales son de una enorme gravedad. 


Veamos uno por uno cuáles son estos enemigos de nuestros perros:

1.- El Flebotomo y la Leishmaniosis

La Leishmaniosis canina se contrae a través de una pequeña mosca o Flebotomo, que es portadora del parásito de la Leishmania. Cuando este insecto pica a nuestro mejor amigo, puede transmitirle el parásito y desarrollar este temido mal. Si nuestro perro la contrae, debemos saber que tendrá que seguir una atención y seguimiento durante toda su vida ya que se trata de una enfermedad incurable y, en ocasiones, mortal. Lo mejor que podemos hacer para combatir al Flebotomo es prevenir su picadura a través de estas buenas prácticas, además de utilizar antiparasitarios de acción repelente.

2.- La Pulga

Su presencia a menudo nos pasa desapercibida por el minúsculo tamaño que posee este parásito. En su etapa adulta, la pulga salta sobre los seres de sangre caliente, donde se alimenta y se reproduce (¡cada hembra puede poner hasta 6.000 huevos!). Los ambientes cálidos y húmedos son sus preferidos, alojándose generalmente bajo los muebles, parquet, moquetas y en aquellos lugares donde descansa el perro frecuentemente.

Sus picaduras, además de producir molestias en la piel del perro (picor, irritación), pueden transmitir enfermedades graves como la Bartonelosis o la Dipilidiosis, entre muchas otras. Si tenemos la mala suerte de que las pulgas infesten nuestro hogar, debemos combatirlas inmediatamente con un tratamiento específico para el perro, además de hacer una limpieza a fondo de los sitios donde suele estar nuestro perro, lavar la ropa, aspirar todas las superficies e incluso utilizar insecticidas destinados al entorno.


3.- La Garrapata

La garrapata es el parásito que mayor número de enfermedades transmite y uno de los más aborrecidos por los dueños de mascotas. Desde que sale del huevo necesita sangre para alimentarse, anclándose fuertemente en la piel del animal, tan fuerte que, en caso de que sea arrancada, su aparato bucal puede permanecer dentro de la piel y causar lesiones e infecciones. Desde el momento en que se ancla, puede producirse el contagio de los parásitos que alberga.

Debemos examinar regularmente a nuestro perro para ver si tiene alojadas garrapatas, especialmente en las zonas donde estas suelen encontrarse: orejas, nuca, entre los dedos de las patas y alrededor de los ojos (es donde hay más riego sanguíneo y donde la piel es más fina). Al igual que las pulgas, prefieren los ambientes cálidos, y es por este motivo por el que en los meses de primavera y verano aumenta su presencia. Es importante prevenirlas y actuar contra ellas porque pueden contagiar al perro numerosas y graves enfermedades tales como la Babesiosis, la Ehrlichiosis o la enfermedad de Lyme. 

Para eliminarlas utilizaremos un producto específico para este fin, ya que acabará con ellas y evitaremos que el aparato bucal quede enterrado en la piel.

4.- El Mosquito

Este insecto, conocido por todos, es también un peligro potencial para nuestros perros. Y es que su picadura puede contagiarle enfermedades muy peligrosas como la Filariosis, una afección cardiopulmonar que se transmite por la picadura de mosquitos infectados con el parásito Dirofilaria, comúnmente llamado “gusano del corazón”. Este parásito, una vez inoculado en el organismo del perro, se transforma hasta convertirse en gusano y se instala en el corazón y grandes vasos sanguíneos, pudiendo incluso provocar la muerte de nuestro fiel amigo. Como en los casos anteriores, la prevención es siempre la manera más efectiva de luchar contra la Filariosis: aplicar sobre el perro antiparasitarios externos de acción repelente y administrarle periódicamente antiparasitarios internos activos son, a priori, las mejores alternativas. 


Así pues, no debemos bajar nunca la guardia frente a estos parásitos y tenemos que proteger a nuestra mascota cada día.

¿Cómo puedo defender a mi perro de estos parásitos?

Insistimos en que la utilización de antiparasitarios con acción repelente es una de las bases fundamentales de la prevención. Los encontramos en el mercado en forma de pipetas o collares. Effitix es un antiparasitario externo en pipetas fáciles de usar, que contiene fipronilo y permetrina, dos principios activos que ofrecen cuatro semanas de protección frente a los principales parásitos. Effitix actúa como un escudo que rodea al animal, eliminando garrapatas y pulgas mientras repele mosquitos y flebotomos.

-> Más información en: Olvídate de los parásitos

----------------------------
Y recuerda que está en marcha el concurso de los Superperros Solidarios. Si tu perro tiene un súper poder, si salta más que ninguno, si hace equilibrios con una pelota o si coge al vuelo cualquier objeto que le lances, no dudes en enviarnos una foto. Y es que por cada fotografía recibida se donará 1€ a Mascoteros Solidarios. Además, la foto más votada se llevará un año de comida Virbac gratis para su perro. Aquí puedes informarte. 
Advertisement
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos