¿Es necesario siempre competir con el entorno?

¿Cómo mejorar la relación con tu perro sin ser constantemente más emocionante que su entorno? En este artículo, exploraremos estrategias efectivas para fortalecer el vínculo con tu compañero canino sin recurrir al chantaje emocional. Descubre cómo construir una relación basada en el vínculo, el respeto y la confianza mutua, en lugar de competir constantemente con las distracciones del mundo canino.

Ya hace mucho tiempo que quería escribir sobre esto, que de manera continua y recurrente escucho de boca de responsables de perretes, pero también de educadores/as caninos/as. La cuestión es: ¿de verdad tenemos que ser siempre más emocionantemente superiores a la realidad del entorno de nuestras perras y perros para que nos hagan caso? Pues bien, hoy me tomo mi tiempo para contaros mi punto de vista.

La base: ser más interesante que el resto

Desde siempre he escuchado algo que parece tener su lógica aplastante: si eres más interesante que tu perra, siempre te hará caso. Y tenemos ejemplos varios para convencernos de que esto funciona así: si está interesada en saludar a un perro que a mí no me interesa, con enseñarle su comida favorita, que prefiere a cualquier ser vivo, se acercará lo más rápido posible.

De igual manera si tirando de la correa en el paseo yo hago sonar ese pitidito dentro de su queridísima pelota, cejará en su empeño y realizará todo el paseo a la altura de mis pies, sin moverse ni un centímetro. Si bien aquí deberíamos trabajar otras cositas que me preocupan… sería también un ejemplo claro de que yo (en realidad, la pelota) soy mucho más interesante que la vida misma.

Así si en medio del campo abierto yo hablo con un tono muy agudo y hago tonterías con los brazos abiertos, llenando de curiosidad el ambiente, seguro que mi perro deja de comer esa sabrosa caca de vaca para venir a atender mis graciosas chorradas. Espera… mi perro no está viniendo… A lo mejor si le soy esa fantástica salchicha (que sabe que antes o después a lo largo del paseo, tendrá), llamaré más su atención. Y no… tampoco viene. No viene ni siquiera si le ofrezco otra olorosa caca de vaca, aún más grande y olorosa que la que él se está merendando. ¡Y esta vez sí que la competencia está muy por debajo de mi oferta! ¿Entonces, qué ha ocurrido?



Y esto lo tenemos con situaciones donde podemos igualar o superar, efectivamente, el ambiente. Pero ¿de verdad vamos a tener que estar chantajeando continuamente a nuestra perra para que haga lo que le pedimos? ¿De verdad la relación con tu perro se basa en ver qué más puedes ofrecerle que supere lo que ya tiene, la situación que está viviendo o la emoción que en él se genera? ¡Menudo estrés!

Quizá la opción (¡ironía pura y dura!) se encuentra en darle un paseo de lo más aburrido, con un ambiente infraestimulado y con unos perros y personas más predecibles que el caer de una gota en un grifo mal cerrado…

La realidad: no eres más interesante que el resto

No, aunque seas el alma de la fiesta en todas las reuniones de amistades y familiares, no eres siempre más interesante que el fabuloso mundo de olores, sabores y aventuras de tu compi de 4 patas. Esta bien, supéralo pronto porque esto va a hacer la diferencia entre que sigas haciendo el chorra por la calle mientras tu perro se esfuerza en ignorarte, o pedirle que te preste atención (y de hecho, lo haga), cuando necesites que te la preste.

Debemos ser muy interesantes en ciertas situaciones, y en nuestras clases grupales lo pedimos continuamente para enseñar a las personas a relacionarse con sus perras. Sin embargo, esta es una de las muchas herramientas que tenemos en la educación canina. Afortunadamente, tenemos algunas más…



Y es que si quisiéramos estar continuamente a la vanguardia de la emoción y la creatividad que necesita tu perro, deberíamos correr mucho más rápido, detectar aquellos olores que ni siquiera imaginamos, visualizar el movimiento de una oreja de conejo a decenas de metros y desechar las leyes de la gravedad y de paso, de la sociedad también. Ah… y no envejecer nunca. Aún así, la propia habituación a nuestras genialidades, sería suficiente para la búsqueda de una rutina diferente.

Así que siento ser yo quien te desvele este misterio, pero no, ni tienes ni tendrás la exclusiva con tu perra en cuanto al top de interés se refiere.

La fórmula: vínculo, respeto y confianza

No desesperes, sé que has visto por el parque a perros que atienden felices a las propuestas de sus guías mientras pueden seguir siendo perros el resto del tiempo. Sí, me enfoco en estos porque si lo hacen desde el miedo, la cohibición o el puro robotismo, sé que no les tienes ninguna envidia… ni deberías. Hablo de esos perros que pueden jugar con otros perros, correr, olfatear, alejarse a curiosear o saludar a personas, e incluso todas estas cosas juntas, pero que a una señal deciden dejarlo todo y atender a lo que se les pide.



Son personas que pueden ser más o menos efusivas, más o menos graciosas o más o menos serias. Y sin embargo tienen algo en común: vínculo, respeto y confianza mutua con su compi canina/o.

Vínculo, que ha sido generado, fortalecido y fomentado en cada interacción; que es sano y no dependiente, ni está basado en el miedo o la duda.

Respeto bidireccional, con entendimiento de las necesidades en cada momento, y la actuación en consecuencia. Respeto en todo momento y en toda situación.

Confianza plena basada precisamente en el vínculo y el respeto; aquella que da la seguridad de que siempre se hará lo correcto, de que no hay nada que dudar o temer.

La estrategia: dejar ser y pedir cuando convenga

La mejor estrategia normalmente es callarse más y observar mejor. Porque con una fórmula tan precisa como la anterior, la confianza es la base de la relación. Confianza en tu perra, y confianza en tí misma.

Piénsalo un momento. ¿Cuántas veces llamas a tu perro para que venga, cuando realmente no es necesario? O para que deje de oler algo simplemente porque tú no te acercas a observar que, en realidad, no hay peligro ni problema. Cuántas simplemente te despistas y le tratas como un mero objeto, por ejemplo tirando de la correa porque se adelanta a cruzar una calle que de repente te sorprende al levantar la vista del móvil? Y por supuesto, cuántas veces llamas hasta el cansancio porque no estás muy convencido de haberle dejado sin correa en medio de ese campo, rodeado de carreteras?



Llamamos y hablamos, pedimos… pero para el perro nunca es relevante… o casi nunca. Por tanto, ¿por qué prestarte atención esta vez sí? ¿Porque de repente te has puesto a bailar la conga para sorprenderle? ¡Esa ocurrencia ya la tuviste la semana pasada!

Y es que no es cuestión de ser más innovadora que nadie para competir con la necesidad de tu perro de explorar o saciar su curiosidad. Es cuestión de ser confiable, y ofrecerle lo que necesita, cuando lo necesita. Y es que es precisamente tu palabra, tu persona, la que tiene que estar por encima de cualquier necesidad o deseo. ¿Sabes por qué? Porque las necesidades se satisfacen y los deseos se cumplen a tu lado. Y a lo mejor en esta ocasión cambia pasarlo genial por un fin de juego, pero sabe que si tú se lo pides, tú que tanto juego, tanta comida y tanta interacción le proporcionas, merece la pena.

Y no, no es una reflexión que los perros hagan filosóficamente. Es pura asociación que se va forjando tras cada oportunidad de confirmarlo.



En resumen…

En definitiva, la clave para una relación sólida con tu perro no radica en ser siempre más emocionante que su entorno, sino en establecer un vínculo sólido, mantener el respeto mutuo y fomentar la confianza.

En lugar de intentar superar constantemente las distracciones, aprende a confiar en tu perro y en ti mismo, ofreciendo lo que realmente necesita cuando lo necesita. Esto, más que ser innovador, es la base de una relación fuerte y armoniosa con tu fiel amigo de cuatro patas. ¡Descubre cómo construir una conexión duradera que beneficie a ambos!

The post appeared first on Sentido Animal.

Fuente: este post proviene de Sentido animal, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

adiestramiento jerarquía juegos ...

Tras la pregunta ¿Por qué mi perro me ignora cuándo le llamo?…deberíamos plantearnos, ¿Hemos establecido un buen vínculo con él? Establecer un vínculo sano con tu perro, va más allá de la simple convivencia y los mimos. Se trata de establecer una relación basada en el respeto, la confianza y el cariño. Es decir, el mutuo entendimiento. Ni el perro más adiestrado del mundo, tendrá un buen vín ...

perros artículos ciencia ...

Solo alguien que realmente ha creado un vínculo con su perro sabe el amor que se puede llegar a sentir. Hay propietarios que incluso desarrollan una relación casi de madre/padre – hijo. ¿A qué es debido ese vínculo tan especial? @perseusthecorgi Para responder a esta pregunta un grupo de investigadores de la Universidad Azabu de Sagamihara (Japón) sometieron a observación a una treintena d ...

adiestramiento de perros adiestramiento en positivo entrenamiento ...

¡Vincúlate a tu peludo! Una relación basada en un buen vínculo entre tú y tu compañero canino es sin duda lo mejor que puedes hacer por él. La alimentación, los cuidados veterinarios, el ejercicio adecuado, los mimos… son muy importantes en su vida, pero incluso todo esto puede tener connotaciones negativas si no hemos conseguido alcanzar un vínculo inmejorable entre los dos. Es tan importan ...

Animal Nature entrenamiento perro en casa ...

Que los perros respondan a nuestras señales (señales, ni órdenes ni comandos…) más allá de hacerlo por el poder de su estómago es algo que a las personas que comienzan a entrenar con su perro les quita el sueño. Continuamente vemos que con un par de repeticiones correctas, comienzan a venir los nervios y dejan de premiar al perrete cuando está haciendo exactamente lo que ellos le piden. ¿Fal ...

adiestramiento de perros perros adiestramiento canino

¿Es difícil el adiestras a los perros? La respuesta a la pregunta es no. Muchos piensan que es complicado, inalcanzable incluso, porque no saben cómo conseguir que sus perros no ladren, que no orinen y defequen en casa, que no pidan comida y no muerdan los muebles. De hecho una gran cantidad de adiestradores caninos mantienen el secreto sobre los métodos de educación, porque si se supiera lo fácil ...

Consejos educación Hoy os cuento

Tu perro, te busca; Necesita tu referencia y tu guía. Si no somos capaces de encontrar el modo de establecer una relación sólida, basada en el respeto y en el cariño, él la buscará en otro lado (Otras personas o los perros del parque por ejemplo). Las relaciones entre perro y persona, se deben basar fundamentalmente en el afecto (al fin y al cabo, hemos elegido tener perro), además de otras cosas ...

general artículos

Ingredientes:   Dos vasos de ejercicio, uno de disciplina y unos toques de cariño A nuestros perros tenemos que verlos y comprenderlos empezando desde su lado más salvaje y terminando en el doméstico, su nombre de pila. Solo así entenderemos bien el contenido de éste artículo y su consiguiente aplicación.   Dentro de los cánidos se encuentran los lobos, dingos, zorros, coyotes, perros ...

guía canino educación de perros adiestramiento de perros ...
TIPOS DE GUÍA CANINO (3) – EQUIPO

DESPUÉS DE HABLAR DE LOS TAXISTAS CANINOS Y DE LOS DICTADORES, HOY HABLAREMOS DE OTRO TIPO DE GUÍA CANINO: AQUEL QUE HACE EQUIPO CON SU PERRO. Nuestra visión de hacer equipo con el perro surge a partir de una sensación y de una necesidad. La sensación es el profundo agradecimiento que aquellos que compartimos nuestra vida con perros sentimos hacia nuestros compañeros caninos. Viven por y para noso ...

Hoy contamos en el blog con la ayuda de María, veterinaria especializada en comportamiento canino y felino y fundadora de Etohelp, que nos va a hablar sobre la anticuada Teoría de la dominancia y como algunos programas televisivos aun siguen empleando técnicas basadas en ella. Desde hace años podemos encontrar en televisión algunos programas en los que familias que conviven con perros con diverso ...

Lenguaje canino/ Comunicación

En este post voy a darte unas nociones básicas sobre lenguaje canino. Para que así sepas cómo se comunican los perros. Te explicaré todo para entender sus gestos, su gesticulación, su lenguaje de los perros, cómo interpretarlo y comprenderlo. Necesitarás muchas horas de vuelo para cada vez entender mejor a tu perro. Queda mucho por aprender del lenguaje de los perros. Voy a realizar un resumen re ...